La ley de grandes instalaciones de ocio sale adelante gracias a la mayoría parlamentaria del PSOE

Vara habla con Álvaro Jaén durante el pleno en la Asamblea:: /BRÍGIDO
Vara habla con Álvaro Jaén durante el pleno en la Asamblea:: / BRÍGIDO

Los proyectos podrán ocupar una superficie de 300 hectáreas en vez de 1.000

Juan Soriano
JUAN SORIANO

La ley de grandes instalaciones de ocio (Legio) ya es una realidad en Extremadura. El Pleno de la Asamblea de Extremadura ha aprobado la norma gracias a los votos a favor del PSOE. PP y Ciudadanos se han abstenido y Podemos se ha mostrado en contra.

Los grupos de la oposición han coincidido en señalar que la propuesta socialista deja mucho que desear y han puesto en duda que sirva para atraer algún proyecto a la región. El diputado no adscrito tras abandonar el Grupo Popular, Juan Antonio Morales, también ha votado favor de la ley.

Más información

La Legio ha salido adelante con la incorporación de 25 de las 74 enmiendas presentadas por PSOE, Podemos y Ciudadanos. Entre ellas, una iniciativa del Grupo Socialista para que los proyectos tengan una superficie mínima de 300 hectáreas en lugar de las 1.000 que planteaba el texto original. Pero se mantienen otras cuestiones, como la necesidad de invertir al menos 1.000 millones de euros, generar 2.000 empleos y crear 3.000 plazas hoteleras. El resto de modificaciones aprobadas en el último trámite parlamentario, de menor calado, ha contado con el acuerdo entre los partidos.

El portavoz socialista, Valentín García, ha recalcado que la norma persigue atraer a la región grandes proyectos de inversión, para lo que se ofrece un marco jurídico adecuado, que con las enmiendas del PSOE ha sido adaptado a las recomendaciones del Consejo de Estado. Además, ha indicado que se quiere contar con las mismas oportunidades que otras comunidades autónomas y territorios de Europa. Por eso, ha criticado la falta de apoyo del resto de grupos. «Esta ley nació para crear empleo, y la vamos a sacar en solitario», ha añadido.

Por parte del PP, el diputado Víctor del Moral ha señalado que, ante el dictamen parcial del Consejo de Estado, ante las enmiendas del PSOE que «desvirtúan el proyecto» y ante el anuncio de una multinacional canadiense de renunciar a un parque de ocio en Castilblanco, su grupo ha decidido «dejar de participar en esta bochornosa opereta». Por ese motivo, los populares no han presentado enmiendas, pero tampoco han rechazado las del resto de grupos, ya que se han abstenido tanto en la votación de las propuestas como en el dictamen final. «No vamos a bloquear esta ley, aunque estamos convencidos de que no servirá para nada», ha dicho Víctor del Moral.

Jara Romero, de Podemos, ha afirmado que la ley es «una auténtica chapuza jurídica», tal como, a su juicio, aseveró el Consejo de Estado. Para evitarlo, sus enmiendas plantean mejorar la redacción del texto, así como eliminar el lenguaje sexista y suprimir las referencias a actividades de juego, entre ellas los beneficios fiscales que propone la Legio y que en su opinión hacen de Extremadura «un paraíso fiscal». El voto a favor del grupo ha permitido la incorporación de varias de sus enmiendas, que han contado con el apoyo de otros partidos. Pero en la votación final de la ley se ha mostrado en contra. «No vamos a ser cómplices», ha añadido.

Por último, Victoria Domínguez, de Ciudadanos, ha criticado una ley «metida con calzador» y adaptada a un proyecto empresarial que al parecer ya no existe. Además, contiene errores «de difícil arreglo», que su grupo ha pretendido solventar con sus enmiendas. También ha lamentado la «falta de lealtad» del gobierno regional, que no ha explicado los proyectos en marcha y que ha preferido negociar directamente con el PP. «Queremos que vengan inversiones a Extremadura, pero no de este modo», por lo que ha decidido abstenerse.