Análisis

El Barça trabaja la autoestima de cara a la final de Copa

Messi, durante el partido ante el Eibar. /Vincent West (Reuters)
Messi, durante el partido ante el Eibar. / Vincent West (Reuters)

El doblete de Messi ante el Eibar y su sexto Pichichi ayudan a la recuperación anímica de un equipo que espera contar con Coutinho y Arthur

P. RÍOSBARCELONA

El proceso de recuperación anímica del Barça tras la catástrofe de Liverpool es lento, quizás demasiado porque la final de la Copa del Rey se juega el sábado en el Benito Villamarín de Sevilla a las 21 horas y queda poco tiempo para elevar la autoestima. El equipo de Ernesto Valverde, que apenas celebró el título de Liga conquistado hace semanas porque estaba concentrado en la semifinal de la Liga de Campeones, comenzó este lunes a prepararla sabiendo que el Valencia llega con un punto mayor de entusiasmo tras clasificarse en la última jornada de Liga para la próxima Liga de Campeones. En Eibar, 2-2 en el cierre el campeonato, se evidenció que el equipo azulgrana sigue de bajón, en la línea del apurado 2-0 frente al Getafe al regreso de Anfield, y sólo se puede considerar un bote verde el doblete de Messi.

El argentino completó así otra Liga impresionante con 36 goles y 13 asistencias, mandando en los dos apartados. La puntería le sirve de momento para conquistar su sexto Pichichi, igualando al mítico Telmo Zarra, pero todavía no ha asegurado la sexta Bota de Oro, pues a Mbappé, que el sábado logró un doblete en su reaparición con el PSG (4-0 al Dijon) tras una sanción de tres partidos, le queda un encuentro de la débil Ligue 1 para intentar aumentar los 32 que lleva y dar alcance o superar al '10'. A falta de ese título de la Liga de Campeones tan deseado por el crack azulgrana, en el Barça han encontrado pequeños 'títulos' secundarios, como la mayor ventaja liguera en puntos de la historia al Real Madrid (19).

Hace un año, el Barça se recuperó bien de la debacle de Roma en cuartos de final porque todavía tenía que competir para cerrar el título de Liga. Y en la final de Copa ante el Sevilla, el equipo de Valverde ofreció una exhibición descomunal para imponerse 5-0, motivado también porque se afrontó el choque como el último gran día de Iniesta, quien además se lució con una actuación memorable y un gol de bandera. Ahora hay menos motivaciones más allá de la de conquistar un título del que la afición todavía no quiere ni hablar, disgustada por el 4-0 de Liverpool.

Más información

Valverde espera recuperar a los lesionados Coutinho, Arthur y Ter Stegen, aunque el portero titular en la final de Copa será Cillessen salvo sorpresa mayúscula. No estarán Luis Suárez ni Dembélé, por lo que la presencia del cuestionado Coutinho es imprescindible para acompañar a Messi en ataque. Malcom no ha aprovechado las dos titularidades ante Getafe y Eibar. Y delanteros de la cantera como Abel Ruiz o Carles Pérez están todavía verdes.