En Navalmoral repetirá el PSOE, en Trujillanos el PP evitará a Vox y el Ayuntamiento de Almendralejo sigue en el aire

Raquel Medina. /
Raquel Medina.

C./ J. V. / M. A. M. / J. L. G.

A un día de la fecha límite para cerrar pactos debido a que mañana sábado tienen lugar los plenos que constituirán las corporaciones locales, varios alcaldes más se conocieron ayer después de una semana negociando. En Navalmoral de la Mata (17.100 habitantes) gobernará el PSOE, que fue la lista más votada con siete ediles y por tanto repetirá como alcaldesa Raquel Medina. El PP obtuvo cinco concejales, Ciudadanos dos, y tanto Extremeños como Vox y Unidas por Navalmoral un edil cada uno. Al final, el candidato del PP, Jaime Vega, desistió de intentar sumar fuerzas para construir un gobierno alternativo al socialista. Y es que Unidas por Navalmoral ya adelantó que se abstendría en la votación.

Si no hay cambios de última hora, mañana sábado será investida de nuevo la socialista Raquel Medina, la única mujer que encabezará un ayuntamiento mayor de 10.000 habitantes en la región.

Por otro lado, en Trujillanos (1.400 habitantes) gobernaba el PP y ahora lo hará el PSOE, con Francisco Javier García a la cabeza, pese a que en los últimos días se había barajado la posibilidad de que fuera Vox quien dirigiera este Ayuntamiento. Todo parece haberse decidido el miércoles por la tarde en este pueblo donde Vox podía haber hecho historia de haberse convertido en alcalde su candidato Alejandro Guerrero.

Allí su partido sacó tres concejales y el PP dos, que sumados podrían haber desbancado al actual alcalde socialista, que sacó cuatro. Sin embargo, PP y PSOE se van a votar a sí mismos y el candidato socialista regirá la localidad. Guerrero, que fue edil con el PP y se marchó en 2016 antes de integrarse en Vox, no ha sido capaz de convencer a la cabeza de lista del PP, Obdulia Lozano, que curiosamente es su cuñada. No obstante, Guerrero aún no pierde la esperanza y, según explicó ayer a este diario, Lozano, del PP, podría recibir hoy una llamada de Madrid para que reconsidere su postura teniendo en cuenta, dice, que la consigna es que allá donde sume la derecha debe gobernar un partido de derechas.

Almendralejo pendiente de Cs

En Extremadura otra localidad en la que no hay nada decidido es Almendralejo. Allí gobernaba el PP, pero el 26 de mayo el PSOE encabezado por el exalcalde José María Ramírez fue el más votado y sacó diez concejales. Sin embargo, necesita uno para la mayoría absoluta.

Ciudadanos, con tres, ayer aún no había informado a Ramírez si le dejarán ser alcalde. Éste, a su vez, les ha ofrecido entrar en el gobierno local -es la opción que prefiere el PSOE si cuenta con sus votos-. Hay que tener en cuenta, recordó ayer Ramírez, que en cuanto Ciudadanos se pronuncie el PSOE debe llevar este pacto a su asamblea local para que lo ratifiquen o no sus militantes, un trámite más que demuestra cómo desde hoy muchos políticos extremeños viven en una contrarreloj.

En Almendralejo hay que saber que Ciudadanos ya ha manifestado que se negaba a dar su apoyo al alcalde del PP José García Lobato por estar imputado en la trama Púnica. El cabeza de lista del PP no ha dado un paso al lado para que su partido mantenga opciones de gobernar si consiguiera pactar con Vox. Esto por tanto está allanando el camino al PSOE.

Zalamea de la Serena

También hay incertidumbre en Zalamea de la Serena (3.600 habitantes), o al menos la había hasta ayer por la noche cuando los afiliados de IU celebraron su asamblea. Allí empataron a 1.049 votos PP y PSOE, que obtuvieron cinco escaños cada uno. Benjamín Sánchez, de IU, es decisivo y si se abstiene o se vota a sí mismo dejaría en manos del azar una alcaldía que se decidiría tirando una moneda al aire. En teoría, hoy viernes se sabrá ya a quién dará su apoyo mañana sábado en el pleno.

En Saucedilla (858 habitantes), localidad de Campo Arañuelo, PP, Unión de Ciudadanos Independientes (UCIN) y PSOE ultiman un acuerdo de gobernabilidad. De confirmarse, la popular Paloma López será la alcaldesa, Cristian Bravo (PSOE) el primer teniente de alcalde y Urbano García (UCIN) el segundo teniente alcalde. De este modo, impedirán que llegue a la alcaldía el cabeza de lista de la candidatura más votada, Iñaki Campo, de Extremeños, que logró tres de los siete ediles del Consistorio, frente a dos los populares y uno la UCIN y el PSOE.