«El año pasado me recogió el 112 en la zona en la que ha fallecido el peregrino alemán»

Joaquín Luján. :: /PAKOPÍ
Joaquín Luján. :: / PAKOPÍ

José M. Martín
JOSÉ M. MARTÍN

Joaquín Luján lleva once 'caminos' a sus espaldas. Su particular trayecto del Camino de Santiago por la Vía de la Plata, porque parte de Badajoz y engancha con el recorrido habitual en Casar de Cáceres, lo ha hecho en cuatro ocasiones. La última vez, en los meses de junio y julio de 2017, habiendo celebrado ya su 74 cumpleaños.

Es, por tanto, un senderista con una amplia experiencia y que conoce las particularidades de los tramos extremeños del recorrido hasta Santiago de Compostela. Eso no ha impedido que tenga algún percance durante sus caminatas. «Hay que tener precaución, prestar atención a las señalizaciones y cumplir con las recomendaciones que se hace sobre el agua, los alimentos y la vestimenta», apunta Luján, que el año pasado tuvo que recurrir al 112 para que le recogiera cerca de Cañaveral al no poder finalizar a pie una de las etapas más exigentes del camino en Extremadura.

Como él mismo cuenta, partió de Casar de Cáceres a las seis de la mañana y ya era consciente de que el albergue turístico Embalse de Alcántara no estaba abierto. «Aún así, me desvié para comprobarlo y así era», certifica el peregrino, que continuó con su caminata.

Este mismo recorrido fue el que estaba realizando Josef Scheffler, el ciudadano alemán que falleció el pasado viernes 3 de agosto. Sin embargo, por lo que contó a través de sus redes sociales antes de iniciar el tramo, Scheffler no tenía conocimiento de que el albergue Embalse de Alcántara estuviera cerrado, ya que se refirió a un trayecto de 22 kilómetros, que son los que hay entre Casar de Cáceres y este punto intermedio. Al no encontrar el edificio disponible, trató de recorrer los once kilómetros restantes hasta Cañaveral.

Luján sí tenía previsto andar 33 kilómetros en esa jornada, pero cerca de las dos de la tarde decidió llamar al servicio de emergencias. «Veía el pueblo, pero no podía pasar. Con la hora que era, el calor que hacía y la posibilidad de que me diera un golpe de calor, preferí hacer una llamada y esperar a la sombra de un puente del AVE», rememora.

Precisamente, a los trabajos realizados en el terreno para las infraestructuras de la Alta Velocidad responsabiliza Luján del inconveniente que tuvo que superar. «Yo me perdí, puede que fuese despistado y no mirase las señalizaciones, pero creo que los cambios de trazado provocados por las obras no están bien indicados», expone.

Al contactar con el 112, les explicó su ubicación y en menos de una hora le recogieron. «La zona es la misma en la que, según he podido leer en la prensa, ha fallecido el peregrino alemán», detalla Luján, que recibió todas las atenciones necesarias por parte de los sanitarios y, tras reponer fuerzas en el albergue privado de Cañaveral, continuó con su camino hasta la plaza del Obradoiro.

 

Fotos

Vídeos