La Junta llama «inútiles» a los gestores de Renfe y pide suspender el servicio si no es seguro

La compañía anuncia que todos los trenes tendrán mecánico y el coordinador del sistema ferroviario en la región dice que cambiarán este mes los protocolos de incidencias

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

El año ha empezado en Extremadura con incidencias ferroviarias. Apenas habían pasado unas horas de la entrada de 2019 y ya se había registrado una avería en el Talgo que salió de Badajoz a las 08.45 horas con destino a Madrid. La jornada empezó con retrasos y reclamaciones y terminó de madrugada con extremeños en mitad del campo. El convoy que había partido a las 17.18 de la capital pacense en dirección a Chamartín se averió en Mérida y los pasajeros fueron trasbordados a otro tren que, a tres kilómetros de Navalmoral de la Mata, se quedó parado tres horas sin luz y calefacción. En su interior 163 personas que en la jornada de ayer no se cansaron de pedir explicaciones a los políticos y a Renfe.

Más información

La Junta de Extremadura habló antes que la compañía ferroviaria. «Si no son capaces, si son unos ineptos y no pueden hacer un transporte seguro para los ciudadanos que lo dejen y que busquen uno alternativo para trasladar a los extremeños». Con esas palabras el director general de Transportes de la comunidad, José González, reprochó a Renfe su gestión. «Porque sean unos inútiles que no son capaces de gestionar adecuadamente una avería, no pueden quedar aislados a los extremeños», añadió.

González dijo literalmente «que lo dejen si no son capaces de mantener un servicio decente y adecuado a los tiempos en los que vivimos». Les pidió que lo suspendan y que cambien el transporte ferroviario por otro tipo de medio por parte de Renfe. «Lo que ellos consideren oportuno pero que no pongan en peligro la seguridad de los ciudadanos», matizó.

Asimismo también indicó que la Junta ha solicitado por escrito al presidente de Renfe, Isaías Táboas, «un informe exhaustivo de lo ocurrido y del tratamiento y la gestión lamentable y horrible que se hizo».

En este sentido, el director general de Transportes explicó que en el tren que procedía de Badajoz, un 599, «se detectó algún problema» en Mérida. Apuntó a que en esta ciudad había dos trenes más, un 598 «viejo» y un 599 «nuevo». Éste último se mandó a Villanueva de la Serena mientras que el 598 a Madrid, por lo que «salió ya tocado de Mérida».

Eduardo Villar, coordinador del sistema ferroviario en Extremadura, indicó sin embargo a este diario que «el tren de reserva que se cambió en Mérida no estaba tocado como se ha dicho y el otro convoy más nuevo ya tenía un servicio asignado», por lo que no se usó para el trayecto a Madrid.

Además Villar ha adelantado que convocará una reunión para que antes de que finalice este mes de enero se cambien los protocolos a seguir en la gestión de las incidencias.

Además, Renfe anunció que todos los trenes entre Madrid y Extremadura, y no sólo los más sensibles como sucede hasta ahora, contarán con acompañamiento de un mecánico, es decir, personal capacitado para resolver incidencias como la del martes.

La empresa también pidió disculpas a los afectados, y anunció una investigación para conocer lo ocurrido.

«El tren que salió de Mérida y se averió en Navalmoral no estaba tocado como han dicho», indica Eduardo Villar

Sin embargo, un día después de lo sucedido, las incidencias han vuelto a registrarse. Ayer miércoles, doce viajeros del trayecto Cáceres-Sevilla tuvieron que ser trasladados por carretera hasta Mérida por una nueva avería. El convoy tenía que haber partido a las 06.46 horas de la capital cacereña en dirección a Sevilla pero los viajeros no pudieron hacer parte del recorrido en tren y salieron con diez minutos de retraso en autobús.

En Mérida se subieron a otro tren con destino a la capital hispalense. A eso se suma que el Media Distancia de la tarde que une Madrid con Badajoz registró un retraso de unos 45 minutos.

Reacciones

En el plano político, el presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, señalaba ayer que la situación del tren debe ser considerada como un «asunto de Estado» y pide al Gobierno central que utilice el Fondo de Contingencia.

El diputado de Podemos Daniel Hierro resaltó, por su parte, que «los paseos del ministro de Fomento no están sirviendo de nada» y exige a Vara que alce la voz ante el Gobierno central.

Por último, el portavoz regional de Ciudadanos, Cayetano Polo, cree que «la situación del tren evidencia que el presidente de la Junta en lugar de defender los intereses de los extremeños se dedica a hacer de palmero del jefe del Ejecutivo central, Pedro Sánchez».

Tres tuits de los principales responsables

Los tres principales responsables del transporte ferroviario se manifestaron ayer a través de la red social Twitter. El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, dijo «entender la indignación de los usuarios del tren de Extremadura. Pese a que se han reducido las averías, se dan otras inadmisibles. Insistiremos en las mejoras e inversiones». El presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, escribió: «Exijo al gobierno respuestas, explicaciones y acciones concretas». La consejera, Begoña García Bernal, dijo «otro incidente grave que nos hace sentir vergüenza».

Un fallo de producción de energía eléctrica en un motor fue la causa

Eduardo Villar, coordinador del sistema ferroviario en Extremadura desde el pasado 5 de noviembre, aseguró ayer a HOY que la causa de la avería del tren que quedó parado durante tres horas cerca de Navalmoral de la Mata se debió a la falta de producción de energía eléctrica en un grupo motor generador. Eso provocó que el tren perdiera todos los servicios auxiliares, es decir, el alumbrado del tren, la calefacción y la producción de aire.