El PSOE ganaría las generales en la región y Vox lograría un escaño a costa del PP

El PSOE ganaría las generales en la región y Vox lograría un escaño a costa del PPGráfico

Podemos y Ciudadanos se quedarían sin diputados en Extremadura, según la encuesta realizada por GAD3 para HOY

Juan Soriano
JUAN SORIANO

El PSOE ganaría las elecciones generales del próximo 28 de abril en Extremadura. Los socialistas desbancan como ganador al PP, que perdería apoyos pero lograría mantenerse como segundo partido más votado. Como tercera fuerza emerge Vox, que podría lograr un diputado por Badajoz, superando tanto a Podemos (que se quedaría sin el representante que ahora tiene) como a Ciudadanos.

Estas son las principales conclusiones de una encuesta realizada para HOY por GAD3 a 400 personas de las dos provincias del 1 al 20 de marzo, en pleno periodo de anuncio de los cabezas de lista al Congreso de las cuatro principales formaciones. Vox aún no había definido sus candidatos.

El sondeo apunta a un cambio de tendencia en Extremadura. Después de que el PP se impusiera en la región en las tres últimas elecciones nacionales (2011, 2015 y 2016), el PSOE volvería a ser la fuerza más votada y llegaría hasta cinco diputados, uno más que en la actualidad.

Mañana lunes HOY publicará los resultados de la encuesta de GAD3 sobre las elecciones generales en toda España

Los populares mantendrían la segunda plaza, lo que les permitiría lograr cuatro representantes, uno menos que ahora. La sorpresa sería Vox, que recibiría los apoyos suficientes para obtener un parlamentario en el Congreso. Se mantiene por tanto la fuerza del bipartidismo, aunque lejos de los grandes resultados de décadas pasadas, cuando los dos grandes partidos se repartían los escaños extremeños.

Los resultados deben analizarse por provincias, que constituyen las circunscripciones electorales. En Badajoz, el PSOE recibiría el 42% de los votos válidos, lo que le reportaría tres diputados de los seis en juego. En 2016 se quedó en el 35%, con lo que solo obtuvo dos representantes.

Los socialistas no solo volverían a ser la fuerza más votada, sino que mejorarían el dato del PP en la última convocatoria nacional, cuando los populares se hicieron con tres diputados por Badajoz gracias al 39,6% de los votos válidos. Aquella cita estuvo condicionada por tratarse de la repetición de los comicios de 2015, lo que benefició especialmente a los populares. Según la encuesta de GAD3, ahora el partido de Pablo Casado sufriría una caída de más de diez puntos, hasta el 28%, lo que se traduciría en dos escaños, uno menos que en la actualidad.

Como tercera fuerza surge Vox. Con el 12% de los votos lograría un diputado por Badajoz. En 2016 Podemos obtuvo un representante gracias a que recibió el 12,5% de los apoyos. Ahora la formación morada cae al 7%, de modo que perdería su única parlamentaria, Amparo Botejara. También baja Ciudadanos, del 10,7% de los últimos comicios al 8% que le concede la encuesta, con lo que sigue lejos de obtener un escaño.

Aunque el trasvase de votantes entre partidos podría resultar complejo, estos datos ponen en evidencia que el PSOE se beneficia de la caída de Podemos e incluso sube a costa de Ciudadanos. Prácticamente todo lo que pierde el PP va a Vox.

En cuanto a Cáceres, al repartir cuatro diputados los partidos minoritarios tienen más difícil obtener representación. Eso explica por qué, con unos resultados similares a los de Badajoz, PSOE y PP mantendrían su mismo número de escaños con dos cada uno.

Eso sí, los socialistas pasarían a ser la fuerza más votada con el 40% de los apoyos, casi siete puntos más que en 2016, logrando prácticamente el resultado que entonces obtuvo el PP. Los populares caerían ahora al 29%, lo que supone más de diez puntos de retroceso.

Sin cambios en Cáceres

En cuanto al resto, Vox también sería la tercera fuerza en liza con el 12% de los votos, como en Badajoz. Sin embargo, no sería suficiente para obtener un diputado. Para eso, se requiere que su resultado sea más de la mitad del segundo y por encima de la tercera parte del primero. Necesitaría tres puntos más de lo que le concede la encuesta realizada para HOY, o bien mejorar sus datos en la misma medida en que el PP empeore los suyos.

Por último, Podemos y Ciudadanos se quedarían cada uno con el 8% de los apoyos, todavía más insuficiente para lograr representación. Además, empeorarían el resultado obtenido en 2016, que fue del 14% y el 10,3%, respectivamente.

Los ocho puntos que pierden esas dos formaciones van casi íntegramente al PSOE. Por su parte, los más de diez puntos que se deja el PP coinciden prácticamente con el ascenso de Vox.

Este análisis es similar en las dos provincias, lo que pondría de manifiesto el asentamiento del PSOE como nuevo partido mayoritario en la región, el crecimiento de Vox a costa del PP y la evolución a la baja de Podemos y Ciudadanos. Estos partidos, especialmente el segundo, apenas contaban con estructura en 2016. Tres años después no solo no mejoran sus resultados en la región, sino que retroceden.

Proyección autonómica

El trabajo de GAD3 evidencia la importancia de las marcas en unas elecciones generales, una cuestión que ahora tendrá aún más peso con la irrupción de Vox.

La encuesta concede a esta formación resultados muy similares en el conjunto del país. Excepto en el País Vasco, donde domina el nacionalismo, en el resto oscila entre el 10% y el 16%. De ese modo, su aceptación en Extremadura está en un punto medio. Por su parte, el PSOE apunta a fuerza mayoritaria, aunque sería en Extremadura donde obtendría su mejor resultado. El PP también se mantiene en la región en torno a la media nacional.

Aún es una incógnita si en las próximas elecciones autonómicas (y aún más en las municipales) las marcas que representan los partidos tendrán un peso similar, o bien si el papel de los candidatos permitirá atraer más apoyos a las distintas listas.

Si los datos de la encuesta se repitieran en los comicios autonómicos de mayo el PSOE llegaría hasta 29 diputados en la Asamblea (uno menos que actualmente), mientras que el PP se quedaría con 20 (ocho menos que en 2015). Vox irrumpiría con siete representantes, Podemos pasaría de seis de ahora a cuatro y Ciudadanos de uno a cinco.

El reparto estaría condicionado porque tres partidos minoritarios superarían en las dos provincias extremeñas el umbral del 5% requerido para lograr representación.

Aplicando los datos del sondeo de GAD3 a la ley electoral regional, y contando con una participación del 70% sobre el censo actual, en Badajoz el PSOE llegaría a 16 diputados (ahora son 18), el PP a once (obtuvo quince), Vox a cuatro, Ciudadanos a tres y Podemos a dos (en 2015 fueron tres).

En Cáceres, los socialistas subirían a trece diputados (uno más que ahora), los populares caerían a nueve (perderían cuatro), Vox se haría con tres, Ciudadanos con dos (uno más que en 2015) y Podemos con otros dos (uno menos).

La carta de la directora