DIY: Cómo hacer un atrapasueños para esta noche, la más larga del año

DIY: Cómo hacer un atrapasueños para esta noche, la más larga del año

El solsticio de invierno es una magnífica ocasión para crear con los peques este bonito objeto. De paso podrás contarles la bonita leyenda ojibwa que lo inspiró

AINHOA IGLESIAS

Ya está aquí el solsticio de invierno. Este miércoles el día será el más corto del año, con poco más de nueve horas de sol, y la noche, las más larga. Una fecha especial que merece una actividad diferente con los niños. ¿Y qué mejor ocasión que la más oscura de las noches para hacer un atrapasueños y contarles un antiguo cuento a los peques?

Un atrapasueños, o cazador de sueños, es una suerte de talismán, tradicionalmente elaborado a mano con madera de sauce, hebras vegetales y plumas. Su forma es la de un círculo, con una especie de telaraña en el centro, del que normalmente cuelgan abalorios y plumas. La nación nativa norteamericana ojibwa atribuía al objeto la facultad de filtrar las pesadillas: solo los buenos sueños descienden por las plumas hasta la persona que está durmiendo, mientras los malos quedan atrapados en la telaraña y se destruyen con los primeros rayos de sol al amanecer.

Según narra la leyenda que podemos contarles a los niños esta misma noche, en un tiempo remoto existió una bellísima mujer araña llamada Asibikaashi, cuya labor consistía en cuidar del pueblo ojibwa. Velaba por él en un momento en el que las personas son especialmente vulnerables: cuando están durmiendo. Por eso, cada noche, se inclinaba sobre las cunas y las camas de los niños y tejía una delicadísima pero robusta telaraña, capaz de atrapar todo mal entre sus hilos y hacer que se esfumara al alba. Cuando la población comenzó a crecer y a dispersarse por el continente americano, Asibikaashi ya no era capaz de completar su labor, por lo que las mujeres ancianas de la tribu, asesoradas por ella, comenzaron a tejer telarañas con propiedades mágicas que pudieran proteger a los más pequeños. Así surgieron los atrapasueños.

Lo cierto es que, supersticiones a parte, estas piezas artesanales se conocen hoy por hoy en todo el mundo y su bonita estética hace que sean muy apreciadas en decoración. De hecho de la habilidad y la edad de los críos, se pueden hacer muy sencillos o más elaborados, como demuestran estas tres propuestas de DIY para crear con los críos.

Atrapasueños básico para los más peques

No hay manera más fácil y versátil de hacer un atrapasueños. Hace falta:

- Un plato de cartón (los de plástico no valen, los peques se pueden cortar y además se rompen con facilidad)

- Hilo, trapillo, cuerda o similar para elaborar la telaraña

- Plumas o en su defecto, hojas

- Opcional: Pintura, washi tape o pegatinas si se desea hacer un atrapasueños más colorido.

1. El primer paso es recortar el círculo central del plato. A continuación, se hacen agujeros alrededor. Si no se quiere el plato blanco, es el momento de pintarlo. Otra opción que queda muy bonita y festiva, por ejemplo, es adornarlo con pegatinas de círculos de colores.

2. Por la parte de atrás se pega con celo un extremo de la cuerda, trapillo, hilo, lana -o lo que queramos utilizar- y se va pasando por los agujeros de forma aleatoria. Al terminar, cortar y pegar el extremo también por la parte trasera con celo.

3. Sólo queda añadir las plumas. Pueden ser plumas de verdad a la venta en cualquier tienda de manualidades -, recicladas de alguno de los adornos del árbol de Navidad, de cerámica, de algún viejo colgante que ya no usamos ¡incluso elaboradas con papel o cartulina también por los críos! Aunque quizá la alternativa más sencilla, y no por ello menos aparente, sea simplemente utilizar hojas.

Ya está el atrapasueños listo. ¡Así de fácil!

Atrapasueños fiel al diseño original

Es mucho más sencillo de lo que parece a simple vista. Hace falta:

- Una rama de sauce o un aro del tamaño que queramos. Una vieja pulsera de madera o metal puede hacer la función perfectamente.

- Hilo

- Plumas

- Opcional: cuero para cubrir el aro y abalorios

1. Se toma el material de base. Si es una rama de sauce habrá que cubrirla con cuero y darle forma de círculo. Si es un aro o una pulsera, envolverlo es opcional.

2. Originalmente los ojibwa utilizaban hilo rojo para tejer la telaraña, pero puedes emplear el color y material que desees, siempre que sea fácilmente maleable. Haz ocho puntos o nudos de la manera que puedes observar en la foto.

3. Para tejer la telaraña solo hay que ir metiendo el hilo siempre en el centro de los huecos o puntos que van quedando tras cada vuelta. Puede parecer un poco difícil pero lo cierto es que los niños, generalmente, lo pillan enseguida. Si lo deseas puedes intercalar alguna cuenta o abalorio.

4. Tensar y anudar de nuevo en el aro. Si lo habéis hecho bien, quedará un pequeño círculo en el centro de la red. Se aprovecha el sobrante de hijo para hacer un pequeño lazo que sirva para colgar el atrapasueños.

5. En el centro, en la parte inferior. Se anuda una hebra de hilo largar y en ella se insertan cuentas y abalorios si se desea, y sino simplemente se deja un trozo a la vista y a continuación se ponen las plumas del material que queramos.

6. Se hace lo mismo a ambos lados, dejando un punto libre entre el centro inferior y las plumas de la izquierda, y otro desde el centro inferior y las plumas de la derecha. Para que el resultado sea parecido al típico atrapasueños, las plumas de ambos lados deberán queda más arriba que las del centro.

Atrapasueños filigrana

Sencillo de elaborar es también este último y original atrapasueños reinterpretado. No obstante, al utilizar la pistola de cola caliente, solo podrán realizarlo los niños y niñas más mayores y siempre bajo supervisión. Son necesarios:

- Un aro o pulsera de metal

- Pistola de cola caliente

- Plumas

1. Con la pistola de silicona se van echando hilos de un extremo al otro del aro. Cuanto más finos, mejor quedan, por lo que hay que apretar el gatillo con cuidado, haciendo pequeños puntos sobre el aro y estirando.

2. También con la pistola de cola caliente se añaden las plumas directamente sobre el aro. ¡Listo! En apenas 5 minutos los niños tendrán un precioso y delicado atrapasieños para su habitación. ¡A soñar felices en la noche más larga del año!

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos