Hoy

El Gobierno aplaza la conclusión de la línea de alta velocidad a 2025

Obras de instalación de traviesas y balasto para el tren de altas prestaciones entre Cáceres y Mérida.
Obras de instalación de traviesas y balasto para el tren de altas prestaciones entre Cáceres y Mérida. / A. Méndez
  • El Presupuesto del Estado aumenta en más de 260 millones la previsión de coste total de la obra pero retrasa su finalización

El proyecto de Presupuestos del Estado para 2017 recoge un empujón para el AVE extremeño. Pero no en el sentido de impulso a la obra, sino en el literal, ya que se produce un desplazamiento, aunque sea temporal. Ya no se prevé su conclusión para 2019, lo que por otra parte cabía esperar, sino que se retrasa al año 2025. Como en realidad se trata de previsiones a muy largo plazo, se podría decir que la línea de alta velocidad Madrid-Extremadura se queda sin fecha.

Las cuentas para este año elaboradas por el Gobierno plantean una inversión de 183 millones de euros para la línea de alta velocidad, tal como había anunciado el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, el pasado mes de marzo.

Esa cantidad se destinará íntegramente al tren de altas prestaciones que se quiere poner en servicio entre Plasencia y Badajoz, ya que será gestionada por Adif Alta Velocidad, el organismo que tiene encomendadas las vías entre las dos localidades. El resto de la red ferroviaria de la región compete a Adif.

La cifra de inversiones supone un retroceso respecto al pasado ejercicio, cuando se recogieron más de 200 millones para este proyecto. Hay que tener en cuenta que las actuaciones se van ejecutando y que por tanto la dotación debería ser cada año menor. Sin embargo, en este caso no se atisba el fin de una obra que pasa a tener una previsión de finalización en el año 2025.

Fomento trabaja desde 2012 en la adecuación de la plataforma de la alta velocidad para poner en servicio un tren diésel de altas prestaciones que pueda circular a un máximo de 200 kilómetros por hora. Debido a que Portugal no iba a completar su línea hasta Lisboa, se presentó como la mejor forma de aprovechar las inversiones ya realizadas, pero con el compromiso de que se trataba de una solución transitoria hasta que se completara el AVE.

El desarrollo de las obras del tren rápido no afectó a la programación de la línea de alta velocidad, recogida en el anexo de inversiones reales de las cuentas estatales. La envergadura del proyecto, los problemas para su ejecución y la dotación insuficiente hizo que año a año se aplazara su conclusión. En los Presupuestos de 2008 se planteaba su terminación en 2012, en 2009 pasó a 2013, en 2010 a 2014… Y así hasta 2015, cuando se postergó a 2019. El pasado ejercicio, a pesar de que el retraso en la actuación era evidente, se adelantó la fecha de finalización del AVE a 2018, aunque las nuevas estaciones se dejaban para 2019.

Fomento ha reconocido este año los problemas para concluir las obras del tren rápido en plazos y ha dado una estimación más creíble. Toda la actuación terminará y estará lista para los nuevos trenes en 2019. Pero añadió que un año después, en 2020, se completará la electrificación de la línea entre Plasencia y Badajoz.

En el proyecto de Presupuestos se recoge la dotación comprometida por el ministro, en teoría suficiente para continuar con las obras e iniciar los proyectos de electrificación. Pero, a cambio, se traslada la conclusión del AVE al 2025. Eso sí, aumenta el gasto total previsto desde 2004 hasta su conclusión 21 años después. Si el pasado ejercicio se elevaba a 1.337 millones de euros, ahora se acerca a 1.600 millones. Íñigo de la Serna apuntó en marzo que la electrificación tendrá un coste estimado de 220 millones de euros.

A esto se suma otra novedad este año. Las cuentas recogen la conexión a través de alta velocidad entre Pantoja, en la provincia de Toledo (donde enlazaría con la línea Madrid-Sevilla, con la que se compartiría el acceso a la capital del país), y Navalmoral de la Mata. En los Presupuestos de 2016 esta actuación se incluía en la información sobre Castilla-La Mancha con una dotación de 20 millones de euros. Ahora también figura en Extremadura y llega a 298 millones de euros, con 2021 y no 2025 como fecha prevista de conclusión.

Cae la inversión un 17%

En grandes números, la inversión del Estado en la región cae un 16,6% respecto al pasado año al retroceder de los 363,99 millones de euros recogidos en el Presupuesto aprobado para 2016 a los 303,5 millones que figuran en el proyecto presentado ayer por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro.

La caída es generalizada en todas las comunidades autónomas, excepto en Canarias. El Ejecutivo nacional explica que se debe, entre otras cuestiones, a la situación política y al retraso en la tramitación. Habitualmente, las cuentas se presentan en octubre y se aprueban antes de que acabe el año. Ahora estamos en abril y la previsión es que salgan adelante antes del verano, con apenas seis meses por delante.

En cualquier caso, aunque es cierto que se reduce la cifra respecto al pasado año, hay que tener en cuenta que en teoría los proyectos se van ejecutando y que, si no hay nuevas inversiones, el coste debe tender a la baja. Pero basta con comprobar los datos de ejecución presupuestaria para apreciar que en realidad tampoco se produce este efecto.

En el anexo de inversiones se recoge una estimación del dinero gastado el pasado año en el caso de los organismos públicos, grupo en el que se encuentra Adif. Por ejemplo, para la provincia de Cáceres los Presupuestos aprobados para 2016 contemplaban para estos entes un gasto de 114,1 millones de euros. La mayor parte, 103,3 millones, correspondía al tren de alta velocidad. Sin embargo, sólo se dispuso de 55 millones, de los que 51 fueron para la citada infraestructura ferroviaria.

En el caso de la provincia de Badajoz, las cuentas del pasado año recogían una dotación de 117,8 millones de euros, de los que 97,5 correspondían al AVE. El anexo de inversiones de este año reseña un gasto de 12 millones de euros, de los que apenas 2,5 fueron para el tren.

Pocas novedades

En cuanto al proyecto de cuentas para el presente ejercicio, lo cierto es que presenta pocas novedades. Los 303,5 millones de euros se reparten entre 196,5 millones para los organismos públicos (la mayor parte, 183 millones, para Adif Alta Velocidad), 105,2 para los ministerios y 1,77 para la Seguridad Social.

Dentro del primer grupo, además de lo indicado sobre la línea de alta velocidad, figura una inversión de 500.000 euros para la línea ferroviaria entre Castuera y Cabeza del Buey, que tendría un coste total de 3,5 millones de euros. En las cuentas del pasado año este proyecto dispuso de una dotación de 1 millón de euros, del que no se gastó nada, y una previsión de 16 millones de euros hasta 2018.

Al margen de Adif y Adif Alta Velocidad, también figura una inversión de 2,4 millones de Renfe para el Plan de Grandes Reparaciones. Asimismo, la Sociedad Estatal de Infraestructuras de Transporte Terrestre (Seittsa) contempla gastar algo más de 1,6 millones de euros en la rehabilitación del puente sobre el Guadiana de la Autovía de la Plata y la Autovía de Extremadura a su paso por Mérida.

Respecto a las inversiones previstas por los ministerios, una vez más la mayor dotación corresponde a Agricultura con una inversión de casi 54 millones de euros, aunque se reduce en más de 27 millones respecto al pasado año. Destacan los 13,3 millones recogidos para el Plan Crece, destinado a mejorar las instalaciones de saneamiento y depuración de agua. Asimismo, figuran algo más de 9 millones de euros para el abastecimiento a Cáceres y su entorno, 3,86 millones para la modernización de zonas regables en Orellana y 3,69 millones para la depuradora de Almendralejo.

El segundo ministerio con mayor dotación para Extremadura será el de Fomento, que contará con algo más de 38 millones de euros, 6 menos que el pasado ejercicio. En este caso, se incluyen obras que ya figuraban en años anteriores y que encaran su finalización o bien ni siquiera han llegado a iniciarse. Un ejemplo es la rehabilitación del cine-teatro María Luisa en Mérida, una actuación que acumula más de diez años de retraso y que para 2017 contará con 51.550 euros, por lo que tampoco tendrá un gran desarrollo. Asimismo, aparecen 1,1 millones para la Ronda Sur de Cáceres (de la A-58 a la A-66), 4,7 millones para la carretera de Tornavacas a Navaconcejo y 4 millones para la duplicación del acceso a Badajoz por la N-432. En el apartado de obras eternas repiten la autovía Badajoz-Granada (1,24 millones de Badajoz a Espiel, en Córdoba) y la autovía A-43 de Mérida a Valencia (670.000 euros para el tramo hasta Ciudad Real).

En cuanto a actuaciones en marcha que proceden de anteriores ejercicios, figura la construcción de la nueva sede judicial en Badajoz (5 millones) y la conclusión de los juzgados de Trujillo (a lo que se destinará 298.000 euros). Asimismo, repiten la ampliación del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida (4,5 millones de euros) y la obra de rehabilitación del Museo de Cáceres con 500.000, dos actuaciones del Ministerio de Educación y Cultura.