Hoy

Germán López, de concejal en Badajoz a jefe máximo de 65.000 policías

vídeo

Germán López recibe la enhorabuena de Fragoso por su nuevo cargo. :: casimiro moreno

  • El ya ex primer teniente de alcalde renunció ayer a su acta de edil para asumir su cargo de director general del Cuerpo el lunes

El mando directo de la Policía Nacional es ejercido por el director general bajo la autoridad del secretario de Estado de Seguridad. Esto significa que Germán López Iglesias (65 años) tendrá a más de 65.000 funcionarios a su mando y será responsable de materias tan sensibles como la lucha antiterrorista, la colaboración con la Interpol, la valla de Melilla y las operaciones contra el narcotráfico, entre otras muchas cuestiones. López Iglesias se despidió ayer de su puesto como primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badajoz para convertirse en director general de la Policía Nacional.

Este encargo forma parte de la renovación de la cúpula del Ministerio del Interior, que desde hace unos días ocupa su amigo Juan Ignacio Zoido. El lunes se trasladará a Madrid. Ayer, en los pasillos del Ayuntamiento, recibió muchos abrazos y besos. De los funcionarios, de sus compañeros y de los otros partidos. Alternó los estrechones de mano con las respuestas al móvil: «Ministro, muchas gracias», se le escuchaba mientras salía y entraba del salón de plenos.

Más que nervioso dijo sentirse preocupado ante la responsabilidad que ha aceptado. Será el responsable de cualquier metedura de pata de un agente de la Policía Nacional. Y eso, aunque no lo admitiera, debe dar vértigo.

Pero ha aceptado a la primera. El extremeño recibió una llamada de Zoido el miércoles por la noche con la propuesta y este le dijo que no se lo podía contar a nadie. Al día siguiente, el ministro habló con Rajoy y volvió a llamar a Germán López. El nombramiento ya era definitivo, así que Zoido se lo comunicó a Monago y López Iglesias se lo dijo al alcalde de Badajoz. Fragoso recibió la noticia en mitad de un acto público. «Chapó por el alcalde, porque me dio las gracias en lugar de decirme que no era un buen momento o que lo dejaba solo. Me dio un abrazo y ha tenido unas maneras muy caballerosas conmigo», contó ayer el nuevo director de la Policía.

Germán López se hizo cargo de la Delegación del Gobierno deprisa y corriendo hace cuatro años para relevar a Ramírez del Molino cuando se conoció que el cargo era incompatible con ser titular de una oficina de Farmacia. Y se marchó antes de tiempo para ser el número dos de Fragoso en la candidatura municipal. Entre 2012 y 2015 fue delegado, una etapa en la que tomó contacto con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

De todas formas, ayer admitió que necesita sentarse y enterarse de la situación. Tiene que saber a lo que se enfrenta y escuchar a los colaboradores del Ministerio. «Aunque conozco el Cuerpo y la manera de actuar, esto es un peldaño mucho más arriba. No he subido un escalón, he subido un piso. Hasta que no tenga las cosas claras, no podré decir nada».

Cuando a la una del mediodía del lunes tome posesión de su cargo, en el Ministerio del Interior, Germán López estará asumiendo el control de un cuerpo con 65.741 funcionarios.

El mando superior de la Policía Nacional corresponde al ministro del Interior, a través del secretario de Estado de Seguridad, y este será la autoridad sobre Germán López, que desempeñará el mando directo. Del extremeño dependerán el consejo asesor y la junta de gobierno, así como su propia oficina y las relaciones con los medios de comunicación. Además, será el superior del gabinete técnico, de la subdirección general de logística, de la subdirección general de recursos humanos y de la Dirección Adjunta Operativa. Esta última es la que, a su vez, tiene mayores funciones. De esta se subordina la División de Cooperación Internacional y cinco Comisarías Generales. Son las de Información, Policía Judicial, Seguridad Ciudadana, Extranjería y Fronteras y la Policía Científica. En la Dirección Adjunta Operativa entran en juego, por ejemplo, la colaboración con la policía de otros países y con la Oficina Central Nacional de Interpol y la unidad nacional de Europol.

En definitiva, Germán López asume un 'puestazo' con mucho poder, más responsabilidad y que debe proporcionar muchos dolores de cabeza. Entre otras cosas, por la fuerza de los sindicatos policiales, como el SUP.

A todo esto se enfrentará un político con una dilatada carrera que comenzó en 1987 con el extinto CDS. Desde 1995 ha desempeñado distintos cargos con los populares. La mayor parte como concejal. Tiene talante dialogante, una característica que ha pesado mucho en el Ayuntamiento tras la pérdida de la mayoría absoluta.

A Germán López se le han atribuido siempre logros en Madrid para Badajoz y la región durante los años en que también ha ocupado un escaño en el Congreso, entre 2000 y 2008, y unos meses en 2011 hasta convertirse en delegado del Gobierno. Aunque la amistad personal con Juan Ignacio Zoido es anterior a esta etapa. En 1996, cuando Germán López trabajaba como jefe de gabinete de Óscar Baselga en la Delegación del Gobierno, Zoido era director general de Justicia con Margarita Mariscal de Gante. A esa etapa y años posteriores de una relación estrecha, se debe esta nueva responsabilidad.

A pesar de esta larga trayectoria, a Germán López es difícil encontrarle alguna polémica. Tampoco ha protagonizado ninguna salida de tono en redes sociales porque no tiene perfiles. «Eso no trae nada bueno», decía hace unos meses por el Ayuntamiento. Ahora no le podrán sacar tuits embarazosos.

Suele atender a los periodistas, aunque no diga nada. Y cuando tiene un mensaje que enviar, muchas veces no encuentra las palabras adecuadas. Ante los medios de comunicación locales suple esta carencia con buen humor y una sonrisa. Valga como ejemplo la extensa rueda de prensa que dio hace poco para explicar la nueva ordenación de tráfico en la avenida de Sinforiano Madroñero. Van a colocar resaltes, pero no se acordaba del nombre técnico y se llevó media hora hablando de los «pum-pum» entre carriles.

Esa campechanía en el trato, de hecho, le jugó una mala pasada al entrar en directo y por teléfono en el programa de televisión nacional El gato al agua siendo delegado del Gobierno en octubre de 2012 para explicar el asalto al colegio de Los Salesianos de Mérida. El programa estaba relacionando aquel incidente con las Juventudes Comunistas y Germán López le restó importancia. «Han sido unos mozalbetes...». Cuando colgó el teléfono, en la tertulia le criticaron duramente.

Hueco en el Ayuntamiento

Germán López deja un enorme hueco en el Ayuntamiento de Badajoz, donde estaba negociando cambios en la jornada de la Policía Local. Hasta ahora ha sido portavoz del Gobierno, responsable de Tráfico, Policía y Turismo. Pero, más allá de todo esto, trataba de llegar a los acuerdos con el portavoz de Ciudadanos, Luis García-Borruel, lo que ha sido indispensable para sacar adelante los asuntos municipales. El alcalde le despidió ayer con esperanza de que ayude a la ciudad desde Madrid. Fragoso admitió que esta salida le obliga a remodelar su equipo. Todos los partidos con representación en el Ayuntamiento le dieron la enhorabuena. El portavoz de los socialistas, Ricardo Cabezas, dijo estar contento porque «Fragoso y el PP local pierden a una persona importante en el Gobierno local que ha hecho una buena labor».