Dos años de prisión por no dar de alta a los trabajadores de un club de alterne

Situación actual del local en el que se realizó la inspección. /C. Moreno
Situación actual del local en el que se realizó la inspección. / C. Moreno

La Audiencia ordena la clausura de la sala Need de Talavera la Real tras quedar probado que nueve trabajadores carecían de contrato

E. F. V.

El administrador único de un club de alterne de Talavera la Real ha sido condenado a dos años de prisión después de quedar probado que en ese establecimiento trabajaban siete camareras de alterne, un camarero y un encargado que no estaban dados de alta en la Seguridad Social.

La sentencia impuesta por la Audiencia Provincial de Badajoz con la conformidad de todas las partes impone esta pena de cárcel a G. P. M. Además, clausura el local y suspende su actividad durante un plazo de dos años.

La operación que dio lugar a este procedimiento tuvo lugar el día 22 de mayo de 2015. Se desarrolló a las 00.00 horas y contó con la participación de los funcionarios de la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social y de los agentes de la Guardia Civil.

Fueron ellos quienes irrumpieron por sorpresa en el club de alterne 'Need' que la empresa Alba Zafiro S.L. gestionaba en el término municipal de Talavera la Real. Ese negocio está ubicado en el kilómetro 386 de la carretera Nacional V y en su interior fueron sorprendidos nueve trabajadores que no estaban dados de alta en la Seguridad Social.

La inspección se hizo en mayo de 2015 y en total fueron localizados nueve trabajadores sin contrato

Se trataba de siete mujeres que trabajaban como camareras de alterne (captaban clientes varones para la consumición de bebidas), un camarero y el propio encargado del local. Todos eran extranjeros excepto el encargado y ninguno había sido dado de alta de acuerdo con los plazos vigentes.

Tras esa visita, los inspectores de trabajo realizaron un informe que fue elevado a la Fiscalía Provincial de Badajoz, iniciándose de ese modo el proceso judicial que ahora ha concluido con la condena del responsable de este negocio.

La investigación concluyó que el administrador único de la empresa investigada es G. P. M. Era él quien se ocupaba de la gestión diaria y del funcionamiento del local, por lo que conocía las condiciones laborales en las que se encontraban las camareras dado que estaban «bajo su directa supervisión, con unos horarios determinados y una retribución fijada en la mitad del importe que abonaban los clientes que consiguieran captar». El día en el que se presentaron en el club los agentes de la Guardia Civil también se encontraba en el negocio el hijo del condenado, pero la investigación concluyó que su presencia era circunstancial y que era «ajeno a estos hechos».

El juicio por esta causa fue señalado por la Audiencia Provincial de Badajoz pero no fue necesario que se celebrara la vista porque el abogado de la defensa y la acusación alcanzaron una sentencia de conformidad previa.

De este modo, el acusado se reconoció autor de los hechos que se le imputaban, consistentes en un delito contra los derechos de los trabajadores y contra la Seguridad Social por ocupar simultáneamente a una pluralidad de trabajadores sin registrar ni comunicar su alta a la Seguridad Social.

La condena le impone dos años de prisión, aunque no tendrá que ingresar en la cárcel dado que no cuenta con antecedentes. También deberá pagar una multa de 2.030 euros a razón de 9 euros diarios durante un plazo de 9 meses.

Tras esta sentencia, que es firme, el juzgado obliga a suspender la actividad de este club de alterne durante el plazo de dos años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos