La Diócesis de Plasencia pide perdón a la víctima de los abusos y ofrece colaboración a la justicia

REDACCIÓN

La Diócesis de Plasencia ha expresado su dolor por el escándalo generado por los hechos y la condena al sacerdote José Donoso, a quién la Audiencia Provincial de Badajoz le ha impuesto 15 años de prisión por abusos sexuales a menores durante su etapa como párroco en la localidad pacense de Mengabril. Asimismo, le ha condenado a dos años y cuatro meses de cárcel por un delito de falsedad documental y 24 meses de multa por otro de quebrantamiento.

«En consonancia con la moral católica y la disciplina de la Iglesia, manifestamos nuestra más firme condena de todo abuso sexual de menores porque contradicen el mensaje cristiano y la misión de la Iglesia y pedimos perdón por todo ello», ha destacado la diócesis en una nota de prensa.

Según recoge este mismo comunicado, esta institución respeta la acción de la justicia en la sentencia pronunciada «así como el derecho del condenado a recurrir a instancias superiores».

Ha pedido perdón a la víctima «por el sufrimiento causado» y se ha mostrado dispuesta a colaborar con la Justicia para «todo lo que sea necesario en cualquier caso de esta naturaleza».

La Diócesis ha recordado que el sacerdote acusado está apartado de toda actividad pastoral desde enero de 2015 y que desde entonces no tiene encomendado ningún oficio eclesiástico. «Para prevenir el posible escándalo de los fieles, le prohibimos al sacerdote afectado ejercer en público el ministerio sacerdotal». «Expresamos nuestro compromiso de luchar decididamente para evitar que sucedan hechos de esta naturaleza y que no produzcan tan gravísimo daño a todos los que confían en la Iglesia y sus pastores, en su inmensa mayoría ejemplares», ha agregado.