La Fiscalía se suma a la petición de ingreso en prisión del cura de Mengabril condenado por abusos

José Donoso, tras una de las sesiones del juicio celebrado en Mérida/HOY
José Donoso, tras una de las sesiones del juicio celebrado en Mérida / HOY

La Audiencia Provincial de Badajoz ha desestimado la solicitud de la acusación particular, que ha recurrido la decisión

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La Fiscalía de Badajoz está a favor del ingreso en prisión de José Donoso, el sacerdote que fue condenado el pasado mes de noviembre a más de 17 años de prisión por abusos sexuales a dos menores durante su etapa como párroco en la localidad pacense de Mengabril y por un delito de falsedad documental. La Audiencia Provincial ha denegado la solicitud del abogado de una de las familias que forma parte de la acusación particular, que ha recurrido esta decisión.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Badajoz, con sede en Mérida, estimó probados los abusos sobre un menor rumano de 12 años, cuya familia fue acogida por el párroco a lo largo del 2014. Por estos hechos acordó una condena de cuatro años y tres meses de prisión, a lo que se suman dos años y cuatro meses por falsedad documental, ya que consideró que el sacerdote elaboró partes médicos para justificar las ausencias a clase de este niño. También impuso 24 meses de multa por quebrantar la orden de alejamiento que se dictó cuando fue detenido, ya que llegó a ponerse en contacto con el niño. Junto a esto, el fallo consideró probado otro delito de abusos sobre un menor de la localidad, por el que fijó una pena de 11 años de cárcel.

Más información

José Donoso recurrió la sentencia ante el Tribunal Supremo. Por su parte, la familia del menor de Mengabril solicitó el ingreso en prisión atendiendo a la gravedad de la pena, 17 años y siete meses de prisión, y alegando que podría caber reincidencia, ya que el párroco quebrantó en una ocasión la orden de alejamiento. La Fiscalía de Menores de Badajoz apoyó esta petición, mientras que la defensa se opuso.

La Audiencia Provincial denegó la petición al entender que no existe riesgo de fuga y que el quebrantamiento se produjo en una sola ocasión durante la fase de instrucción. La acusación particular ha recurrido esta decisión, para lo que también cuenta con el apoyo de la Fiscalía. La petición está pendiente de resolución definitiva.