¿Para qué sirve la PAC?

¿Para qué sirve la PAC?
J. R. ALONSO DE LA TORRE

Ya está aquí la PAC. En los bancos y en las organizaciones agrarias empiezan las citas para rellenar la documentación. Pero más allá de la subvención, ¿está cumpliendo con la finalidad para la que se creó? La filosofía de fondo de la PAC era convertirla en un instrumento de desarrollo rural. ¿Lo ha conseguido? La primera impresión es que relativamente. Sin profundizar y por simple intuición y olfato, prevalece la idea de que la PAC beneficia a quienes más tierras y dinero tienen, es recibida mayoritariamente por personas que no viven del campo, sino que tienen un trabajo fijo y luego, como complemento, una instalación agropecuaria, y es un dinero que más que revertir en los pueblos, se queda en las ciudades, donde viven los beneficiados principales. Estas intuiciones 'populares' han sido corroboradas por una investigación realizada por Elodie Martín, ingeniera agrónoma francesa, que, en un trabajo global para comparar el impacto de la PAC en diferentes países europeos desde 2014, ha centrado su análisis en España siguiendo la misma metodología que sus compañeros en el resto de Europa. Sus conclusiones invitan a reflexionar y replantearse de una vez por todas la Política Agraria Comunitaria porque, según el trabajo de Elodie Martín, los procesos de selección y especialización en las explotaciones han provocado el éxodo rural y la destrucción del tejido agrario, porque más de la mitad de los beneficiarios son jubilados y personas que viven en las ciudades y porque, en definitiva, no ayuda al desarrollo rural.