Miles de extremeños de todo el país alzan su voz en Madrid por un tren digno

Lleno en la Plaza de España de Madrid durante la protesta por un tren digno:.BRÍGIDO | VÍDEO: MARTA MUÑOZ

La lectura del manifiesto y los diferentes conciertos con poso extremeño dejaron un buen sabor de boca entre los miles de ciudadanos que acudieron a la concentración

ALBA BARANDA

Nadie esperaba tal clamor. No estaba previsto que miles extremeños -40.000 según la Junta de Extremadura y 6.500 según la Delegación del Gobierno de Madrid- se concentraran en la capital de España para pedir un tren digno para la región. El tiempo es lo más valioso del mundo, por eso emociona ver a tantas personas entregadas a la causa que han dejado sus quehaceres a un lado para luchar juntos. Todos contribuyen igual con sus impuestos, por eso todos merecen un tren digno.

El corazón de Madrid era una marea de banderas verde, blanca y negra, y también de pancartas reivindicativas. 'Nuestras voces se alzan', la estrofa más conocida del himno de Extremadura, resonó en los alrededores de la plaza, y algunas extremeñas animaban el ambiente cantando 'Eres más chica que un huevo y ya te quieres casar'.

Cuando el tren que llevaba a las autoridades y representantes del Pacto por el Ferrocarril llegaba a Atocha con casi media hora de retraso, un grupo personas esperaba en la estación a la comitiva de políticos, entre ellos al presidente de la Junta. Los nervios afloran y dos mujeres que ondean la misma bandera se enzarzan en una discusión elevada. Una reclama un #TrenDignoYa y la otra quiere directamente un AVE. No se dan cuenta en ese momento que piden lo mismo: igualdad ferroviaria con el resto de comunidades. Un rato después caminan juntas hacia Plaza de España. Los malentendidos no tienen importancia, la causa por la que están en Madrid, sí.

El centro de Madrid estaba preparado para una concentración a la que no le faltó detalle (había hasta una cabina de un tren de cartón pluma casi a tamaño real en el escenario). Atrezzo aparte, la gente estaba tan entregada que secundaba cada palabra que pronunciaban los presentadores del acto: Sara Bravo y José Antonio Moreno. Si ellos afirmaban que «Extremadura es una región seca, pero se moja», la gente afirmaba «desde luego que nos mojamos, desde luego...». El sentimiento de hermandad reinaba todo el rato, y es que ser extremeño es un orgullo que pocas veces se manifiesta de una forma tan masiva. Pero sin perder de vista el motivo del desplazamiento hasta la capital de España: queremos un tren digno ya. Se prometió un AVE para 2010 y casi ocho años después, se tardan seis horas (y eso cuando no hay averías) en llegar desde Badajoz a Madrid. Algunas vías datan de 1878, hay tramos en los que la velocidad máxima permitida es 40 kilómetros por hora, y muchas incidencias más que soportan los extremeños mientras en el resto de comunidades españolas tienen al menos las vías electrificadas.

Es el turno de la Orquesta de Extremadura, que interpretan impecablemente algunas piezas célebres. Después, los principales dirigentes políticos se suben al escenario y lo cierto es que la gente echa en falta la presencia de Milana Bonita allá arriba. Se oyen gritos de «falta la Milana, dónde está la Milana». Las redes sociales bullen diciendo que esta concentración ha tenido tanto éxito gracias a las acciones de esta plataforma ciudadana. Pero el grito de «tren digno ya» es más fuerte y algunos dirigentes comienzan a corearlo. La más animada, con diferencia, fue la secretaria general de CC OO, Encarna Chacón. Entonces la OEx interpreta el Himno de Extremadura y todos los allí presenten lo cantan emocionados. Los políticos, que siguen en el escenario, tapando y dando la espalda a la orquesta, también. Realmente se alzaron las voces y el cielo azul de Madrid se llenó de banderas con los colores verde, blanco y negro. No hay palabras para describir este momento. De pronto la Orquesta de Extremadura improvisa y regala 'El Candil', un detalle también muy extremeño (como las perrunillas que Ferández Vara repartió en el tren) que encanta al público.

 

El tren está «agarrotao»

Llega el momento de leer el manifiesto. La periodista Pepa Bueno y el escritor Jesús Sánchez Adalid hacen aparición y nada más pronunciar un saludo, la gente se deshace en aplausos. María, de Aceuchal, comenta la importancia de que personas tan influyentes se suban al escenario para comprometerse con la causa. Y Pepa lo ha hecho sin duda. La periodista, nacida en Badajoz, se mete en el saco de los extremeños, y cuenta que cuando estudiaba Periodismo en la capital hacía frecuentemente el trayecto Badajoz-Madrid y ya eran habituales las incidencias. Asegura que cada vez que esto ocurría, ponía una queja, y que llegó a recopilar hasta casi doscientas hojas de reclamaciones a Renfe. Además, regala a todos los presentes una historia muy bien narrada con su radiofónica voz. En unos de esos viajes, cuando era estudiante, pero ya bastante «protestona» y «preguntona» el tren se paró en mitad de la nada en plena noche. Cuando por fin consiguió una explicación técnica de lo que sucedía, el revisor le dijo: «señorita, el tren está agarrotao». Todos ríen pero ella asegura que le duele que hayan pasado veinte años y la situación del tren sea la misma. Pero, por suerte, los extremeños no están agarrotados y prueba de ello es la multitud que hoy ha llenado la Plaza de España.

La periodista le pone pasión y por ello, levanta pasiones y aplausos. Le cede el turno a Jesús Sánchez Adalid, que sí es usuario habitual del tren, asevera, con cierto deje sacerdotal, que «está el hermano mayor rebelde y egoísta, hacia donde toda España mira, mientras que nosotros, el hermano pequeño, también tenemos necesidades». La gente grita revolucionada ante tal afirmación, con alusión más que evidente hacia el desafío independentista, y es que, en realidad, todas las comunidades son hermanas e hijas de España.

Después leen el manifiesto del Pacto por el Ferrocarril y se despiden pidiendo que esto no acabe aquí, en el 18N, y asegurando que el tiempo de espera ha terminado. En su última intervención, Pepa Bueno bromea diciendo que a ver si se levanta un poco de aire y los gritos por un #TrenDignoya llegan a Moncloa, al Senado y al Congreso «que están aquí al lado», señala.

La siguiente y última actuación es la de Acetre, un grupo folk que lleva Extremadura por bandera allá por donde va. Es un concierto emotivo en la que la gente no deja de bailar estas canciones populares y extremeñas. Dos hermanas de Alconchel, Irene y Mamen Pérez, han venido desde Toledo y desde Don Benito respectivamente. Están emocionadas y encantadas de participar en la protesta. «Estamos más cerca del tren digno. Esto es el principio de una lucha», sentencian mientras indican que volverán a venir a todas las concentraciones próximas que haya.

Irene y Mamen Pérez, vecinas de Alconchel.
Irene y Mamen Pérez, vecinas de Alconchel. / AB

Dan casi las tres de la tarde y acaba el acto, también con retraso. No pudieron subir al escenario los cantantes Huecco y Soraya Arnelas por falta de tiempo. El actor Alberto Amarilla, también extremeño y comprometido con esta causa, también ha participado en la protesta y se fotografía con la gente. Él mismo ha sufrido las averías del tren extremeño e incluso ha llegado a quedarse tirado a pleno sol este verano. Su compañero de profesión, el actor Santi Senso también estuvo en esta concentración.

El actor Alberto Amarilla se fotografió con todo aquel que se lo pidió.
El actor Alberto Amarilla se fotografió con todo aquel que se lo pidió. / HOY

La plaza se va vaciando. Una señora de avanzada edad pide por favor que le recojan del suelo la bandera extremeña que se le ha caído. No puede agacharse. «Nuestra bandera jamás debe estar por los suelos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos