La Ronda Sureste de Cáceres se terminará en 2020 pese al hallazgo de las cuevas

1

La obra de la nueva carretera está parada en un tramo de 250 metros y la Junta no descarta variar el trazado

Álvaro Rubio
ÁLVARO RUBIOCáceres

Una decena de técnicos, coches oficiales de la Junta de Extremadura y dos vehículos de la Policía Local con cinco agentes. La expectación ayer a la altura del kilómetro 2,5 de la EX-206 (carretera de Miajadas) era más que evidente. En esa zona se ubican las dos grutas encontradas la semana pasada en el transcurso de las obras de la Ronda Sureste de Cáceres y ayer fueron visitadas por la consejera de Cultura, Leire Iglesias, y la de Economía e Infraestructuras, Olga García.

Era la primera visita oficial a este hallazgo que pese a ubicarse en la primera rotonda de acceso al residencial Vistahermosa, en el trazado de la ronda, no retrasará las obras de la nueva carretera según las previsiones con las que trabaja la Administración. «Los trabajos siguen con normalidad y a buen ritmo. Llevamos más del 20% de ejecución, por lo cual los plazos no se verán afectados en principio», destacó Olga García, que quiso trasladar un mensaje de tranquilidad.

El tramo de ejecución es de 3,8 kilómetros y se encuentra paralizado en 250 metros debido a las dos grutas. «Aunque todavía no sabemos el alcance que podrían tener estamos convencidos de que no va afectar sustancialmente a la ejecución de la obra», añadió la consejera de Infraestructuras, que se mostró cauta ante los resultados de los estudios.

Aunque dijo que es precipitado anunciar cuáles serán las soluciones sin conocer el diagnóstico, sí adelantó que «si hubiera que trabajar en una pequeña modificación del trazado de la nueva ronda, se haría rápidamente».

Para conocer la dimensión de las cavidades, la Junta realizará análisis geotécnicos y esperan que los resultados del estudio se conozcan en varias semanas. También determinarán cuál es el valor natural y patrimonial.

El interior

Por el momento, lo que sólo algunos privilegiados han podido ver son dos cavidades. A la más grande se accede por una escalera a través de un hueco en el que no cabe más de una persona. Desde dentro se observa la mezcla de tonos marrones, blancos, rojizos y morados, así como las formaciones que aparecen en el techo a partir de la filtración de agua. Tiene una profundidad de tres metros y medio y cuenta con un espacio principal que supera los diez. Su interior está lleno de estalactitas y estalagmitas. Incluso algunas de ellas se unen. También se aprecia que el impacto del agua ha generado diferentes formaciones en las paredes de la gruta.

Además, esta cueva tiene dos bifurcaciones y no se descarta que una de ellas pueda conectar con la otra encontrada.

Aunque la segunda es de menor profundidad, tiene más galerías y lo que se ha encontrado en ella apunta a que podría albergar mayor valor arqueológico. En ella hay algunos restos óseos y un elemento lítico, en concreto «un canto trabajado», según confirma Hipólito Collado, jefe de la sección de Arqueología de la Junta de Extremadura.

En la gruta más pequeña han encontrado restos fósiles y una pieza tallada cuyo valor hay que estudiar

La datación de las grutas no se conocerá hasta que concluyan los estudios, por lo que por el momento no se puede saber si son de la misma antigüedad que otras que se encuentran en el calerizo cacereño como la del Conejar, situada muy cerca de las halladas. «Hasta que no hagamos las dataciones no lo sabremos», insistió Iglesias, quien recordó que Maltravieso estaba datada desde hace tiempo y un último informe resolvió que «nos habíamos equivocado en más de 20.000 años de diferencia».

La Junta prefiere ser prudente ante una futura excavación. «No hay tomada ninguna decisión y dependerá del estudio que se realice», afirmó Leire Iglesias.

Por su parte, la alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, lamentó ayer que se le haya «ocultado» la visita realizada por las consejeras de Cultura y de Economía e Infraestructuras. Calificó de «falta de lealtad institucional que no se le haya invitado a conocer estas grutas».

Por su parte, tanto Iglesias como García destacaron que «la comunicación es absoluta porque esto nos importa a todos». Aclararon que «es una obra relevante para el conjunto de Extremadura y no sólo para Cáceres».

«Fui el primero en entrar en las grutas»

José Antonio Pájaro, natural del municipio cacereño de Puerto de Santa Cruz, fue el primero en entrar en las grutas encontradas la pasada semana en el trazado de la Ronda Sureste. Él es encargado de obra en la UTE formada por Senpa-Aglosan-Araplasa, que realiza los trabajos de construcción de la carretera que unirá la EX-206 con el núcleo urbano de Cáceres en su parte Este y servirá de conexión con la carretera N-521 de Cáceres a Trujillo.

Aunque declina ser fotografiado, sí cuenta cómo fueron los primeros momentos del hallazgo. «Recuerdo que la cavidad más grande la descubrimos el jueves, 14 de marzo, a las nueve de la mañana. La otra fue unos días antes. Un maquinista estaba picando en la zona y cuando vio el hueco me avisó», comenta. «Cuando puse la escalera, bajé el segundo escalón y alumbré con una linterna, aluciné con lo que estaba viendo», añade.

Tras ese momento avisó a sus jefes, que se pudieron en contacto con la Administración regional. Los técnicos de la Junta vieron por primera vez la grutas el viernes, 15 de marzo.

Más