Telefónica, expedientada por cobrar de más el fútbol a sus competidores

Un cámara de televisión durante un partido de la liga española de fútbol. /D. Arienza
Un cámara de televisión durante un partido de la liga española de fútbol. / D. Arienza

La CNMC estudia sancionarla pues, aunque reconoció su error, no indemnizó a los otros operadores por los altos costes que asumieron

José Antonio Bravo
JOSÉ ANTONIO BRAVOMadrid

Telefónica corre el riesgo de ser castigada de nuevo por supuestos abusos en la guerra del fútbol televisado, que en 2015 ya le supuso una multa de 15,5 millones de euros junto al antiguo Canal+, integrado en la operadora desde abril de ese año tras asumir el control de su matriz, Distribuidora de Televisión Digital (DTS). Precisamente el aparente incumplimiento de una de las condiciones de aquella transacción, fijadas entonces por la Comisión Nacional de la Competencia (CNMC) para evitar abusos sobre el mercado, le ha costado ahora la apertura de un expediente sancionador.

En concreto, el órgano supervisor le obligó a comercializar a nivel mayorista una oferta anual de contenidos 'premium' (desde películas y series de estreno hasta competiciones deportivas), a que los productos fuera «replicables» y a no discriminar a sus clientes de internet en el acceso a la televisión de pago de otros operadores. En los canales de fútbol y motor se estableció el «reparto proporcional de los costes fijos por el pago de derechos de emisión exclusiva», además de costes de producción y otros conceptos.

Es lo que se denomina coste mínimo garantizado (CMG), que se reparte de manera «proporcional» entre Telefónica y los operadores que contraten los contenidos. Para ello se tuvieron en cuenta unos criterios «predeterminados», como la cuota de abonados a la televisión de pago de cada operador y la potencialidad de contratación sobre la base de sus redes, de forma que a más clientes y mayor difusión también subirían los costes a sufragar.

Vodafone y Orange

Pero Telefónica «calculó de forma errónea» -como reconoció en septiembre pasado, aunque sin llegar a asumir el pago de indemnizaciones- el reparto de costes fijos del canal Movistar Partidazo en la temporada 2016/2017, estimando para ella misma un número de abonados inferior al real. Eso le permitió tener que afrontar menos costes, mientras que los de sus competidores Vodafone y Orange -que contrataron ese producto- se elevaron más de lo que realmente les hubiera correspondido.

El expediente comunicado este miércoles por la CNMC, que durará un máximo de tres meses, determinará si le corresponde una sanción por ello y de qué cuantía conforme a su volumen de negocio anual. En 2012 ya se le abrió otro proceso similar, que concluyó en la multa conjunta referida de 15,5 millones, porque durante las temporadas 2012-2013 y 2014-2015 Telefónica y Canal + monopolizaron los derechos televisivos de la Liga de fútbol española y de la Champions League en detrimento del resto de operadores, llegando incluso a instrumentalizar a su favor las subastas correspondientes.