Desolación en la plantilla de Eroski, a la espera de las condiciones del despido

Clientes de Eroski en el interior del hipermercado que ya prepara la liquidación./L. Cordero
Clientes de Eroski en el interior del hipermercado que ya prepara la liquidación. / L. Cordero

El hipermercado prepara la liquidación de existencias y los trabajadores se ven abocados a un incierto futuro pese a la oferta de traslados de la empresa

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Desolación. Esa es la palabra que mejor define el estado de ánimo de los 90 trabajadores de Eroski. El hipermercado de la calle Londres, abierto en 1993, echará el cierre antes de final de año. Sus profesionales, muchos de los cuales están ligados a la firma vasca desde su desembarco en la capital cacereña, se mostraban ayer abatidos, solo un día después de conocerse la noticia. Aseguran que, por ahora, solo se les ha notificado que la empresa cierra el negocio y se va de Cáceres, pero que aún no saben ni las condiciones de su salida ni cuando se producirá ésta. Recelan en relación a la propuesta de traslados que plantea Eroski, con el fin de minimizar el impacto del cese de su actividad. Los sindicatos UGT y Comisiones Obreras afirman desconocer detalles sobre el proceso, pero apuntan que si se va a un Expediente Regulador de Empleo (ERE) de carácter extintivo, los mínimos los establece la propia legislación: 20 días de indemnización por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades. A partir de ahí, todo sería negociable. La sociedad ha aclarado que se buscarán soluciones «individualizadas, caso a caso».

Más información

Los encargados de seguridad blindan a la puerta del híper el acceso. No ofrecen un solo detalle sobre si en las oficinas queda algún responsable que quiera dar explicaciones. Hay caras largas. El trabajo del fotógrafo es más difícil que nunca y se llega a dar como prohibición firme hablar con los trabajadores. La realidad demuestra otra cosa en medio de un ambiente pesaroso, de muchos silencios a media mañana. De las 32 cajas del hipermercado solo cuatro permanecen abiertas. En una de ellas, la cajera se levanta. No hay clientes que atender.

Una trabajadora confiesa sentirse «muy afectada» mientras cuenta que aún no se les han explicado detalles de cómo se articulará su salida. Entre los pasillos un profesional que lleva media vida en ese trabajo y que ni siquiera llega a los 50 años tiene un nudo en la garganta. Con cargas familiares y escasas perspectivas laborales, el cierre de Eroski en Cáceres es un mazazo difícil de sobrellevar. No sabe ni qué le espera ni qué hará a partir de ahora. Tampoco lo que cobrará. Los profesionales tampoco se ilusionan con los traslados de centro que sugiere la empresa. El complicado escenario laboral de la ciudad no ayuda a encarar el futuro. Creen que a partir de noviembre el cierre quedará materializado. Eroski confirmó a este diario que a partir de ahora inicia el proceso de liquidación de existencias una vez confirmado que se marcha. El fondo ASG ha adquirido la totalidad del centro comercial Ruta de la Plata.

«Están hundidos. Es algo muy duro. Como un familiar que está enfermo pero que aguanta, que sigue ahí, pero que un día se muere». El ejemplo lo pone Belén Cidoncha, que atiende al otro lado del mostrador de Viajes Eroski. «Yo no cierro, seguimos aquí», es lo primero que afirma al ser preguntada por los clientes que se le acercan y casi le dan el pésame.

«Hay que intentar que los trabajadores reciban formación y se reciclen para optar a las nuevas empresas»

«Hay que intentar que los trabajadores reciban formación y se reciclen para optar a las nuevas empresas» Pedro Rosado | Federación Empresarial

Viajes Eroski se ve afectado por los cambios, ya que en las próximas semanas ocupará una ubicación provisional antes de instalarse definitivamente en la zona que se va a a condicionar. Las obras estarán terminadas el verano que viene.

Por los pasillos del híper también camina un cliente de toda la vida. «Llevo comprando aquí desde el primer día», presume Joaquín Sánchez, de 72 años. Vive en el barrio y entre sus paseos nunca falta el centro comercial. Se le hace duro pensar que en muy poco tiempo ya no estará Eroski. Relata que tiene amistad con trabajadores a los que conoce y que «lo están pasando muy mal». «Da pena, pero es la propia vida. Cuando abrió Eroski era algo tremendo. Siempre lleno. Casi lo único que había a nivel comercial. Los últimos años se notaba que había ido a menos».

«Los compañeros están desolados. Nosotros seguimos funcionando y no cerramos»

«Los compañeros están desolados. Nosotros seguimos funcionando y no cerramos» Belén Cidoncha | Viajes Eroski

«Llevo comprando en Eroski desde el primer día. Era algo tremendo»

«Llevo comprando en Eroski desde el primer día. Era algo tremendo» JOaquín Sánchez | Cliente durante 25 años

Los sindicatos carecen de información. Es en lo que coinciden UGT y CCOO. Jacinto Romero (UGT) asume que será «muy difícil recuperar esos 90 empleos». «No sabemos nada al respecto pero si es un ERE extintivo serán 20 días y 12 mensualidades. Luego se podría mejorar en la negociación». Valentina Tarriño, secretaria general de la Federación d e Servicios, aclara que CCOOse pone a disposición de los trabajadores, aunque en este caso sería a los 23 que trabajan por cuenta ajena ya que el resto son cooperativistas. «Es una noticia lamentable», remarca. Para Pedro Rosado secretario general de la Federación Empresarial Cacereña (FEC), más allá de la decisión tomada, su propuesta es que se aborde el reciclaje de los trabajadores «para que puedan optar a un puesto en las empresas que cubran el hueco de Eroski». «Lo que más lamentamos del cierre es la pérdida de empleos», resume.

María Ángeles Costa, gerente de Aeca, opina que pese a que la noticia podía ser esperada «90 parados más suponen un golpe grande para el comercio minorista». Vaticina que el consumo se reducirá y queda a la espera de la llegada de nuevos operadores y el empleo que puedan crear.