La Junta tampoco pagará este año a Renfe el mantenimiento de las rutas ferroviarias

Imágenes del tren minutos después del descarrilamiento/EFE
Imágenes del tren minutos después del descarrilamiento / EFE

AGENCIAS

La Junta de Extremadura ha reafirmado este martes que el tren extremeño ha llegado a una situación de no retorno que requiere de medidas de excepcionalidad por parte del Gobierno central para garantizar la seguridad de los viajeros. Y desde el PSOE han avanzado que la Junta no pagará tampoco en 2019 los más de cuatro millones de euros estipulados por considerar el transporte ferroviario una Obligación de Servicio Público (OSP).

El portavoz del PSOE de Extremadura, Juan Antonio González, ha aclarado que el año 2018 «no se pagó ni un solo euro porque entendíamos que no se daba un servicio de calidad» y en 2019, «tampoco se va a pagar ni un duro a Renfe hasta que la línea férrea preste los servicios que los extremeños se merecen», ha dicho.

Del mismo modo, la portavoz y responsable de Relaciones Institucionales de la Junta de Extremadura, Isabel Gil Rosiña, ha recordado que el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, ya mostró este pasado lunes tras conocer el incidente del tren su «posicionamiento firme» de la «exigencia de la transparencia y la respuesta».

Respecto a las informaciones que apuntan que este incidente pudiera haber sido debido a un sabotaje, Gil Rosiña ha señalado que la Junta de Extremadura espera que el Gobierno de España «confirme oficialmente esta cuestión», que se trata de un asunto «muy grave» ya que «no es una avería».

Los partidos con representación parlamentaria piden una investigación

Por otra parte, Podemos y Ciudadanos han exigido hoy una investigación sobre el descarrilamiento del tren en Torrijos (Toledo) y a Fernández Vara que abandone la resignación y tome medidas más allá de publicar un tuit, al igual que el PP, para quien la inversión anunciada para 2019 es la que no se ejecutó en 2018.

El primero en hacerlo ha sido el presidente del PP extremeño, José Antonio Monago, para lamentar estos hechos y recriminar al presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, que responda a las incidencias que sufre el servicio con un tuit. Ha denunciado además que el proyecto de presupuestos del Estado para 2019 retrasan el AVE extremeño a 2026 y adelantan el «valenciano de Ábalos» con una licitación de casi mil millones de euros en tres años para impulsar el tramo de Murcia a Almería, que forma parte del eje mediterráneo.

La presidenta del Grupo Podemos, Irene de Miguel, ha exigido una investigación para identificar a los responsables de lo sucedido ayer, y ha acusado a Fernández Vara de irresponsabilidad por instar a Renfe a sopesar la idea de suprimir el servicio ferroviario si no es seguro.

La diputada de Ciudadanos, María Victoria Domínguez, ha solicitado también una investigación sobre lo ocurrido ayer en Torrijos y, al margen de que este caso pudiera deberse a un sabotaje, ha reiterado que los trenes extremeños «se siguen estropeando».

Asimismo, el portavoz del PSOE, Juan Antonio González, ha pedido a Renfe y Adif que informen de si efectivamente se trató de un sabotaje.

Por otra parte, el alcalde de Talavera de la Reina, Jaime Ramos, ha declarado hoy que la posibilidad de que se deba a un sabotaje en las vías «no maquilla nada» el mal estado de la línea ferroviaria convencional entre Madrid y Extremadura, que atraviesa el norte de la provincia de Toledo.

 

Fotos

Vídeos