El feriante de Coria será condenado al menos a seis años por matar a su empleado

El feriante de Coria será condenado al menos a seis años por matar a su empleado

Ni uno de los miembros del jurado se ha creído la versión del acusado de que había sido un fatal accidente

SERGIO LORENZOCáceres

Con las manos entrelazadas junto a la boca, mirando a los miembros del jurado y a la presidenta de la Sala, Pedro Pavón escuchó, a la una y media de la tarde de ayer, el veredicto. Se mostró sin fuerzas, alicaído, cuando supo que ni uno de los nueve miembros del tribunal creyó su versión de un fatal accidente que hizo que el 21 de enero de 2016 muriera su empleado, José Manuel García. Las personas que formaron el jurado señalaron, por unanimidad, que hubo una pelea entre ambos, y que Pedro tomó un cuchillo grande, con una hoja de 13,5 centímetros, que clavó en el costado izquierdo de su empleado, debajo de la axila, perforándole el pulmón hasta llegar al corazón. Murió prácticamente en el acto.

Más información

El juicio del crimen de los feriantes ha sido uno de los más rápidos, de los celebrados con jurado, que ha tenido lugar en la Audiencia Provincial de Cáceres. Comenzó el lunes a las once de la mañana y ese mismo día, a las nueve de la noche, ya había terminado la parte de la toma de las declaraciones. Ayer martes, a las diez y media de la mañana, se entregó al jurado 14 preguntas y en menos de tres horas ya las habían contestado. A la una y media de la tarde ya estaba todo preparado para escuchar el veredicto.

El jurado indica que José Manuel fue, pasadas las nueve de la mañana del 21 de enero de 2016, a la autocaravana de su jefe y que discutieron porque José Manuel quería dejar de trabajar con Pedro Pavón y le exigía 30 euros que le debía. Forcejearon y fue en ese momento cuando Pedro cogió el cuchillo y se lo clavó al que fue su empleado 14 años.

Con menos de tres horas de deliberación, ha sido uno de los juicios de jurado más rápido de Cáceres

En el veredicto se destaca que Pedro se fue a Talavera de la Reina a contarle a sus hermanas lo sucedido y que ellas fueron las que avisaron a la Guardia Civil de que quizás había un fallecido en la caravana de su hermano, situada en un solar de Coria. Una vez que se encontró el cadáver, fue cuando Pedro llamó a la Guardia Civil para entregarse.

Una vez leído el veredicto, la presidenta del tribunal, María Félix Tena, agradeció su labor a los nueve miembros del jurado y a los dos suplentes, que abandonaron el Palacio de Justicia.

María Félix Tena pidió a las dos acusaciones y al abogado defensor que realizaran sus peticiones de pena, adecuándose al veredicto.

La fiscal afirmó que es un claro caso de homicidio y mantiene su petición de doce años y medio de cárcel y pagar una indemnización de 47.931 euros para la única hermana de la víctima, que es su familiar más cercano con vida.

La acusación particular, el abogado Ángel Luis Aparicio, que representa a la hermana, mantuvo que es un caso de asesinato. Pide 18 años de cárcel o, subsidiariamente, un homicidio condenado con 14 años, siendo la indemnización a pagar a la hermana de 200.000 euros.

El abogado defensor, Antonio Fernández, pidió que la condena sea de seis años, al aplicarse las atenuantes de haber confesado y de legítima defensa y considera justa una indemnización de 47.931 euros.

Antes de volver a la cárcel, en donde ya lleva un año y casi 8 meses, al hacer uso del derecho a hablar antes de señalar que el caso queda visto para sentencia, Pedro Pavón recalcó que él no quiso matar al que consideraba su amigo y que en todo momento había colaborado con la justicia, cuando podía haber escondido el cadáver.

Fotos

Vídeos