Hoy

El SES quiere convertir plazas eventuales en fijas para acatar la orden de Europa

Opositores en un proceso selectivo del SES esperan para entrar a realizar el examen.
Opositores en un proceso selectivo del SES esperan para entrar a realizar el examen. / Hoy
  • Su objetivo de reducir la temporalidad en la sanidad pública choca con los límites del Gobierno central en las contrataciones

"Queremos cumplir el mandato de Europa y reducir la temporalidad en la sanidad pública, que supera el 21%, pero enfrente tenemos la Ley de Presupuestos, que  impide que saquemos a oposición todas las vacantes", declara Concha Torres, secretaria general del SES.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ha declarado contraria a Derecho la Ley 55/2003 del Estatuto Marco del Personal Estatutario de los Servicios de Salud, que permite la renovación de los nombramientos temporales para atender necesidades permanentes del servicio.

Acepta que la sustitución temporal de trabajadores se lleve a cabo para atender necesidades de duración limitada, pero deja claro que estos nombramientos no pueden renovarse para desempeñar funciones permanentes y estables incluidas en la actividad normal del personal estatutario fijo.

«En definitiva, lo que nos pide Europa es que acabemos con la temporalidad, que pasen a ser plazas fijas aquellas que se mantienen como necesarias en el tiempo», explica Concha Torres. «Y nosotros estamos a favor de ello, de convertir plazas eventuales en fijas, aquellas que se han mantenido más de dos años como señala el Estatuto Marco, pero el problema con el que nos encontramos es la Ley de Presupuestos». Señala que Europa marca un camino y España otro. «Y así es muy complicado atender la sentencia del TJUE», resume la secretaria general del SES.

Porque el Gobierno central ha impuesto desde 2012 una tasa de reposición en las ofertas públicas de empleo, de tal modo que, aunque ha ido mejorando en el tiempo, ahora mismo solo permite que se saquen a oposición el 100% de las jubilaciones y fallecimientos que se produzcan en el año, pero no todas las vacantes que haya. Por ello, aunque ha elevado la tasa de reposición al 100%, esta sigue existiendo. «De ahí que no podamos sacar todas las vacantes que tenemos, las plazas que se han mantenido más de dos años, sino solo el 100% de las jubilaciones y los  fallecimientos», reitera Torres.

Es el motivo por el que Extremadura, igual que el resto de comunidades, ha reclamado al nuevo Gobierno de Rajoy que elimine la tasa de reposición en la sanidad pública, al mismo tiempo que se ha formado un grupo de trabajo en el Consejo Interterritorial para determinar cómo llevar a cabo la conversión de plazas en el Sistema Nacional de Salud. «Porque solo así podemos cumplir con lo que marca Europa y reducir la tasa de temporalidad que tenemos», reconoce la secretaria general del SES.

Oferta insuficiente

En una plantilla de 18.000 trabajadores, la tasa de temporalidad se sitúa hoy algo más por encima del 21%,  según los datos facilitados por Torres. «Y lo conveniente es que este porcentaje esté entre el 5 y el 8%». Por lo que son muchas plazas las que se deben ir sacando a oposición para dar estabilidad al personal de la sanidad pública extremeña.

Una petición que las centrales sindicales han venido manteniendo desde que se impusiera la tasa de reposición. Y motivo por el que han coincidido también en señalar como insuficiente la última oferta de empleo aprobada por el órgano autónomo.

El SES convocará nuevas oposiciones el próximo año con un mínimo de 890 plazas, correspondientes a las ofertas públicas de empleo (OPE) de 2014, 2015 y 2016. La de este año es la más alta de las tres con 486 plazas. Sin embargo, un número insuficiente para los sindicatos porque no reduce la temporalidad.

«No la reduce, es así, puesto que se trata de sustituir personal fijo, el que se ha jubilado, por otro personal fijo, el nuevo que accede a través de los procesos selectivos para cubrir esas plazas, pero esto no reduce la temporalidad», reconoce Concha Torres. «Pero es lo único que podemos hacer», concluye.