Vara gana en Extremadura con mayoría absoluta

Guillermo Fernández Vara celebra la victoria con Ignacio Sánchez Amor:: / LORENZO CORDERO

Los socialistas podrán gobernar con holgura gracias a sus 34 diputados enla Asamblea, mientras que el PP pierde ocho

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El PSOE volverá a gobernar con mayoría absoluta en Extremadura, algo que no ocurría desde 2007. Entonces consiguió una holgada victoria sobre el PP en la primera candidatura de Guillermo Fernández Vara, quien cuatro años después perdió ante José Antonio Monago, lo que dio a los populares su primera legislatura de gobierno en la región. Pero en los comicios de 2015 los socialistas volvieron a imponerse, aunque con mayoría simple. Anoche dieron un paso más y reeditaron e incluso mejoraron el triunfo de hace cuatro años, con una distancia tan holgada que hizo a muchos recordar los tiempos de Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

La noche electoral dejó al PP como gran derrotado con una caída de 70.000 votos respecto a 2015 y la pérdida de ocho escaños; pero también dañó a Podemos, que bajó en representación pese a formar coalición con IU y otras formaciones, e incluso a Vox, que no repitió el empuje de otros territorios y se queda fuera del Parlamento regional. El segundo ganador tras el PSOE es Ciudadanos, que multiplica por siete su presencia en la Asamblea, aunque no tendrá un papel decisivo y sigue lejos de los populares como principal referente en la oposición.

José Antonio Monago, en la rueda de prensa para valorar los resultados::
José Antonio Monago, en la rueda de prensa para valorar los resultados:: / HOY

Con más del 95% escrutado, la candidatura del PSOE logró 34 de los 65 escaños de la Asamblea de Extremadura al contar con más de 270.000 votos válidos, casi el 47% del total; mientras que hace cuatro años llegó a treinta al recibir 265.000 papeletas, el 41,5%. Esto volverá a dar a los socialistas la mayoría en la Cámara regional, con lo que Fernández Vara no tendrá que depender de ningún apoyo externo para ser investido presidente de la Junta de Extremadura y para sacar adelante la legislatura. Hace cuatro años el voto a favor de Podemos le permitió formar gobierno en la primera votación (lo habría logrado en la segunda con la abstención de la formación morada o del PP) y durante estos cuatro años ha recurrido a acuerdos puntuales con los dos principales grupos de la oposición para aprobar leyes, como los Presupuestos autonómicos. Ahora volverán los tiempos cómodos para los socialistasen la Cámara regional.

El PP se mantiene como principal partido de la oposición en Extremadura, pero con un dato muy inferior al cosechado hace cuatro años y a mucha más distancia del PSOE. Al cierre de esta edición contaba con algo más de 160.000 votos, un 27,4%, lo que le otorga veinte escaños. En 2015 llegó a 28 diputados al contar con el 37% de los apoyos y algo más de 236.200 papeletas a su favor.

Unidas por Extremadura, la coalición formada por Podemos, IU, Extremeños y Equo, se quedó con cuatro escaños gracias a 41.700 votos, el 7,11% del total. En las autonómicas de 2015 la formación morada en solitario llegó a seis parlamentarios gracias a 51.216 votos, el 8%. Ganemos Extremadura, donde estaba inserta IU, se quedó sin representación al obtener 27.122 apoyos en la región, mientras que Extremeños recibió 9.305. Es decir, la suma de lo que obtuvieron por separado estas tres formaciones hace cuatro años es más del doble que los votos que recibió ayer esta nueva coalición de izquierdas.

Uno de los vencedores de anoche es Ciudadanos, que pasa de uno a siete diputados. En 2015 llegó a 28.010 votos, el 4,4% del total, y solo obtuvo representante por Cáceres. Ayer duplicó con creces esa cifra y se hizo con 65.000, más del 11%.

También crece Vox, pero no logra entrar en la Asamblea. Hace cuatro años, la formación que dirige Santiago Abascal apenas obtuvo 1.786 votos en toda la región, menos de tres décimas del total. Ayer multiplicó esa cifra por más de quince y subió a 28.000, el 4,8%, pero por debajo del 5% exigido para obtener representación.

El recuento resultó emocionante hasta el último momento. El PSOE pasó de una mayoría de 33 diputados a caer a 32, lo que le hacía depender de Ciudadanos o Podemos. Sin embargo, pasado el 85% del escrutinio se aupó a 34 representantes, un número que ya no perdió e incluso rozó los 35. El PP empezó mal y fue recuperando, aunque no pasó de veinte diputados, mientras que Ciudadanos y Unidas por Extremadura subían y bajaban. En Vox vieron cómo pasaron de dos escaños por Badajoz, con opciones de lograr otro en Cáceres si superaban el 5% en el global de la región, a perder toda posibilidad de lograr un puesto en el Parlamento regional.

Datos por provincias

Por circunscripciones electorales, el PSOE se consolidó como la fuerza más votada en Badajoz, donde recibió el 48,4% de los votos válidos con el 98% escrutado. Esto le reportará veinte diputados, dos más que hace cuatro años y a solo uno de los que logró en 2007.

El PP cae de quince a diez parlamentarios al quedarse con el 26,2% del total de la provincia. Podemos logró tres representantes en 2015, pero ahora la coalición Unidas por Extremadura solo consigue dos gracias al 6,7% de los votos. Ciudadanos obtiene por primera vez representación en la Asamblea por la provincia de Badajoz. Tendrá cuatro parlamentarios gracias al 11,2% del total.

La provincia de Cáceres dio la victoria al PP en las autonómicas de 2015. Sin embargo, ayer también se impuso el PSOE, que pasa de doce a catorce diputados al llegar al 43,8% del total de la provincia con más del 95% escrutado.

Los populares bajan de trece a diez escaños al quedarse con alrededor del 30% de los apoyos. Unidas por Extremadura llega al 7,8%, con lo que tendrá dos representantes, uno menos de los que consiguió Podemos en solitario hace cuatro años.

Ciudadanos, que en 2015 obtuvo su única diputada en la provincia de Cáceres, pasa ahora a tener tres gracias a que logró el 11% del total de papeletas de la provincia.

.

Más noticias de elecciones