Eroski se reúne con cada trabajador para ofrecer vacantes fuera de Cáceres

Entrada al hipermercado de Eroski en el centro comercial Ruta de la Plata. :: L.C./
Entrada al hipermercado de Eroski en el centro comercial Ruta de la Plata. :: L.C.

Durante hoy y mañana responsables del grupo vasco están manteniendo encuentros de 15 minutos con los empleados para intentar reducir el número de despidos

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Más gente de la habitual en el Eroski del centro comercial Ruta de la Plata y más corrillos de empleados hablando sobre su futuro laboral. Ese es el ambiente que este martes a mediodía se respiraba en los pasillos de este hipermercado que abrió sus puertas en Cáceres en 1993 y que cerrará antes de final de año. También había más vigilancia con el objetivo de que ningún periodista hablara con alguno de los 90 trabajadores afectados por el cese de actividad. «Está terminantemente prohibido hablar y hacer entrevistas con el personal», dijo uno de los guardias de seguridad. El objetivo es que no se conozca lo acontecido en las reuniones que responsables de la cadena vasca están manteniendo con los empleados para conocer su situación personal.

Desde este martes a primera hora de la mañana representantes del grupo Eroski están reuniéndose con cada trabajador. Los encuentros duran aproximadamente 15 minutos y continuarán este miércoles. En ellos les están ofreciendo vacantes en otras ciudades de España, tal y como confirmó a última hora de la tarde el departamento de comunicación de Eroski.

«El objetivo es tantear la situación de cada uno, conocer sus planteamientos y ver si están dispuestos a irse a otros centros de trabajo. Con eso pretenden reducir el número de personas que entrarán en el Expediente de Regulación de Empleo (ERE)», explica María Benítez, secretaria general de Fetico (Federación de Trabajadores Independientes de Comercio) en Extremadura, el sindicato que prioritariamente va a defender en la mesa de negociación a los empleados que están afiliados. En total son 35 y la mayoría no son socios de la cooperativa.

«Vamos a 'luchar'para que les indemnicen con 30 días por año», destaca el sindicato

Está previsto que las negociaciones empiecen el próximo 15 de octubre y el sindicato estima que no durarán más de dos semanas. Quieren que el proceso sea lo más rápido posible. «En este caso, la empresa expondrá que los despidos se deben a razones de pérdidas económicas. Está claro que la indemnización que se les tiene que ofrecer a cada trabajador como mínimo es de 20 días por año trabajado, que es lo que marca la ley», asegura Benítez, quien apunta que 'lucharán' por mejoras de condiciones. «Vamos a intentar que se llegue a 30 días», añade.

Las negociaciones se harán por dos vías teniendo en cuenta si los trabajadores son socios de la cooperativa o no. 65 de los 90 empleados afectados son socios cooperativistas. Los demás tienen un contrato con la empresa. Todos recibirán indemnización y tienen derecho a paro.

Sin embargo, hay algunas diferencias entre unos y otros. En las mesas de los trabajadores fijos estarán presentes la secretaria general de Fetico en Extremadura, un delegado sindical, el empleado y la parte que representará a Eroski.

En el caso de los cooperativistas, que tienen participaciones del grupo vasco desde el año 2012, no se personará el sindicato y estará un representante de su Consejo. «Normalmente cuando hay socios de cooperativas se les suele devolver el capital inicial aportado por cada persona menos una penalización marcada en los estatutos, algo que posiblemente entrará en la negociación en este caso», matiza Benítez. Sin embargo, los trabajadores cooperativistas consultados por este periódico aseguran que no tienen constancia de esa sanción económica.

Incertidumbre

Para que se pongan en marcha todas las negociaciones aún quedan dos semanas. Mientras tanto la incertidumbre continúa presente entre los trabajadores. Algunos sólo han estado en la reunión del pasado 24 de septiembre en la que les comunicaron el cierre definitivo del hipermercado. Desde entonces Eroski ha reconocido que no todos podrán ser recolocados, aunque «se están buscando soluciones individualizadas».

Precisamente eso es lo que se está materializando en los encuentros que responsables de recursos humanos están teniendo con los empleados. Hay ofertas para que quienes quieran sigan desempeñando su función en otros centros de la compañía.

Varios empleados mantendrán esos encuentros hoy y se muestran expectantes. «Estoy citada para este miércoles. No sé qué nos van a decir. Estamos a la espera. En un principio las reubicaciones que intuimos que se plantean son en la zona del País Vasco», apuntó ayer una de las trabajadoras mientras colocaba alimentos en baldas de uno de los pasillos del híper.

Son muy pocas las posibilidades de que se les ofrezcan traslados a centros de provincias cercanas a Cáceres. «Eroski ya vendió gran parte de activos a Carrefour. Lo más cercano puede ser Sevilla, pero no es seguro. Recolocar a 90 personas no es fácil y tienen que estar muy dispuestas», detallan desde Fetico.

En cuanto a la intención de trabajar en otras provincias, el sindicato no maneja porcentajes de empleados que estén dispuestos a mudarse. Sin embargo sí apunta a que «el sentir general entre los trabajadores es no moverse de la región extremeña».

«No tengo queja de esta empresa. No creo que encuentre otra mejor», afirma una empleada

La mayoría son cacereños y algunos no han conocido otro lugar de trabajo. Tienen entre 40 y 50 años y en muchos casos llevan más de la mitad de su vida en Eroski. Ante la situación a la que se enfrentan, reconocen que se encuentran desolados. «Siempre hemos trabajado en esta empresa y no creo que encontremos otra en la que nos traten mejor. No tengo ninguna queja de Eroski, todo lo contrario», coinciden dos trabajadoras que prefieren no revelar su nombre.

Emocionadas y con un nudo en la garganta, se sinceran. Con quien se muestran molestas es con la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado. «Es indignante leer en la prensa que está todo listo para que, en el momento en el que se presente el proyecto, se puedan conceder todos los permisos necesarios. Dice que está colaborando de forma activa y ya ha estudiado la planificación del nuevo proyecto. No sabemos cómo puede decir eso cuando a nosotros no nos ha apoyado nunca», concluyen.