Aparecen dos grutas durante la obra de la Ronda Sureste de Cáceres

Interior de una de las cuevas./HOY
Interior de una de las cuevas. / HOY

El interior de la cavidad cuenta con llamativas formaciones geológicas que serán analizadas por técnicos de la Junta de Extremadura

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

La obra de la Ronda Sureste en Cáceres entre la Charca Musia y la carretera de Trujillo, N-521 ha puesto al descubierto dos grutas cuyos valores patrimoniales ya se están investigando. La Consejería de Infraestructuras, promotora de esa actuación, ha dado cuenta del hallazgo a la Dirección General de Patrimonio y a Medio Ambiente.

Los técnicos de la administración regional estuvieron en Cáceres ayer. «Para conocer el alcance o su importancia será necesario que terminen o avancen algo», indicaron desde la Junta de Extremadura. El hallazgo se espera que no afecte de forma directa sobre la obra y que no genere retrasos al no haberse producido en el centro mismo de la futura calzada sino en un lateral, según las primeras informaciones.

El interior de la cavidad cuenta con llamativas formaciones geológicas que serán analizadas por técnicos de la Junta, entre ellas, estalactitas. «Los estudios determinarán las medidas a adoptar», se reseñó desde la Consejería de Cultura en un comunicado. «Se ha informado a la Dirección General de Patrimonio Cultural y de Medio Ambiente para que inspeccionen el hallazgo», se limita a corroborar la Consejería de Infraestructuras. Desde el área regional de Cultura se confirmó que los técnicos ya han estado trabajando sobre el terreno y se sigue aún a la espera de elaborar el correspondiente informe.

Se trata de dos cuevas de pequeñas dimensiones que se encontraron hace dos días. La ubicación es una zona del Calerizo, por lo que esta ha sido protegida para evitar posibles accidentes y facilitar el trabajo de los técnicos, informó la administración autonómica.

Restos fósiles

El descubrimiento de las dos cavidades se ha producido dentro del seguimiento arqueológico de las obras que se ejecutan desde el año pasado en la ciudad y que permitirán conectar la carretera de Miajadas con la de Trujillo. Son cuevas de pequeño tamaño y, según Cultura, «podrían contener algunos restos fósiles de origen animal, aún sin determinar y pequeñas formaciones geológicas».

La próxima semana se realizarán los estudios geotécnicos para «determinar la dimensión de las galerías, así como a objeto de garantizar la seguridad del terreno». También está pendiente aún conocer el «alcance real del valor patrimonial y medioambiental».