La reforma será integral y abarcará todo el centro comercial Ruta de la Plata

Fachada principal del centro comercial Ruta de la Plata. :: jorge rey/
Fachada principal del centro comercial Ruta de la Plata. :: jorge rey

Las obras de modernización arrancarán a finales de año y prevén actualizar desde los suelos y techos hasta la iluminación

María José Torrejón
MARÍA JOSÉ TORREJÓNCáceres

Ahora que la gestora internacional ASG es la propietaria del cien por cien del centro Ruta de la Plata tras la adquisición de la superficie ocupada por el hipermercado Eroski, el proyecto más inmediato para este centro comercial es someterlo a obras de modernización que, a la vez, unifiquen la estética de todo el recinto, cuya imagen hasta ahora estaba claramente diferenciada entre las dos galerías y el vestíbulo de las tiendas y la zona destinada a hipermercado.

Según avanza ASG a través del grupo Albión, que gestiona las comunicaciones y la relación con los medios de la empresa, el plan que hay en estos momentos sobre la mesa es que las obras den comienzo en torno a final de año y que estén acabadas antes del verano de 2019. ¿Qué se va a hacer? Sin entrar en demasiados detalles, el grupo de comunicación avanza que los trabajos consistirán en «actualizar» las instalaciones. Para ello, se intervendrá en suelos, techos e iluminación de la zonas comunes.

Hay que recordar que desde su inauguración, en mayo de 1993, los cambios experimentados a nivel global por el Ruta de la Plata han sido mínimos. Sí ha sufrido modificaciones parciales. La más reciente se llevó a cabo durante la primavera del año pasado y consistió en la renovación del pavimento de las galerías. También se pintó todo el recinto.

Mayor impacto tuvo el cambio producido en 2012 cuando las salas ocupadas por los Multicines La Dehesa quedaron convertidas en una diáfana tienda de Zara, buque insignia de Inditex, el grupo textil liderado por Amancio Ortega.

El adiós de los cines

En 15 de enero de 2011 concluyó el contrato que los Multicines La Dehesa tenían con el centro comercial. Las cinco salas de proyección echaron el cierre definitivo y dejaron en la calle a sus seis empleados. El vacío dejado por esta empresa fue ocupado por Zara en el año 2012, que abrió una tienda de mil metros cuadrados. Esta firma ya estaba en el centro comercial, pero decidió cambiar de local para ganar terreno. Con este traslado llegaron al centro Bershka, hasta entonces en Pintores, y Massimo Dutti.

La zona dedicada a la restauración, ubicada en el vestíbulo de entrada, vio menguar su oferta de hostelería al perder en el año 2014 a una de sus firmas de referencia. El restaurante El Puchero y la pastelería La Guinda, pertenecientes a la misma empresa, abandonaron sus locales al vencer el contrato de alquiler vigente hasta el momento y no conseguir un acuerdo satisfactorio para su renovación entre las dos partes implicadas.

Ese año el hipermercado Eroski ya puso en marcha un plan para reducir su superficie de venta en 3.000 metros cuadrados. Su intención era pasar de los 7.500 metros cuadrados que tenía disponibles entonces hasta los 4.500.