Hoy

La Guardia Civil ha detenido este año a 19 personas por quemar el monte

Incendio en las cercanías de Cáceres, que se sospecha pudo empezar en una barbacoa
Incendio en las cercanías de Cáceres, que se sospecha pudo empezar en una barbacoa / Hoy
  • Cinco de los arrestados están acusado de prender fuego adrede, y el resto de generar su inicio por negligencias

La Guardia Civil ha detenido en lo que va de año en Extremadura a 19 personas por su presunta implicación en el inicio de incendios forestales. Catorce de ellas están acusadas de actuar de modo negligente y no de prender el monte a propósito, según los datos facilitados por la Benemérita. Los otros cinco sí están implicados en incendios intencionados, y de hecho, dos de ellos fueron sorprendidos in fraganti en Mérida, junto al río Guadiana.

Otros dos están acusados de iniciar intencionadamente un incendio en el paraje La Garza, en Oliva de Mérida. Y el quinto caso es el de un hombre a quien la Guardia Civil señala como culpable del fuego declarado el pasado verano en el paraje de San Juan, en el término municipal de Acebo, en el corazón de la Sierra de Gata.

De los otros catorce casos, seis –o sea, más del cuarenta por ciento– tienen que ver con el empleo inadecuado de maquinaria agrícola, un tipo de imprudencia que generó incendios en Garrovillas (paraje El Gallito), Guijo de Granadilla (en el polígono número dos), Cáceres y Ribera del Fresno. Además, en Casas de Don Antonio (en la zona conocida como Las Lanchas) se produjo un suceso de este tipo después de que una persona abandonara una quema agrícola, y en San Vicente de Alcántara ocurrió algo parecido cuando alguien quemaba restos de poda. Por último, en la localidad de Madroñera se produjo otro que la Benemérita achaca a «intereses ganaderos».

El de Cáceres

Además de los intencionados y los relacionados con las tareas agrícolas o ganaderas, hay una tercera causa que se repite en el balance que hace la Benemérita. Son las barbacoas, que explican dos incendios. Uno de ellos afectó al alto del Picado, en el término municipal de Peraleda de San Román, y otro –por el que se detuvo a dos personas– en la ciudad de Cáceres. En concreto, en la finca Millar de los Licenciados, cerca de la carretera de Badajoz (la EX-100). A partir de esa chispa inicial, las llamas se extendieron y acabaron llevándose por delante más de mil seiscientas hectáreas, en lo que fue el incendio con mayor superficie quemada de cuantos han ocurrido este año en la región.

Los dos casos restantes, hasta completar los 19, tienen que ver con la electricidad. Los trabajos de dos operarios en un tendido generaron un incendio en el polígono industrial de Navalmoral de la Mata, y el uso negligente de un grupo eléctrico hizo lo propio en Garciaz (en la zona de la Buitrera, según precisa la Guardia Civil).