Hoy

Adif afirma que el tren de altas prestaciones será la alta velocidad

Obras para el tren de altas prestaciones al sur de Cáceres.
Obras para el tren de altas prestaciones al sur de Cáceres. / A. Méndez
  • El organismo indica que la fecha de conclusión en 2025 es un error de transcripción e insiste en que habrá servicio electrificado en 2020

Ha sido un error de transcripción. La línea de alta velocidad de Madrid a Badajoz no concluirá en 2025, como recoge el proyecto de Presupuestos del Estado para el presente año. La obra concluirá en 2019, como anunció el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, en su visita a la región en febrero. Y un año después, en 2020, se electrificará la línea de Plasencia a Badajoz, como ha reiterado el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif).

El problema es que ese tren tendrá poco que ver con el que da servicio a Sevilla, Barcelona y Valencia, entre otras ciudades. En su lugar, será similar a las soluciones adoptadas para capitales como León y Palencia. Aunque eso no quiere decir, como aclara el organismo, que después de 2020 no se vaya a continuar trabajando en la mejora de la alta velocidad extremeña.

Adif ha dado unas nuevas explicaciones sobre el proyecto de tren de alta velocidad para Extremadura. En este caso, se debe a que el proyecto de cuentas estatales para el presente año recoge que la conclusión de la línea tendrá lugar en 2025.

La entidad aseguró que «se ha detectado un error de transcripción en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2017, en el que se indica que las obras se prolongarán hasta 2025. El Ministerio de Fomento ya ha dado las instrucciones necesarias para que este error se subsane a la mayor brevedad posible».

En su lugar, insiste en que Fomento, a través de Adif, tiene previsto invertir en la conexión de alta velocidad a Extremadura un total de 1.015 millones de euros hasta 2020. «Gracias a esta dotación presupuestaria, tal y como comunicó el ministro Íñigo de la Serna en su visita a la región el pasado mes de febrero, las obras finalizarán en 2019 y la electrificación de la línea Plasencia-Badajoz quedará concluida a principios de 2020», añade.

Asimismo, apunta que tras la conclusión de las obras de electrificación se iniciará un periodo de pruebas para garantizar la plena operatividad de las instalaciones, que se prevé para finales de 2020, pero que permitirán la circulación desde comienzos de ese año, tal como informó HOY. Con ese objetivo, las inversiones comprometidas por Fomento entre 2017 y 2020 incluyen una partida de 189 millones de euros en el presente ejercicio y 826 millones hasta el final del periodo.

«Esta cifra incluye las actuaciones necesarias para la puesta en servicio de la línea de alta velocidad a Extremadura, mejoras en la señalización entre Illescas (Toledo) y Navalmoral de la Mata (Cáceres), y actuaciones para avanzar hacia la conexión de Navalmoral con Talavera de la Reina y Pantoja (Toledo), con el objetivo de completar el eje de alta velocidad Extremadura-Madrid», concluye Adif.

Una etapa transitoria

El titular de la nota de prensa indica que «Adif mantiene su compromiso de concluir las obras de la línea de alta velocidad a Extremadura en 2019». De ese modo, para el organismo el tren de altas prestaciones que entrará en servicio a la conclusión de esos trabajos será el esperado AVE. Nada que ver con el AVE Madrid-Sevilla, el espejo en el que se mira el proyecto extremeño.

El tren que, según las previsiones, circulará en 2020, operará sobre una infraestructura de alta velocidad, con curvas suaves y escasa pendiente. Sin embargo, será una vía única, con ancho ibérico y electrificada sólo entre Plasencia y Badajoz. Además, no plantea nuevas estaciones. El AVE a Sevilla, Barcelona y Valencia tiene doble vía electrificada con ancho internacional en todo el recorrido.

El hecho de que el tren extremeño tenga vía única no afecta a su velocidad, pero sí a la capacidad de circulación, ya que una vía doble permite que haya tráfico en los dos sentidos al mismo tiempo. Tampoco afecta a la velocidad el ancho ibérico, que se emplea sólo en España y Portugal, pero el ancho internacional o estándar facilita la conexión con la red europea y las líneas españolas de alta velocidad.

Los AVE que circulan en nuestro país llegan a alcanzar 300 kilómetros por hora. Los trenes híbridos que se plantean para la región, tipo Alvia, pueden circular a un máximo de 250 kilómetros por hora en vías de alta velocidad y 220 en vía convencional electrificada, mientras que el tope para vía convencional sin electrificar es de 180 kilómetros por hora, según recoge Renfe.

Además, tanto Fomento como la Junta de Extremadura afirmaron en la pasada legislatura que el tren de altas prestaciones sería una solución transitoria mientras continuaban las obras del AVE. Ahora se indica que ese tren rápido es el AVE.

En cualquier caso, Adif indica que eso no excluye que a partir de 2020 puedan continuar las obras en el corredor extremeño. De hecho, en los Presupuestos del Estado se contempla una inversión de 298 millones de euros hasta 2021 para el tramo de Navalmoral de la Mata a Pantoja, en Toledo, donde el tren enlazaría con el AVE Madrid-Sevilla. Esta actuación no es nueva y en años anteriores ya aparecía en las inversiones en Castilla-La Mancha. Pero ahora se recoge en Extremadura, que en realidad será la región más beneficiada por esta obra, aunque sin dotación para el presente ejercicio.