Dos atracadores hieren de gravedad al director de una sucursal en Villafranco

Fachada de la sucursal en la que han intentado robar esta mañana / Casimiro Moreno

Empotraron su coche contra la puerta de la oficina a las 8.40 horas y después de golpear y acuchillar al director huyeronpor La Albuera

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

Dos atracadores muy violentos causaron ayer graves lesiones a Jesús Méndez Pérez, el director de la sucursal de Banca Pueyo en Villafranco del Guadiana, una pequeña oficina en la que irrumpieron a primera hora de la mañana tras empotrar contra la puerta un coche de alta gama.

Dentro se encontraba Rafael, un vecino de 67 años que trató de hacer frente a uno de los delincuentes. «Yo había sacado dinero del cajero y esperaba dentro para hacer un ingreso. Llevaba un buen rato cuando se escuchó el golpe del coche. En ese momento el director estaba atendiendo a una mujer de unos 75 años. Entró uno de los delincuentes y Jesús salió del mostrador y se fue hacia él. En un primer momento yo cogí al atracador por detrás, lo agarré por los brazos, pero al ver que se bajaba un segundo atracador del coche para entrar decidí salir fuera y pedir ayuda».

De lo que sucedió después sólo podrán hablar el propio director de la oficina, que tiene unos 35 años de edad, y las grabaciones de las cámaras de seguridad. También un hermano del alcalde de esta pedanía perteneciente a Badajoz situada junto a la antigua carretera nacional, entre la capital y Talavera la Real

Este segundo testigo ha sido empleado bancario pero ya está jubilado. Su vivienda se encuentra justo enfrente del banco. «Yo comencé a escuchar gritos y salí a ver qué pasaba. Cuando entré en la oficina Jesús estaba en el suelo, sangrando. Le eché una mano para que se levantara y fui agarrándolo hasta el consultorio del pueblo».

Ese pequeño centro médico, muy próximo a la oficina, se encuentra en la plaza principal de la localidad. Enfrente está la parroquia y a pocos metros, el Ayuntamiento. «Aquí no se había visto un robo con tanta violencia. Los vecinos están alarmados, nunca antes habían intentado robar de este modo», confirmó Juan Sánchez Cabanillas, alcalde pedáneo de Villafranco.

Una mujer que vive junto a la entidad recordaba que en esa oficina ya habían intentado robar en otra ocasión. «Entonces le hicieron frente al atracador y salió huyendo», explicó visiblemente afectada.

Más información:

En esta ocasión no sucedió lo mismo. Todo hace suponer que el director de la oficina hizo frente al ladrón sin éxito. «Yo cuando vi que el segundo atracador se bajó del coche pensé que la situación se complicaba y salí a la calle a pedir ayuda. No sabía lo que podía suceder», insistió Rafael. Ni él ni la señora que se encontraba en la oficina sufrieron lesiones, pero los dos delincuentes se emplearon a fondo con el director, que presentaba diversos cortes y traumatismos en el tórax, así como una herida en el rostro que requerirá cirugía. Esas lesiones habían sido causadas con un arma blanca.

El Servicio Extremeño de Salud indicó que el paciente había sido evacuado al hospital Universitario de Badajoz, donde ingresó con un neumotórax. «Se encuentra estable dentro de la gravedad», confirmó la nota hecha pública por el SES a última hora de la mañana.

Las lesiones descritas por los servicios médicos coincidían con lo expresado por los testigos, que hablaron de la gran cantidad de sangre que había perdido el herido en los momentos iniciales. «En el abdomen y cerca del cuello se le veían dos cortes, pero lo que más nos preocupó desde el primer momento fue el golpe en la cabeza. Rápidamente se la vendaron para que no perdiera más sangre».

La Guardia Civil ha confirmado que los autores del atraco se marcharon de la oficina sin conseguir botín alguno. Los vecinos indicaron que el coche en el que viajaban, posiblemente un Mercedes de color azul oscuro, abandonó la localidad en sentido Badajoz.

Se cree que ingresaron en la autovía a la altura del Cerro Gordo y que abandonaron esta vía de comunicación para tomar la carretera de La Albuera, donde un conductor estuvo a punto de chocar con un coche a la fuga que circulaba a gran velocidad. El dispositivo de búsqueda permaneció activo durante todo el día en las carreteras de la provincia.