¿Es Rosalía una cantante latina?

Rosalía sostiene sus dos premios MTV./Archivo
Rosalía sostiene sus dos premios MTV. / Archivo

En el imaginario de Estados Unidos, latino es el que habla un idioma distinto al inglés, «el que habla español»

MARÍA PILAR ÚCAR VENTURAProfesora adjunta de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales, Departamento de Traducción e Interpretación y Comunicación Multilingüe, Universidad Pontificia Comillas

Casi todos hemos conocido la noticia del premio MTV 2019 al mejor vídeo latino concedido a Rosalía. Y digo casi, porque todavía hay, y me consta, personas que ni la ubican ni saben de su existencia.

Pues bien, resulta curioso cuánto interesan las palabras, su significado y todo lo que se deriva del mismo según quién las emplee y en qué contextos se apliquen. ¿Es Rosalía latina, como dicen los que le han dado el premio, o debe considerársela española?

Latina… con altura

A veces pienso que las palabras sirven no tanto para comunicar y compartir sino para hacer luz de gas y distraer, incluso confundir. Vamos, que las palabras están al servicio de muchos y variados intereses.

Quizá todo tenga una explicación supeditada a la gran maquinaria de mercadotecnia que apoya a la propia artista y que la sustenta para mantenerse en boca de (casi) todos, y más, de sus seguidores, aunque también detractores.

Pero con la lengua hemos topado, amigo Sancho.

Me preguntan si Rosalía es latina y rápidamente acudo a la etimología del vocablo apoyado en la RAE, y de sus acepciones. Rescato la siguiente: «Dicho de alguno de los pueblos que hablan lenguas derivadas del latín». Respondo sin titubeos que Rosalía es latina igual que todos los que hablamos latín, es decir, el latín evolucionado del siglo XXI.

El término 'latino', latu sensu, incluye a todo lo relativo a la lengua latina y sus derivadas, así pues, se identifican como latinas aquellas personas naturales de los pueblos del mundo cuyas lenguas provienen del latín.

Quien habla español en EE UU… o no

En el imaginario de Estados Unidos, latino es el que habla un idioma distinto al inglés, «el que habla español», de ahí que las palabras latino e hispano, en determinados contextos, funcionen como sinónimos, o sea, que no poseen significados distintos.

En el español de los Estados Unidos, y también en el de otros países americanos, con ambas palabras se denomina a lo perteneciente o relativo a los países de Hispanoamérica y a los emigrantes de esos países que viven en los EE UU.

Me gustaría conceder espacio a los que disienten y opinan que denominar a Rosalía «latina» es incurrir en un error de bulto porque demográficamente no es latina, sino hispana. Para ellos latino es todo aquel que tiene raíces o proviene de América Latina, independientemente del idioma; es decir, la gente de Brasil es latina.

Entonces, ¿qué hacemos con los haitianos o los martinicanos, que hablan francés? ¿Son también latinos o no? Ahí queda la inquietud.

Y continúan apostillando que si lo que se analiza es el idioma, hablamos de hispanos de las antiguas colonias españolas y de la península y sus islas. Una persona argentina es latina e hispana. Un brasileño es latino pero no hispano. Rosalía (española) es hispana pero no latina.

¿Apropiación cultural?

Suma y sigue: hay gustos y razones para todos. Todo depende del color del cristal con que se mire… Pero si apostamos por esos parámetros, quizá habría que plantearse unos premios MTV que distinguieran el inglés de Australia, del Reino Unido, de Sudáfrica o de EE UU, por ejemplo.

Me gustaría añadir que en el acervo cultural europeo ciertas expresiones referentes al mundo latino no siempre se miran «con altura», por hablar de la canción de Rosalía, sino desde la estrechez del prejuicio, la ignorancia y la lejanía intelectual. En el fondo, se trata de una controversia social, histórica, política y hasta económica.

Desde mi punto de vista, atribuir la categoría de latina a Rosalía supone la máxima corrección, dejando claro que se refiere a la lengua que se habla y no a su lugar de origen. Conviene desprenderse de ciertas orejeras y mirar hacia los lados, y tender puentes a otros pueblos, los nuestros, en definitiva, porque nos comunicamos en el mismo idioma con sus variantes léxicas muy enriquecedoras de las que las canciones hacen gala. En este caso, las melodías de Rosalía, tan aplaudidas como denostadas.

Termino estas líneas con cierta tranquilidad: no creo que haya habido una indebida e ilegítima apropiación cultural por parte de la cantante. Rosalía canta en latín, el de nuestros días.

Ahí dejo el dato.

Este artículo ha sido publicado en The Conversation.