El número de municipios afectados por el picudo rojo se duplica en dos años

Operarios talan una palmera en La Antigua en Mérida/J.M. ROMERO
Operarios talan una palmera en La Antigua en Mérida / J.M. ROMERO

El escarabajo que acaba con las palmeras está presente en 105 localidades extremeñas, la inmensa mayoría de la provincia pacense

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El santuario de la Virgen de Los Remedios de Fregenal, uno de los centros de peregrinación mariana más importante de la región, perdió en marzo su palmera más vieja y de mejor porte. El lunes pasado, frente a la ermita de La Antigua, en Mérida, los vecinos vieron con estupor cómo fue talado también otro robusto ejemplar. Las dos palmeras estaban siendo devoradas por el picudo rojo y no quedó más remedio que su eliminación. Son dos ejemplos de cómo esta plaga ha ido a más en la región. En los dos últimos años la Consejería de Medio Ambiente y Rural ha detectado que los términos municipales afectados prácticamente se han duplicado.

Si en diciembre de 2016 tenía confirmaba su presencia en 58 municipios, la Junta confirma ahora que se ha extendido a otros 47. Son 105 las poblaciones que padecen, en mayor o menor medida, la presencia de las larvas que acaban con esos árboles tan abundantes en la región.

LOCALIDADES CON PRESENCIA DEL PICUDO ROJO

uProvincia de Badajoz
Aceuchal, Ahillones, Alburquerque, Alconchel, Almendral, Almendralejo, Arroyo de San Serván, Azuaga, Badajoz, Barcarrota, Benquerencia, Berlanga, Bodonal, Burguillos del Cerro, Cabeza la Vaca, Calzadilla de los Barros, Casas de Reina, Cheles, Corte de Peleas, Don Benito, Fregenal, Fuente de Cantos, Fuente del Arco, Fuentes de León, Granja de Torrehermosa, Higuera de Llerena, Higuera de Vargas, Higuera la Real, Hinojosa del Valle, Hornachos, Jerez de los Caballeros, La Albuera, La Codosera, La Parra, La Zarza, Llerena, Lobón, Los Santos, Maguilla, Malcocinado, Medina de las Torres, Mérida, Monesterio, Montemolín, Monterrubio, Montijo, Oliva de la Frontera, Olivenza, Pallares, Puebla de la Calzada, Puebla de Sancho Pérez, Puebla del Maestre, Puebla de Obando, Pueblonuevo del Guadiana, Reina, Salvatierra, San Pedro de Mérida, San Vicente de Alcántara, Santa Marta, Segura de León, Solana, Torremayor, Trasierra, Valencia del Mombuey, Valencia del Ventoso, Valle de Santa Ana, Valverde de Burguillos, Valverde de Leganés, Valverde de Llerena, Villafranca, Villagarcía de la Torre, Villalba, Villanueva del Fresno, Villar del Rey, Zafra y Zahínos.
uProvincia de Cáceres
Alcántara, Alcuéscar, Aliseda, Carbajo, Ceclavín, Cedillo, Guijo de Santa Bárbara, Herrera de Alcántara, Herreruela, Jarandilla de la Vera, Losar de la Vera, Madrigal de la Vera, Malpartida de Cáceres, Membrío, Perales del Puerto, Piedras Albas, Pueblonuevo de Miramontes, Robledillo de la Vera, Salorino, Talaveruela de la Vera, Talayuela, Valencia de Alcántara, Valverde de la Vera, Viandar de la Vera y Villanueva de la Vera.

El listado incluye 80 localidades de la provincia de Badajoz. En las afectadas aparecen las más pobladas: Badajoz, Mérida, Don Benito y Almendralejo. En la provincia de Cáceres el daño se ciñe a 25 municipios. No aparecen, por ahora, Cáceres, Plasencia y Navalmoral, sus tres grandes núcleos de población.

«En ejecución del programa de seguimiento que el Servicio de Sanidad Vegetal de la Junta está realizando respecto al picudo rojo de las palmeras, se ha constatado que por dispersión natural la plaga ocupa nuevas zonas de la comunidad», confirma Medio Ambiente. En agosto de 2013 se supo en Madrigal de la Vera del primer foco extremeño de picudo. Desde entonces su progresión ha ido en aumento. El primero en España fue en 1995 en Andalucía.

TÉRMINOS AFECTADOS

Provincia de Badajoz
Aceuchal, Ahillones, Alburquerque, Alconchel, Almendral, Almendralejo, Arroyo de San Serván, Azuaga, Badajoz, Barcarrota, Benquerencia de la Serena, Berlanga, Bodonal de la Sierra, Burguillos del Cerro, Cabeza la Vaca, Calzadilla de los Barros, Casas de Reina, Cheles,Corte de Peleas, Don Benito, Fregenal de la Sierra, Fuente de Cantos, Fuente del Arco, Fuentes de León, Granja de Torrehermosa, Higuera de Llerena, Higuera de Vargas, Higuera la Real, Hinojosa del Valle, Hornachos, Jerez de los Caballeros, La Albuera, La Codosera, La Parra, La Zarza, Llerena, Lobón, Los Santos de Maimona, Maguilla, Malcocinado, Medina de las Torres, Mérida, Monesterio, Montemolín, Monterrubio de la Serena, Montijo, Oliva de la Frontera, Olivenza, Pallares, Puebla de la Calzada, Puebla de Sancho Pérez, Puebla del Maestre, Puebla de Obando, Pueblonuevo del Guadiana, Reina, Salvatierra de los Barros, San Pedro de Mérida, San Vicente de Alcántara, Santa Marta de los Barros, Segura de León, Solana de los Barros, Torremayor, Trasierra, Valencia del Mombuey, Valencia del Ventoso, Valle de Santa Ana, Valverde de Burguillos, Valverde de Leganés, Valverde de Llerena, Villafranca de los Barros, Villagarcía de la Torre, Villalba de los Barros, Villanueva del Fresno, Villar del Rey, Zafra, Zahínos.
Provincia de Cáceres
Alcántara, Alcuéscar, Aliseda, Carbajo, Ceclavín, Cedillo, Guijo de Santa Bárbara, Herrera de Alcántara, Herreruela, Jarandilla de la Vera, Losar de la Vera, Madrigal de la Vera, Malpartida de Cáceres, Membrío, Perales del Puerto, Piedras Albas, Pueblonuevo de Miramontes, Robledillo de la Vera, Salorino, Talaveruela de la Vera, Talayuela, Valencia de Alcántara, Valverde de la Vera, Viandar de la Vera y Villanueva de la Vera.

En Madrigal se produjo el contagio por el comercio de palmeras infectadas. En cambio, en octubre de 2014, cuando se declararon otros dos focos en el término de Badajoz, aparecieron por dispersión natural, procedentes de zonas infectadas fronterizas con Portugal y Andalucía. Esa dispersión natural es la que ha hecho que la plaga se extienda por una parte importante de la región.

Se trata de un escarabajo originario del sur de Asia que ocasiona daños mortales a las palmeras. Es identificable por su llamativo pico alargado y su color rojo. Las larvas que habitan en la copa de la palmera son las responsables de los importantes daños que normalmente culminan con la muerte del árbol. Los síntomas aparecen cuando el daño es ya irreversible. Por eso es vital una detección precoz y eliminar aquellas palmeras cuya recuperación se considere muy improbable. Hay 34 especies de palmeras en Extremadura sensibles a esta infección.

Es necesario realizar tratamientos preventivos en zonas marcadas, mediante pulverización en la corona o inyecciones en el tronco. La ejecución de esos trabajos corre a cargo de los propietarios de las plantas afectadas, en buena parte los ayuntamientos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos