Al tren le llega su hora de la verdad

Justo sobre estas líneas, últimos metros de la plataforma de alta velocidad Plasencia-Badajoz, junto a la línea ferroviaria convencional y a la carretera EX-209. Al fondo, Novelda del Guadiana. :: /
Justo sobre estas líneas, últimos metros de la plataforma de alta velocidad Plasencia-Badajoz, junto a la línea ferroviaria convencional y a la carretera EX-209. Al fondo, Novelda del Guadiana. ::

Las fotos aéreas de la plataforma ferroviaria en obras muestran al detalle la situación real del proyecto

ANTONIO J. ARMEROCáceres

«Podemos... Podemos no. Vamos a cumplir los plazos». Lo dijo el presidente de Adif hace ocho días en Cáceres. Se refería a las fechas que el ministro de Fomento había concretado públicamente el 2 de febrero pasado, durante su visita a las obras del tren en la comunidad autónoma. O sea: que todos los tramos del nuevo servicio ferroviario entre Plasencia y Badajoz estarán terminados «en los primeros meses del año 2019» y que ese trazado al completo estará electrificado «en los primeros meses del año 2020», que fue lo que afirmó Íñigo de la Serna hace tres meses.

Si la administración quiere cumplir esa promesa, tiene menos de dos años para terminar trece de los veinte tramos que hay de Plasencia a Badajoz. Más los accesos a las ciudades en las que el tren parará, y que aún no han empezado a ejecutarse. A día de hoy, la plataforma está lejos de los tramos urbanos, y queda pendiente la tarea de construir los ramales que la conecten con las estaciones.

Un punto de vista inédito

Todo esto se aprecia mejor desde el aire que con los pies en la tierra, donde el acceso a este tipo de infraestructuras en todo su recorrido está muy limitado.

Un vuelo sin prisas sobre la vertical de la obra de la línea de alta velocidad ferroviaria invita a pensar que el proyecto requerirá un acelerón serio para no caer en una nueva promesa incumplida. El pasado día 1, HOY hizo este ejercicio, el de subirse a una avioneta y viajar desde Badajoz hasta Plasencia siguiendo la plataforma en construcción. La experiencia, que aporta un punto de vista inédito hasta ahora, permite advertir detalles como que la plataforma termina a la altura de Novelda del Guadiana, localidad situada a 19 kilómetros de Badajoz por carretera. O que durante un buen trecho, siguen esperando a ser colocadas las traviesas polivalentes que hace al menos un año y medio que están ahí.

También se ve a las máquinas colocando carriles, entre Mérida y Cáceres. Y se aprecia desde un punto de vista particular la magnitud de los viaductos del Tajo y el Almonte. O de los túneles de Carmonita y de Santa Marina (en Grimaldo, junto a Cañaveral, a mitad de camino entre Cáceres y Plasencia).

Son algunas de las particularidades que permite la experiencia de examinar desde una avioneta cómo está la obra de la infraestructura que utilizará el denominado tren de altas prestaciones. Las fotografías y las explicaciones se irán desgranando en estas páginas desde hoy y hasta el domingo.