La Junta pide pagar por el servicio de Renfe menos de 3 millones al año

Reunión este martes entre responsables de Renfe y el equipo de la Consejería de Medio Ambiente. / J.M. ROMERO

La consejera de Medio Ambiente y Rural rechaza la subida de cánones de Adif y solicita que se mantengan los precios durante dos años

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La Junta de Extremadura considera insuficiente la rebaja de 1 millón de euros en el contrato con Renfe para el mantenimiento de las líneas ferroviarias interiores de la región y pide pagar menos de 3 millones de euros al año. El Gobierno regional reclama que no se aplique durante dos años la subida de los cánones que cobra Adif, lo que permitiría abonar en torno a 2 millones por anualidad.

La consejera deMedio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio de la Junta, Begoña García Bernal, se reunió este martes en Mérida junto a parte de su equipo con la plana mayor de Renfe, encabezada por su presidente, Juan Alfaro. Sobre la mesa se encontraba la situación de los servicios ferroviarios en Extremadura, pero sobre todo el nuevo convenio a firmar entre las partes para el mantenimiento de los trenes interiores regionales.

La Junta de Extremadura paga unos 4 millones de euros al año (la cifra final depende del número de viajeros) para compensar a Renfe por las pérdidas en la explotación de los trayectos Cáceres-Valencia de Alcántara, Plasencia-Cáceres-Mérida, Cáceres-Mérida-Zafra-Llerena, Villanueva de la Serena-Badajoz y Cabeza del Buey-Badajoz.

Tras las incidencias registradas el pasado año en distintos servicios ferroviarios de la región la Junta anunció que no estaba dispuesta a seguir pagando esa cantidad debido a que considera que no es acorde con la calidad que ofrece Renfe.

Por su parte, el Gobierno aprobó el pasado 15 de diciembre el listado de las obligaciones de servicio público que asume con sus propios fondos. Entre las novedades incluyó la línea Madrid-Puertollano-Mérida-Badajoz. Cuando se firme el nuevo contrato con Renfe la Junta dejará de costear el trayecto Cabeza del Buey-Villanueva de la Serena-Badajoz, que forma parte de este corredor.

Pero al mismo tiempo el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha aumentado los llamados cánones ferroviarios, que son las tasas que cobra por la utilización de sus instalaciones. Esto ha llevado al Gobierno a aumentar la asignación a Renfe para que pueda seguir prestando sus servicios. Pero perjudica a las comunidades autónomas, aunque en el caso de Extremadura sale ganando al dejar de pagar por la línea Badajoz-Puertollano.

La Junta ahorrará 1 millón al año cuando el Gobierno asuma la línea de Madrida Badajoz por Puertollano

La consejera de Medio Ambiente y Rural considera que no es suficiente. Hasta 2017 el contrato con Renfe suponía a la Junta costear unos 450.000 kilómetros a un precio aproximado de 10 euros por kilómetro/tren, lo que supone más de 4 millones de euros. Como el Gobierno asume la línea Madrid-Puertollano-Mérida-Badajoz, la Administración regional solo debería pagar por unos 200.000 kilómetros. Pero como el coste ha subido hasta alrededor de 16 euros por kilómetro, el nuevo precio asciende a 3 millones de euros. La cifra coincide con la dotación prevista en los Presupuestos autonómicos para este año, que en principio contaban con 4 millones de euros para el convenio con Renfe pero en el trámite de enmiendas esta cifra se redujo a 3 millones de euros gracias a una propuesta del Grupo Socialista.

Begoña García Bernal rechazó este martes esta subida del 60% y solicitó una moratoria de dos años. Según dijo, es el plazo estimado para que culmine la mejora de la red ferroviaria en la región (2020 sigue siendo el horizonte para la puesta en circulación de un tren de altas prestaciones electrificado).

La consejera de Medio Ambiente afirmó que la Junta sabe que debe pagar por estos servicios y que está dispuesta a seguir costeándolos, pero pidió que se presten en las mismas condiciones que en otras regiones.

Menos incidencias

En cuanto a la situación de los trenes en la región, García Bernal planteó en la reunión el malestar de la Junta por las incidencias que se volvieron a registrar en los servicios ferroviarios durante el puente de la Constitución, uno de los más destacados para el sector turístico de la comunidad.

Sobre este asunto, el presidente de Renfe señaló que la entidad sigue trabajando para mejorar la fiabilidad de los trenes, para lo que se han llevado a cabo revisiones de motores, renovación del material y mejora de los sistemas de comunicaciones de las máquinas.

Más información

Para Renfe, esta labor está dando sus resultados. Juan Alfaro apuntó que entre los meses de julio (el peor de los últimos años) y diciembre el número de incidencias se redujo en un 80%, mientras que aquellos fallos imputables exclusivamente a los vehículos bajaron un 60%.

Junto a esto, Alfaro recordó los compromisos de la entidad para la implantación de un taller de mantenimiento en Badajoz y para la puesta en servicio de un tren Talgo a partir del próximo 1 de marzo, con el que Extremadura recuperará los servicios de larga distancia y se beneficiará de la política comercial de Renfe con descuentos que pueden llegar al 70%.

Por otro lado, Juan Alfaro visitó las instalaciones de la terminal ferroviaria de mercancías de Mérida, que desde finales del pasado año gestionan Renfe y la empresa portuguesa Medway con dos conexiones semanales con Portugal.

El presidente de la operadora española se mostró satisfecho con los primeros meses de actividad, ya que comenzó con 1.200 toneladas y unos 30 contenedores y en la actualidad ya se mueven en torno a 1.400 toneladas y 35 contenedores. Por ese motivo, anunció que se pretende aumentar en breve la frecuencia de trenes hacia el puerto luso de Sines y contar a lo largo del año con una conexión con Madrid.