El proyecto de la ronda sureste de Cáceres se modificará para mantener las cuevas

El alcalde, Luis Salaya, muestra a la consejera de Movilidad, Leire Iglesias, una de las estalactitas de la cueva del Carrucho. /L. Cordero
El alcalde, Luis Salaya, muestra a la consejera de Movilidad, Leire Iglesias, una de las estalactitas de la cueva del Carrucho. / L. Cordero

La consejera de Movilidad garantiza que los cambios no retrasarán la conclusión de la obra, que estará a finales del próximo año

Manuel M. Núñez
MANUEL M. NÚÑEZCáceres

Buen ritmo pese a algún contratiempo en forma de hallazgo. La aparición de dos grutas el pasado mes de marzo durante las obras del trazado de la ronda sureste no retrasarán su conclusión. Aunque el director de la actuación que lleva a cabo la Junta de Extremadura entre Charca Musia y la N-521 admite que en la actualidad no se está trabajando con maquinaria pesada en la zona afectada, ya está en marcha un modificado para salvar el acceso a las cavidades y permitir seguir avanzando en su investigación. A la misma podrán acceder científicos y personal especializado, ya que según los estudios realizados mediante georradar es previsible que haya más cavidades, aunque no de gran tamaño, confirmó la consejera de Movilidad y Transporte, Leire Iglesias.

Las obras de la ronda sureste estarán concluidas a finales de 2020. La Junta de Extremadura mantiene su previsión inicial pese al contratiempo que supuso la aparición de esas cavidades en una parte del tramo. La consejera visitó este viernes las cuevas y supervisó los trabajos que se desarrollan entre las carreteras de Miajadas (Ex-206) y la N-521 a la altura de la Avenida de la Universidad. Lo hizo acompañada por el alcalde, Luis Salaya.

Más información

Iglesias resaltó el ritmo de trabajo en una obra cuya evolución, insistió, se comprueba a simple vista. Se encuentra al 40 por ciento en su primer lote, en la parte que va desde la carretera de Miajadas hasta el nuevo mirador de la Montaña. Desde allí hasta la entrada hacia Residencial Universidad transcurre el tramo 2, que según la consejera ya está al 30 por ciento de su ejecución. «Era una obra reclamada y necesitada por la ciudadanía. Va a ser una realidad. Finalizará a finales de 2020», repitió Iglesias.

A su vez, explicó algunos detalles en relación a las cuevas que han aparecido y que se van a mantener para realizar estudios científicos. «Se ha procurado hacer las modificaciones necesarias para que eso, que es de interés ciudadano e histórico sobre el origen de la ciudad, pueda ser investigado y apreciado por la ciudadanía en el futuro modificando el itinerario de los peatones», resalta.

El director de la obra, Pedro Rodríguez, matizó que esa modificación técnica aún no está terminada ni se ha cuantificado. Consistirá en separar el paso peatonal de la calzada de la ronda para que las bocas de las cuevas no se queden cubiertas por el paso peatonal. Entre el nuevo paseo y la calzada habrá un parque y se podrá visitar la entrada de la cueva por parte de investigadores. «No esperamos ninguna entrada más en superficie», avanzó el responsable técnico de la ronda que aludió a la necesidad de «afinar con la solución» que se aborde ya que «es una zona caliza y no tiene sentido modificar el trazado en planta, aunque sí en alzada». De esta forma, sugirió, habrá una «pequeña subida» para proteger las cuevas.

La consejera aludió a que la posibilidad de que surjan nuevas cavidades durante los trabajos en la llamada glorieta número 1 «tiene un atractivo no solo turístico sino de conocimiento de la ciudad». En un momento de su intervención Iglesias, concluyó que las grutas afectan «mínimamente» al recorrido.

El alcalde, Luis Salaya, agradeció en el transcurso de la visita el esfuerzo de poner en marcha una infraestructura que, según recordó, era competencia inicial del Gobierno central. «Cuando se hizo la ronda norte se acordó entre el Ayuntamiento que gobernaba José María Saponi (PP) y el Ejecutivo central también del Partido Popular que lo haría el Estado. La dejadez y el paso del tiempo han obligado a que las obras las afronte la Junta». Salaya señala que no solo mejorará la circulación y descargará el centro urbano de tráfico sino que permitirá «caminar mejor, circular en bicicleta por el centro y tener una ciudad más vivible y habitable».

La obra de la ronda comenzó en abril de 2018. Cuenta con más de medio centenar de trabajadores y una inversión de 31,4 millones.

El contrato para la asistencia técnica, pendiente de firma

Es la mayor obra de infraestructura que se ejecuta en Cáceres y la asistencia técnica sigue a la espera. Como ha venido informando este diario, se licitó por el procedimiento de urgencia en julio de 2018 después de un dictamen de la comisión jurídica que anuló el concurso anterior. Sin embargo, no ha sido hasta hace solo unos días, es decir, casi 14 meses después cuando la mesa de contratación ha hecho las propuestas de adjudicación. La consejera reseñó ayer que aún falta la firma de contrato, pero restó importancia al hecho de que la obra se haya llevado a cabo sin esa asistencia técnica específica, sino mediante adjudicaciones de contratos menores. «Lo importante es que ya está resuelta a falta de la firma del contrato. No hay ningún problema, son trámites de licitación, administrativos», respondió. Las dos adjudicaciones a sendas UTEs suman algo más de 765.000 euros.