«Tenemos el mejor emplazamiento para la azucarera y los mejores socios»

Guillermo Fernández Vara junto Jamal Al Ghurair, este lunes, tras la firma del protocolo de la azucarera. /J. M. Romero
Guillermo Fernández Vara junto Jamal Al Ghurair, este lunes, tras la firma del protocolo de la azucarera. / J. M. Romero

Con una inversión de 436 millones y 200 empleos estables, el grupo árabe que la promueve no fija todavía fecha definitiva de inicio de las obras

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Extremadura y el grupo Al Khaleej Sugar, a través de su empresa Ibérica Sugar con sede en Mérida, sellan por escrito su compromiso de contar con una gran planta transformadora de azúcar. «En cuanto podamos iniciaremos su construcción. Nos faltan aspectos que dependen del Gobierno (central) y de la financiación», indicó este lunes en la capital extremeña Jamal Al Ghurair, representante de Iberica Sugar. Al Ghurari firmó con el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, el protocolo general de actuación entre el grupo árabe y la Administración extremeña para encauzar su desarrollo. El deseo de Ibérica Sugar es poder iniciar las obras en el primer semestre del próximo año. Los trabajos de construcción durarían dos años.

Más información

La azucarera se presenta con una inversión de 436 millones de euros y dejará 70 millones en impuestos a la Hacienda regional. En cuanto a empleo, el grupo empresarial contempla la creación de 200 puestos de trabajo directos y estables, a lo que hay que sumar un número indeterminado pero igualmente elevado de empleos a través de las empresas que se instalen junto a esa industria.

«Desde el día en que aterricé aquí me di cuenta de que este es el lugar donde quería hacer negocios. La gente entendió lo que significaba y todo el mundo ha estado dispuesto a trabajar con nosotros para hacer posible esta planta», indicó Jamal Al Ghurair. El representante de Iberica Sugar alabó la predisposición de la Junta y del Ayuntamiento de Mérida para tramitar un proyecto que supone «un gran reto» por su complejidad técnica, por el volumen de inversión necesario y por el volátil mercado del azúcar.

«Estamos en un mercado de riesgos. Lo sabemos. Un mercado que ha cambiado, que sufre altibajos y que para ser competitivos hay que trabajar de forma correcta. Tenemos el mejor emplazamiento posible y los mejores socios para reducir ese riego y esa volatilidad», concluyó el empresario de Emiratos Árabes.

La azucarera se ubicará en Expacio Mérida. Ocupará 974.133 metros cuadrados, de los que 570.000 son exclusivamente para la propia fábrica. Tendrá una capacidad anual de procesado de 5.400.000 toneladas de remolacha azucarera y 900.000 de azúcar moreno.

El presidente de la Junta recordó este lunes el esfuerzo de la Administración regional para que fructifique esta iniciativa. «Llevamos meses trabajando para ser competitivos siendo capaces de resolver los papeles antes que los demás. El esfuerzo ha sido muy importante. Hoy (por ayer) estamos mucho más cerca de la materialización del proyecto», resumió Fernández Vara.

El alcalde emeritense, Antonio Rodríguez Osuna, destacó las rebajas fiscales aprobadas por el Consistorio para este proyecto y «que servirán también para otras empresas que quieran instalarse aquí».

Poder cultivar 36.000 hectáreas

Los agricultores extremeños saben que las necesidades para abastecer a la azucarera pasan por cultivar hasta 36.000 hectáreas cuando esté en pleno funcionamiento la factoría. Esa la cifra que se maneja en la mesa de seguimiento constituida para abordar el desarrollo del proyecto. Cuánto sembrar, en qué fechas, qué variedades y, obviamente, el precio a pagar a los agricultores son algunos de los aspectos a concretar en esa mesa. En ella se sientan las organizaciones agrarias Apag Asaja, Asaja Cáceres y UPA-UCE, y Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura. Hace veinte años, cuando aún había remolacha en la región, la superficie máxima de cultivo alcanzó las 8.000 hectáreas.

 

Fotos

Vídeos