«Sentí indignación, humillación e impotencia», afirma uno de los pasajeros

Pasajeros en los andenes de la estación de Navalmoral de la Mata:: HOY/
Pasajeros en los andenes de la estación de Navalmoral de la Mata:: HOY

Javier Granado, ingeniero dedicado al sector ferroviario, fue uno de los viajeros afectados por la avería del tren cerca de Navalmoral

REDACCIÓN

El ingeniero de caminos Javier Granado fue uno de los 163 pasajeros afectados por la avería del tren Badajoz-Madrid a tres kilómetros de la estación de Navalmoral de la Mata. «Sentí la indignación, el sobrecogimiento, la humillación e impotencia de vivir en primera persona cómo día a día pasan estos incidentes en la línea ferroviaria a Extremadura sin el atisbo de subsanación en el corto o medio plazo». Javier se dedica al sector ferroviario, por eso su «perplejidad es mayor, viendo y conociendo los avances que existen actualmente y que en mi comunidad brillan por su ausencia».

El ingeniero asegura que «a los responsables de la gestión de la línea se les debería caer la cara de vergüenza; los gestores políticos, que permiten la circulación de este servicio público y con nuestros impuestos subvencionan las tarifas, deberían sentir bochorno al ser ellos los representantes de los intereses ciudadanos; y los viajeros, entre los que incluyo, les sugiero no volver a subirse a un tren cuyo destino está ya más que claro. Yo, desde luego, no lo haré. Si la política aún sirve de algo, les pido que sirvan a sus ciudadanos, que sean valientes, den un paso al frente y suspendan este servicio hasta que no se pueda garantizar la seguridad de las personas que viajamos en él. Quizás aún no es tarde para evitar males mayores».

«A Extremadura se nos ha dicho muchas veces que somos el furgón de cola de este país; yo siempre fui reacio a creérmelo. Pero ayer, me lo creí», añadió Javier Granado en un escrito dirigido a HOY.