El 'pequeño Nicolás' será defendido por el abogado de Correa tras renunciar su letrada y suspenderse el juicio

El 'pequeño Nicolás' atiende a los medios a su llegada a la Audiencia Provincial de Madrid. / Efe

La Audiencia de Madrid acepta aplazar la vista oral para que su nuevo defensor pueda preparar la causa | La Fiscalía pide siete años de prisión para el joven impostor por una de las piezas de la 'operación Nicolay'

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

El primer juicio a Francisco Nicolás Gómez Iglesias por la 'operación Nicolay' tendrá que esperar. La renuncia de su abogada ha llevado a la Audiencia de Madrid a suspender este lunes la vista oral ante la necesidad de que el nuevo defensor pueda ponerse al día con la causa. Una circunstancia que conlleva al aplazamiento del juicio hasta, al menos, febrero o marzo del año que viene por problemas de agenda del tribunal, según han confirmado fuentes jurídicas.

El procedimiento que iba a enjuiciar la sección decimoséptima de la audiencia provincial se refiere a la pieza relativa al viaje a Ribadeo (Lugo). Los hechos se remontan a agosto de 2014, dos meses antes de su detención, cuando el joven impostor se hizo pasar por un enlace de la Casa Real y de Vicepresidencia del Gobierno para tratar de engañar al presidente de ALSA, Jorge Cosmen.

La abogada Ana Blanco Vázquez de Prada compareció este lunes ante la Sala para leer una denuncia presentada la semana pasada, en la que ha relatado las «presiones y coacciones» recibidas hacia ella y su familia por ejercer la defensa en este caso.

Blanco es, a su vez, la letrada de la doctora Elisa Pinto, la dermatóloga que acusó al comisario jubilado José Manuel Villarejo de agredirla en abril de 2014. Una causa en la que está siendo investigado el empresario Javier López Madrid, exdirectivo de Grupo Villar Mir, imputado en la 'operación Lezo' y cliente del expolicía preso.

Cabe reseñar que este movimiento procesal se ha consumado en una semana clave para Gómez Iglesias, de 25 años, que pretendía concurrir este domingo a las elecciones europeas con el partido personalista Influencia Joven. Sin embargo, el pasado 30 de abril la Junta Electoral Central informó de que la formación no cumplía con los requisitos exigidos (15.000 firmas como aval) por ser un grupo extraparlametario.

A partir de ahora, la defensa del joven la llevará Juan Carlos Navarro, el letrado valenciano conocido, entre otras cosas, por tener como cliente a Francisco Correa, 'cabecilla' confeso de la trama 'Gürtel'. Así lo ha confirmado Navarro a este periódico tras recibir la llamada de Ana Blanco de que dejaba la defensa del 'pequeño Nicolás'.

Denuncia «presiones»

Esta mañana, a su llegada a esta sede judicial, el acusado por delitos de usurpación de funciones, falsedad documental y cohecho, ha defendido su inocencia. «Los hechos no son constitutivos de delito», ha afirmado Gómez Iglesias. Pese a ello, la Fiscalía le reclama siete años de prisión y 81.000 euros de multa, además de acusar a dos policías por colaborar en el supuesto engaño usando medios públicos y recibir dinero a cambio.

Tras concluir el trámite de suspensión, el 'pequeño Nicolás' se ha mostrado «decepcionado» por el aplazamiento y ha mentado el «calvario« que le supone esperar un año más. Asimismo, ha criticado las presiones »para que no pueda tener una buena defensa« (con esta renuncia ya son cuatro los abogados que han abandonado al joven, la penúltima, María Victoria Vega, lo hizo en febrero por «pérdida de confianza»).

A principios de agosto de 2014, según se desprende del escrito de acusación de la Fiscalía, el 'pequeño Nicolás' propuso organizar una reunión con el presidente de ALSA al que le hizo creer que actuaba en calidad de funcionario público como un enlace entre la Vicepresidencia del Gobierno y la Casa Real. La cita tuvo lugar en un restaurante en Ribadeo (Lugo) y los acusados usaron «los medios policiales necesarios para hacerse pasar por un cargo público y aparentar carácter oficial al almuerzo».

Más información