Extremadura mira a la estrellas

Mirador celeste de Helechosa de los Montes, en el centro de interpretación de La Berrea.: D. PADRÓN/
Mirador celeste de Helechosa de los Montes, en el centro de interpretación de La Berrea.: D. PADRÓN

La red regional de miradores celestes cuenta ya con siete puntos de observación | Monfragüe, Helechosa de los Montes, Reina, Olivenza, La Roca, Montánchez y la finca La Cocosa disponen de este recurso turístico

Ángela Murillo
ÁNGELA MURILLO

Extremadura gana recursos para disfrutar de su cielo estrellado. La región cuenta ya con siete miradores celestes activos que pretenden servir como gancho para atraer a amantes del astroturismo. Su instalación se ha llevado a cabo desde finales de 2017 en enclaves libres de contaminación lumínica y con reducida concentración de partículas en la atmósfera, donde la bóveda celeste ofrece su espectacular panorámica a simple vista.

Esos lugares son Monfragüe, Helechosa de los Montes (La Siberia), la alcazaba de Reina (Campiña Sur), Olivenza, La Roca de la Sierra, la finca La Cocosa de Badajoz y Montánchez. El castillo árabe de la localidad cacereña ha sido el último en incorporarse a la red de miradores celestes. Unas semanas antes lo hizo Reina.

Estos puntos de observación astronómica están pensados para que cualquier persona pueda contemplar planetas, estrellas y constelaciones sin necesidad de contar con un equipamiento especial. El acceso es libre y gratuito.

Mirador en la Hospedería de Monfragüe::
Mirador en la Hospedería de Monfragüe:: / D. PADRÓN

El mirador es una piedra artificial retroiluminada, compuesta de un material resistente a condiciones climatológicas extremas. Incorpora la tecnología necesaria para ser iluminada de forma selectiva, descubriendo el mapa estelar que se esconde en su interior a la hora programada. Se trata de soportes de comunicación nocturnos que interpretan el paisaje estelar mostrando, de forma esquemática, las principales estrellas y constelaciones que se ven desde el punto de observación.

La equipación de Monfragüe se sitúa en los jardines de la hospedería del Parque Nacional, en el término municipal de Torrejón el Rubio. La instalación de La Siberia se localiza en el Centro de Interpretación de 'La Berrea', en Fuenlabrada de los Montes, en plena reserva de caza de Cíjara. El de Olivenza está a orillas del Guadiana. Interpreta el firmamento desde el punto instalado entre el embarcadero de Villarreal y Puente Ajuda, y el de La Roca de la Sierra se localiza en Los Chozos de la Dehesa. El caso de Badajoz es diferente. El mirador de la finca La Cocosa de la Diputación está disponible para visitas organizadas y citas concertadas, previa solicitud de permiso.

En la actualidad la Junta tiene previsto instalar otros 13 miradores repartidos por distintos puntos de la geografía regional. Se irán inaugurando a lo largo de este año en la finca Doña Blanca de Don Benito, en el centro de interpretación del yacimiento celta de Capote, en Higuera la Real; en el castillo de Alconchel; en el Monasterio de Tentudía (punto más alto de la provincia de Badajoz, en Calera de León); en La Garganta (Valle del Ambroz); Tornavacas (Valle del Jerte); Ceclavín (Valle del Alagón); en lo alto del pico Villuercas (cumbre del Geoparque, a 1.660 metros de altitud); en Valencia del Mombuey; junto al dolmen Zafra III de Valencia de Alcántara; en Cedillo (Tajo-Internacional); Trevejo (Sierra de Gata), y en la localidad cacereña de Arroyo de la Luz.

Cada uno de estos paneles circulares se enciende de forma automática varias horas por noche. Están activos durante seis meses al año (dos estaciones) indicados en cada mirador junto con la franja horaria óptima para la observación.

La Junta asegura que es fácil llegar hasta ellos porque su localización está adecuadamente indicada en los municipios donde se ubican, facilitando el acceso y localización exacta.

Mirador instalado en el Parque Nacional de Monfragüe::
Mirador instalado en el Parque Nacional de Monfragüe:: / D. Padrón

De esta forma, la observación del cielo estrellado no requiere de costosos equipos de observación, ya que se puede llevar a cabo a través de nuestros propios ojos. En cualquier caso, desde la Dirección General de Turismo señalan que unos prismáticos pueden hacer la experiencia aún más enriquecedora.

Una vez delante del mirador celeste el visitante tiene que orientar su visión en el sentido indicado para descubrir la belleza del cielo.

Esta red de miradores situados de forma estratégica está siendo desarrollada por la Junta, en colaboración con las diputaciones provinciales, la Federación Extremeña de Municipios y Provincias, los Grupos de Acción Local y los ayuntamientos de la región.

Los consistorios o entidades interesadas en disponer de una de estas piedras retroiluminadas pueden contactar con la administración regional, que se ocupa de asesorar en su puesta en marcha en el marco del proyecto 'Extremadura, buenas noches'. En su web se puede disfrutar de espectaculares imágenes del cielo extremeño realizadas por astrofotógrafos en distintos puntos de la región.

17.000 euros por instalación

El precio medio de la instalación de un mirador es de unos 17.000 euros, indica la Dirección General de Turismo de la Junta. El dispositivo «no requiere mantenimiento más allá del cuidado y limpieza antes de una jornada de observación». Además, es autosuficiente tanto en suministro de energía como en encendido y apagado.