Los delincuentes usaron un coche de gran cilindrada para reventar la puerta

Evaristo Fdez. de Vega
EVARISTO FDEZ. DE VEGABadajoz

El atraco violento perpetrado ayer en Villafranco del Guadiana está siendo investigado por los agentes de la Guardia Civil, que se han visto sorprendidos por la extrema violencia empleada por los delincuentes. La utilización de un coche de gran potencia para reventar la puerta de acceso cuando había personas dentro ya muestra la contundencia de esos dos delincuentes a los que los testigos sólo pudieron ver los ojos.

De momento no ha trascendido qué tipo de arma utilizaron, pero se cree que eran armas blancas (posiblemente navajas) con las que acuchillaron al director, que quedó tendido en el suelo.

La Guardia Civil trasladó ayer a Villafranco a su unidad de policía científica para localizar huellas y restos biológicos que puedan conducir a los atracadores. También a su equipo de especialistas en robos violentos.

Delitos como el de ayer no son frecuentes en la provincia. Uno de los hechos más violentos de los últimos años ocurrió en 2006, cuando murió a causa de un disparo uno de los propietarios de Electrodomésticos Hidalgo de Zafra. Trató de perseguir a los ladrones y uno de ellos le disparó en el pecho. Los autores fueron condenados a 32 y 25 años de Zafra.

En 2016 también se produjo otro robo violento en el hotel Romero de Mérida. Se registró durante la madrugada del 26 de abril y los delincuentes iban enmascarados. Uno de ellos portaba una escopeta con la que fue intimidado un empleado del hotel al que obligaron a tumbarse boca abajo para atarle los pies y las manos con los cordones de sus zapatos. Los autores fueron condenados a seis años de cárcel.