Noche de pesadilla en Chile

Un grupo de niños intentan cruzar una calle inundada en Chile. /
Un grupo de niños intentan cruzar una calle inundada en Chile.

Miles de personas sufren las intensas réplicas e incluso un tsunami horas después del potente terremoto de 8,3 grados que azotó al centro y norte del país

COLPISA/AFP SANTIAGO DE CHILE

Doce muertos y cinco desaparecidos ha dejado el potente terremoto de 8,3 grados que azotó al centro y norte de Chile el miércoles, cuando los chilenos vivieron "una noche de pesadilla", con decenas de réplicas y un posterior tsunami.

MÁS INFORMACIÓN

Cinco años después de que las costas del sur de Chile fueran asoladas por un potente sismo y un maremoto, con un saldo de más de 500 muertos, ahora fue el norte el que se remeció y enfrentó la furia del mar. "La cifra de personas fallecidas alcanza en este momento a 12 en total, ocho en la región de Coquimbo, tres en Valparaíso y uno en la región Metropolitana", ha informado a la prensa el ministro del Interior Jorge Burgos. "Hay además cinco desaparecidos, personas que la Policía está trabajando por ubicar", ha agregado.

Arrastrados por las olas, barcos, botes de pesca, camiones, autos y los desechos de decenas de casas y puestos callejeros se observaban este jueves en el borde costero del puerto de Coquimbo, como el reflejo del brutal paso de las olas.

El ministro Burgos ha informado además que aún permanecen 610 personas en albergues y que 650 viviendas resultaron dañadas, en su mayoría en la región de Coquimbo.

La región fue declarada por la presidenta Michelle Bachelet bajo estado de emergencia, lo que la deja bajo mando militar y le permite tener acceso a mayores recursos para atender a los damnificados. "Sabemos que hay grandes dificultades, pero queremos agradecer la enorme cooperación de las personas que permitió que para un sismo de tal magnitud afortunadamente tenemos un número lamentable pero no tan numeroso de fallecidos", ha dicho Bachelet quien visitó la zona.

Olas de casi 4,5 metros azotaron a varias comunas de la región de Coquimbo. "Se trata de un terremoto de gran magnitud, que lo ubica como el más potente que ha tenido el mundo este 2015, pero los chilenos estamos acostumbrados", había dicho más temprano Burgos.

Solidaridad internacional

El sismo ocurrió a las 19H54 locales y tuvo su epicentro en el mar, a unos 42 km al oeste de la pequeña localidad de Canela Baja (230 km al norte de Santiago). El movimiento telúrico se sintió también en Argentina, donde fue percibido en Buenos Aires, a más de 1.500 km al este del epicentro.

El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, ha asegurado que aún es prematuro evaluar los daños económicos, pero comprometió la reasignación de recursos para enfrentar la tragedia. "Hay muchos proyectos hoy en curso", afirmó, explicando que será necesario graduar algunos "para hacerle espacio a la necesidad de ayuda".

Estados Unidos, China, la Unión Europea y otros países se solidarizaron con Chile. El movimiento telúrico activó de inmediato una alerta de tsunami en todo el borde costero chileno y otros países que fue cancelada horas después.

Reconstrucción

Un millón de personas fueron evacuadas a nivel nacional, sin mayores complicaciones, y la gran mayoría de ellos regresaron a sus casas pocas horas después.

Las estructuras de gran parte del área afectada resistieron el embate de la naturaleza, en un año en que Chile ha debido enfrentar varios desastres naturales.

Los "estándares de construcción" que tiene este país, uno de los más sísmicos del mundo, han "permitido que la infraestructura respondiera adecuadamente", ha resaltado Bachelet.

Las clases fueron suspendidas en las poblaciones costeras de la región centro-norte, mientras decenas de réplicas, algunas de ellas de gran intensidad, continuaban registrándose el jueves.