Los cotos de caza de la Junta, en entredicho

Un ejemplar adulto de macho montés, junto a otro joven, en la reserva de caza 'La Sierra', en el norte de la región. :: /HOY
Un ejemplar adulto de macho montés, junto a otro joven, en la reserva de caza 'La Sierra', en el norte de la región. :: / HOY

La Federación cree que la consejería debería replantarse la gestión de cuatro de sus cinco espacios cinegéticos | Un informe argumenta que el único espacio con buenas cifras de capturas es la reserva 'La Sierra', en Gredos

Antonio J. Armero
ANTONIO J. ARMEROCáceres

Puede que haya llegado el momento de que la Junta de Extremadura se replantee la gestión de cuatro de sus cinco espacios cinegéticos. El asunto lo pone sobre la mesa la Federación Extremeña de Caza, que lo aborda en su informe titulado 'La situación de la caza en Extremadura', editado junto a la Diputación Provincial de Cáceres.

El capítulo décimo de ese análisis está dedicado a los terrenos cinegéticos de gestión pública, que son cinco. Y solo uno de ellos presenta unas cifras de captura positivas, en opinión de los autores de este documento que radiografía el sector cinegético regional. «Arroja buenos datos la reserva de caza La Sierra, y en los demás, los resultados son discretos», valora el informe. «Quizás -continúa- debería abrirse el debate sobre el futuro de estos espacios, teniendo en cuenta el coste que suponen a las arcas públicas y los datos de capturas que tienen».

Ese único espacio que marcha bien es famoso entre los aficionados a la caza mayor por un animal en concreto: el macho montés de la subespecie hispánica, «una de las más exclusivas de la fauna ibérica, endémica de la península y que goza de un enorme prestigio en la caza mayor en el ámbito mundial», especifica la Federación en el documento que presentó el pasado martes en Cáceres.

«Quizás debería abrirse el debate sobre su futuro, teniendo en cuenta el coste que suponen», plantea la Federación

'La Sierra' ocupa 34.174 hectáreas en suelo extremeño, repartidas por municipios de las comarcas de La Vera (Madrigal, Villanueva, Valverde, Losar, Viandar, Jarandilla y Guijo de Santa Bárbara), el Valle del Jerte (Tornavacas, Jerte y Cabezuela) y Las Hurdes (Ladrillar y Casares). Atrae cada año a cazadores de los cinco continentes, algunos de ellos ricos que se cruzan el mundo en avión para abatir un macho montés en el norte extremeño.

La gestión que se ha hecho en este espacio en los últimos años ha permitido recuperar la especie, asegura la Federación en su informe, en el que también destaca que «el cupo para la temporada, tras la aprobación del plan anual de aprovechamiento 2017/2018, será de 120 machos y 120 hembras, lo que supone el mayor número de permisos de la reserva en su historia». Igualmente, valora «el alto número de venados y sobre todo de jabalíes abatidos en acciones de control poblacional en la temporada 2016/2017». «Es reseñable -añade el estudio-la calidad de los trofeos, pues las homologaciones oficiales de los trofeos han llevado a que en catorce temporadas cinegéticas, 'La Sierra' cuente con entre cinco y seis de los cien mejores trofeos de macho montés de España y con 16 de los 25 mejores trofeos de la especie en la región homologados oficialmente».

La situación de esta reserva dista mucho de la de las otras cuatro, a la vista de los números recogidos en el estudio de Fedexcaza. En la de Cijara (22.187 hectáreas en la comarca de La Siberia, entre los municipios de Helechosa de los Montes, Herrera del Duque, Fuenlabrada de los Montes y Villarta de los Montes) se cazaron el año pasado en monterías o batidas una media de 0,63 reses por puesto, la ratio más baja desde la temporada 2012/13. En el coto de Cañamero (2.065 hectáreas en Villuercas-Ibores-Jara) solo se celebra una montería por temporada.

La labor de los agentes

En la misma comarca está el de Gargantillas, que ocupa 5.453 hectáreas. En él, «llama la atención -según Fedexcaza- que tienen más éxito las monterías de control poblacional que las organizadas con normalidad, al igual que la caza de gestión realizada por agentes del Medio Natural».

Por último, y también en Villuercas-Ibores-Jara, está el coto regional de Matallana, de 10.303 hectáreas. El análisis de la Federación destaca sus «resultados sumamente irregulares en capturas de jabalí en montería, con una importante reducción de las mismas en los últimos años». «Las de venado -sigue- han disminuido, pero hay que tener en cuenta que ha ocurrido lo mismo con el número de acciones». Y concluye el informe haciendo ver que «resultan llamativos los resultados de los recechos sobre corzo, que habiéndose autorizado varias acciones, no se ha conseguido ningún resultado positivo, lo que tendría que hacer reflexionar sobre la cuestión».

Más

 

Fotos

Vídeos