Milana Bonita, dolida por el vacío de los políticos en la concentración

Miembros de Milana bonita, en el viaje de regreso de Madrid:: / ALBA BARANDA - VÍDEO: Viaje de ida:: MARTA MUÑOZ

Los miembros de la plataforma fueron y volvieron en tren a la protesta por un tren digno

ALBA BARANDA

El viaje de vuelta en tren arranca cinco minutos tarde, lo justo para que los más rezagados lleguen a tiempo a su vagón. El cansancio se ve y se huele. Apenas arranca el convoy, los cabezazos propios del sueño se suceden casi como en efecto dominó por todos los asientos. La gente se ha levantado muy temprano y además muchos han realizado a pie la marcha con la comitiva, desde Atocha a Plaza de España. Casi tres kilómetros al paso que dan los pies para llegar cuanto antes al acto.

Los representantes de la plataforma ciudadana Milana Bonita también han hecho este trayecto, aunque se muestran dolidos por el trato que han recibido durante el acto: «Milana es la gente y no han querido darle voz al pueblo». Tres de sus representantes cuentan que se sienten orgullosos de las muestras de cariño que han recibido y de no haberse politizado. Aseguran que Milana va a continuar con la lucha, porque, según consideran, gracias a sus continuas manifestaciones y a la marcha que hicieron el pasado 8 de septiembre, el 18N ha tenido tanto éxito. Insisten en que cantidad de personas les han escrito echando de menos su presencia en el vagón institucional a la ida (les dijeron que no había hueco) y encima del escenario.

El viaje de regreso parece ir mucho más lento, también sin averías, pero el agotamiento hace mella y el tiempo pasa más despacio. Además, está mucho más vacío que a la ida, puesto que la mayoría de dirigentes políticos no viaja en él. Fernández Vara, Monago, el consejo de Gobierno, la efusiva Encarna Chacón... Se notan las ausencias y se echan de menos las perrunillas del presidente. Algunos se han quedado en Madrid aprovechando el buen tiempo, otros quizás vayan al fútbol, a Xanadú o a comprar lotería en Doña Manolita... En cualquier caso, son habladurías que se pasean como fantasmas por los pasillos del convoy. Lo que sí se sabe es que Francisco Buenavista, presidente de la Fempex y alcalde de Hornachos, hizo el viaje de ida en el tren institucional pero ha decidido volver con su pueblo en autobús para cumplir con ambos.

A pesar del abatimiento plausible, la gente está contenta, «ha merecido la pena» comenta la mayoría. Muchos afirman que guardarán el billete con la fecha de hoy por ser un día histórico y sueñan con que quizás hayan favorecido a que sus nietos tengan un tren digno.

A pesar de la gran afluencia de público a la concentración del 18N, y de que un usuario de Facebook ha habilitado un marco para la ocasión en la foto de perfil, no hemos sido Trending Topic nacional según Trendalia. Pero quienes han estado saben que eso no es lo más importante. Hoy ha pasado algo grande en Madrid y es que Extremadura ha alzado la voz y ha dejado de ser la gran desconocida.

Hasta un autobús de rumanos proveniente de Almendralejo (única localidad grande que no ha fletado vehículos para la ocasión) se ha unido al acto, coincidiendo con la inauguración de una catedral ortodoxa en Carabanchel. Su evento era por la tarde, pero debido a la gran cantidad de rumanos que viven en esta localidad, que se sienten extremeños, han adelantado el viaje para unirse y reivindicar un tren digno ya.

Algunos de las personas que han asistido a esta jornada histórica comentan las curiosidades del día. Como que los servicios sanitarios han tenido que asistir a un par de mujeres que se desmayaron o que, desafortunadamente, el sonido era malo y no alcanzaba a todos. Mucha gente se ha quedado sin escuchar a la locuaz Pepa Bueno diciendo que no es justo que una persona que se monte en Huesca llegue antes a Cádiz que otra que viaje de Badajoz a Madrid.

Ya no hay gente por los pasillos ni papel en el cuarto de baño, que por cierto, está atascado. De momento parece que lo de hoy ha servido para algo. El tren se para bruscamente a las 21.00 en medio de la nada, justo la hora prevista y casi a las puertas de Mérida. Cunde el pánico pero rápidamente arranca de nuevo y acelera, esta vez quiere ser puntual y contribuir a este día histórico. Y de hecho, cumple, llega a Mérida a las 21.05 y salimos cinco minutos tarde, así que lo damos por válido. Gracias extremeños. ¡Esto sí que sorprende a los pasajeros! Pero mientras esta puntualidad se hace norma, seguiremos gritando con tan buen talante como hoy: ¡tren digno con baño digno ya!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos