La OMS hace un balance moderado del año 2016

Margaret Chan, directora general de la OMS./
Margaret Chan, directora general de la OMS.

Alerta sobre la falta de vacunas en África, el aumento de muertes en Europa debido al alcoholismo y los efectos de la contaminación ambiental

EFEGinebra

En un balance del año que termina, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre tendencias como la falta de vacunas en África, el aumento de muertes en Europa debido al alcoholismo y los efectos de la contaminación ambiental sobre la salud.

La salud pública evolucionó en este año 2016 entre alentadores avances y terribles tragedias, no sólo relacionadas con epidemias o crisis sanitarias, sino con los ataques indiscriminados a médicos y enfermeras que atendían a víctimas de conflictos armados.

Asimismo, consideró que el inenarrable sufrimiento de civiles y de personal médico en zonas de guerra, en violación total de las normas internacionales que los protegen, ha sido lo peor que el mundo ha visto en 2016.

Entre los progresos experimentados se dio por terminada la mayor epidemia de ébola de la historia y se puso rápidamente bajo control el brote de fiebre amarilla en África. Al mismo tiempo, sin embargo, surgió el zika, una enfermedad que puede causar defectos neurológicos en el feto y que persistirá en el futuro, según advirtió la organización.

Uno de los aspectos más positivos en materia de salud pública fueron los avances en el control del tabaco, con un aumento de los países que adoptaron leyes sobre cajetillas genéricas y la victoria de Uruguay sobre la mayor compañía tabaquera del mundo, que había denunciado como ilegales las medidas adoptadas en este país para reducir el consumo.

Asimismo, durante este año se pudo reducir el mapa mundial de infecciones, con el aumento de los países que eliminaron la filariasis linfática, el tracoma y otras enfermedades tropicales por largo tiempo desatendidas, así como la transmisión madre-hijo de la sífilis y el virus del sida.

Por otra parte, la OMS declaró al continente americano libre de sarampión, a Europa libre de malaria y a la región del sudeste asiático libre del tétanos materno y neonatal, todo lo cual alienta -indicó la organización- a persistir en 2017 en los esfuerzos en favor de la salud pública internacional.