32 ideas compiten por la rehabilitación del Campillo de Badajoz

32 ideas compiten por la rehabilitación del Campillo de Badajoz

Se trata de diseñar diez edificios diseminados por el área cuyas obras saldrán a concurso antes del verano

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Microcirugía, Seis habitaciones tres patios, Raumplan y Perro Espantado. Son cuatro de los 32 proyectos que pugnan por quedarse con la rehabilitación de una serie de viviendas en el Campillo. De momento, solo se conocen los nombres de las ideas presentadas al concurso para aportar diseño y atractivo a una de las zonas más degradadas del Casco Antiguo. Está organizado por el Ayuntamiento y el Colegio Oficial de Arquitectos.

El jurado se reunirá el próximo día 5 de febrero para adjudicar las actuaciones. Los arquitectos han diseñado una propuesta para un solar donde podrán edificar seis viviendas. Este se ubica en la confluencia de las calles Jarilla, Costanilla y San Lorenzo. El equipo que obtenga la mayor puntuación diseñará y dirigirá esa obra, pero a los demás se le adjudicarán el resto de inmuebles por orden de calificaciones. En total, se ofrecen diez solares para 26 viviendas que suman una superficie de 2.436 metros cuadrados. Es decir, que el concurso de ideas se limita al solar de mayores dimensiones y donde se permitirá el mayor número de viviendas. En función de los resultados, los arquitectos podrán construir en el resto de parcelas. En siete solares se edificarán nuevas residencias y en las otras tres serán rehabilitaciones. Los terrenos están dispersos por todo el área y no son colindantes, de manera que las nuevas ideas se extenderán.

Más información

El alcalde, Francisco Fragoso, y el presidente del Colegio Oficial de Arquitectos de Extremadura, Juan Antonio Ortiz, presentaron ayer al jurado que decidirá la calificación de los proyectos. Estará formado por arquitectos designados por las administraciones. El Ayuntamiento ha propuesto a Sergio Antunes, del estudio portugués de Aurora Arquitectos. El Colegio de Arquitectos estará representado por Justo García Rubio, cuyo edificio de la estación de autobuses del Casar de Cáceres es reconocido internacionalmente. La Dirección General de Arquitectura regional propone a Carmen Espejel, de Espejel y Fisac, y profesora universitaria. Ángela García-Paredes era la opción de la Dirección General de Patrimonio, pero ha declinado esta representación. Al estar invitadas todas las administraciones, se busca evitar conflictos posteriores referidos al respeto a la zona histórica.

Un jurado formado por arquitectos decidirá qué propuestas ganan el próximo día 5 de febrero

Los arquitectos puntúan

Así, estos arquitectos valorarán las propuestas de los participantes. El concurso tiene algunas peculiaridades. En primer lugar, que se obliga a que los concursantes participen de forma conjunta, de manera que uno de ellos acumula al menos diez años de experiencia y otro sea menor de 35 años. Hay propuestas de toda la región y, también, una llegada desde Holanda. Pero no se sabrá más hasta febrero.

Juan Antonio Ortiz valora que la puntuación prima la calidad sobre la oferta económica. «Más allá de los concursos que valoran los aspectos económicos, aquí hablamos de máxima calidad arquitectónica», dijo.

El objetivo del Ayuntamiento con este concurso es agilizar la rehabilitación y, además, dar entrada en el proyecto a arquitectos privados. Hasta ahora han sido técnicos municipales los que han desarrollado todas las iniciativas. El alcalde aseguró ayer que estudiará este método para futuros concursos.

La intención del alcalde es que las obras de todas estas viviendas salgan a concurso en el primer semestre de este año. Es decir, antes del verano.

El Ayuntamiento dispone de 1,6 millones de euros para desarrollar estos proyectos. Esa cantidad forma parte de los cinco millones de euros que tiene en el banco desde hace tiempo con el fin de desarrollar toda la regeneración, que es el proyecto más importante de todos los urbanísticos que tiene el Consistorio sobre la mesa y que lleva años pendiente de ejecutarse.

Esos acuerdos con los propietarios, así como un clima político poco propicio al consenso desde las elecciones, ha supuesto el último escollo para el inicio de las obras. El área afectada por la rehabilitación comprende 299 viviendas, de las que se prevé actuar sobre un centenar. Se ubican entre la torre de Espantaperros y la ronda del Pilar.

Anunciado en 2011

Cabe recordar que este proyecto se anunció en 2011. Desde entonces se ha realizado un trabajo de adquisición de viviendas, tramitaciones urbanísticas, solicitud de subvenciones... Se han realizado algunas obras en el saneamiento y, por ejemplo, la recuperación del baluarte de San Pedro y la rehabilitación de viviendas de forma puntual en todo el área para alquileres sociales, así como se han fomentado la recuperación de casas por parte de propietarios privados. Este concurso de ideas, y las obras que puedan comenzar este año, supondrán un impulso a la regeneración de la que se habla desde hace siete años.

La edificación de otras 35 viviendas nuevas continúa pendiente de un cambio en las normas urbanísticas

Queda aún por recuperar los solares en peor estado, que son los cercanos a la torre de Espantaperros. Ahí se edificarán 35 viviendas que están pendientes de una modificación urbanística obligada por un acuerdo entre los partidos. El cambio se tramita desde hace meses y consiste en distanciar las viviendas de la torre de Espantaperros para permitir que el monumento se vea mejor.

Todo el proyecto tendrá seguimiento arqueológico, cuyo contrato presentará el Ayuntamiento en los próximos días, según dijo ayer el alcalde. Estas excavaciones abarcarán 10.640 metros cuadrados -una superficie similar a la que ocupa el edificio de Ifeba- entre las calles Castillo, Jarilla y San Lorenzo. El Consistorio ha reservado 800.000 euros para ello.