El Gobierno vuelve a limitar el crecimiento del cava el próximo año

Cava elaborado en una bodega de Almendralejo. :: hoy/
Cava elaborado en una bodega de Almendralejo. :: hoy

El Ejecutivo mantiene congelados los nuevos derechos pero multiplica por seis las hectáreas posibles gracias a las replantaciones

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El cava extremeño seguirá topándose con el Gobierno para poder crecer sin límites en 2019. Si el anterior Ejecutivo del PP adoptó, por primera vez, la medida de frenar las hectáreas permitidas para cultivar uva con destino a la denominación de origen (DO) Cava, el actual del PSOE mantiene la línea de limitaciones aunque introduce un cambio. Este consiste en que el año que viene los productores extremeños podrán conseguir bastantes más hectáreas gracias a las replantaciones, de las 57,4 de este año a un máximo de 377.

El Ministerio de Agricultura que encabeza Luis Planas publicará en breve la resolución que, de nuevo, atiende a la petición del consejo regular de la DO Cava, controlado por industriales y productores catalanes. Una decisión que ya conocen las organizaciones agrarias y las comunidades autónomas.

El Gobierno no había bloqueado hasta 2107 el potencial aumento de las hectáreas de cava bajo la denominación de origen. El 29 de diciembre pasado, el departamento de Agricultura que dirigía entonces Isabel García Tejerina aceptó las pretensiones del consejo regulador y resolvió que para 2018 la superficie para autorizaciones de nuevas plantaciones de viñedo para hacer espumoso en España se limitaba a 57,4 hectáreas a repartir entre ocho regiones. Ahora serán 0,1; en la práctica, nada.

No solo eso. El Gobierno de Mariano Rajoy fijó otro tope, este más dañino para Extremadura, para replantaciones y conversiones de derechos de replantación de 57,4 hectáreas también como máximo en cada caso. A través de estas dos últimas vías es como el cava extremeño ha podido realmente crecer desde 2013.

Lo que más afecta a la región no es restringir los derechos de nuevas plantaciones. Han tenido un impacto mínimo en el aumento de la superficie de cava en Extremadura porque desde 2015 la superficie plantada procedente de nuevas plantaciones es de 61,74 hectáreas.

El verdadero incremento de las hectáreas extremeñas de cava (ahora hay casi 1.400) ha llegado de la mano de derechos de replantaciones, que pueden provenir de conversión de derechos anteriores a 2015 o de arranques posteriores a 2015, como ha sucedido en buena medida.

El ministro Planas ha decidido que para el próximo año las hectáreas para cava que se puedan poner en el territorio de la DO gracias a las autorizaciones de replantación y a las autorizaciones de conversión de derechos pasen de un tope de 57,4 hectáreas a 377,06. Una medida con la que se trata de amortiguar la ausencia de libertad a la hora de poner en cultivo más hectáreas.

«Es bueno que casi se multiplique por siete las hectáreas que podamos poner gracias a replantaciones, que es la fórmula que nos conviene, pero nos parece insuficiente la cifra máxima de 377 hectáreas. Nuestro potencial de crecimiento es mucho mayor», indica Catalina García, responsable del sector vitivinícola de UPA-UCE.

Mientras, Luis Cortés, secretario técnico de La Unión, exige al Gobierno que rectifique la propuesta de resolución y permita a Extremadura y a otras regiones de producción de cava «que planten en función de la perspectivas de mercado que cada territorio tenga».

La Consejería de Medio Ambiente y Rural declinó ayer hacer una valoración a este diario de la propuesta de resolución y señaló que no se pronunciará hasta que sea publicada en el Boletín Oficial del Estado.

Evolución

De las algo más de 1.400 hectáreas que existen en Almendralejo (único municipio extremeño autorizado dentro de la DO) para cava, solo unas 500 tienen ya uva para hacer espumoso o vino base (necesario para hacer cava). Hay casi 900 hectáreas que aún no dan fruto. Lo darán entre este año y el próximo.

Recogida de firmas por el Consistorio almendralejense

El Ayuntamiento de Almendralejo mostró ayer a través de una nota de prensa la «más enérgica repulsa» a la resolución que va a adoptar Agricultura sobre el cava. Según el Consistorio, las críticas se producen «ante la indefensión en la que han dejado a los agricultores de Almendralejo tanto el Ministerio, la Delegación del Gobierno, como la Junta. No es justo que se plieguen a intereses políticos por encima de los intereses de los agricultores». El Ayuntamiento recogerá firmas en contra de la restricción de las hectáreas para elaborar cava. Las hojas estarán colocadas el edificio consistorial, el centro cívico, Servicios Sociales y oficina de turismo, entre otros puntos del municipio.

El sector extremeño del cava estima llegar a los 12/13 millones de botellas en dos o tres campañas a pesar de las restricciones. En 2017 la cifra de botellas vendidas rondó los 5,5 millones.

En 2015, la superficie para cava de la DO en la región era de 420 hectáreas. En 2016 subió a 495. El año pasado se logró llegar a 1.367. Para 2018 ha crecido levemente y rebasa la barrera de las 1.400. En el conjunto de la DO Cava el número de hectáreas es de 35.400, 29.000 de ellas en Cataluña.