«Un alto porcentaje de padres se despreocupa de los hijos si la custodia es de la madre»

Blanco trabaja como psicólogo en Don Benito. / HOY
Blanco trabaja como psicólogo en Don Benito. / HOY

Este profesional explica que los informes psicosociales son muy detallados y tienen mucho peso en las decisiones de los jueces

J. M. M.BADAJOZ.

Los psicólogos tienen un papel muy importante en los juicios por la custodia de los hijos. Ellos son los responsables de la elaboración de los informes psicosociales sobre cada caso concreto. «Suelen tener muchísimo peso; no decidimos, pero ayudamos a que el juez decida», apunta Alberto Blanco, que trabaja como psicólogo en la Clínica Fisiotex, de Don Benito.

-¿Es más recomendable la custodia compartida o la custodia uniparental?

-Si la separación se ha hecho de mutuo acuerdo y están bien psicoemocionalmente, a parte del problema de pareja y familiar, lo suyo es que haya una custodia compartida. Aunque siempre es necesario un informe previo. Lo cierto es que solo en casos muy puntuales se impide a uno de los progenitores el contacto con sus hijos. El problema es que cuando hay una custodia monomarental, un alto porcentaje de los padres, podríamos hablar del 85%, se despreocupa automáticamente de sus hijos y la carga de la madre se vuelve tremendamente grande. Es algo que no sucede al revés

«Los niños necesitan a sus padres y en una separación sufren por la falta de apego»

-¿Cómo puede afectar la separación de sus padres a un menor?

-Los niños necesitan a sus padres y el menor, en una separación, lo que más sufre es la falta de apego. Cuando hay una separación el mundo del niño se tambalea un poco; ahí pueden empezar los problemas de apego inseguro y surgir los problemas para el futuro. Si un niño crece en un apego inseguro, las relaciones emocionales que tenga con posterioridad se pueden transformar en lo mismo que han sufrido los padres. Son niños que tienen altas probabilidades de no ser buenos amigos o no tener parejas estables y satisfactorias. Además, aumentan los síntomas depresivos, los problemas de socialización, los miedos u otras complicaciones, como alteraciones de sueño.

-¿Los niños tienen problemas a la hora de cambiar continuamente de domicilio en una custodia compartida?

-El cambio de domicilio no es negativo. Además, la custodia compartida también puede darse con los niños sin moverse del domicilio y con los padres turnándose para vivir en ese lugar.

Domicilio

-En ocasiones, en una separación se evita que los menores abandonen el domicilio familiar.

-Aquí el informe psicosocial que hacemos los psicólogos entra en valor. Hay que analizar si la toxicidad que existe en el ámbito familiar está provocada por la relación entre los padres o también afecta el contexto físico en el que viven.

-¿Qué se valora en esos informes?

-Valoran áreas muy importantes: si los padres cumplen con sus obligaciones parentales; la relación con los hijos; la implicación en la vida familiar; se hace un estudio de la vida laboral de cada uno; si tienen flexibilidad laboral y sus cargos, o cómo son los domicilios. Son aceptados por las partes y los abogados los asumen porque son muy completos y minuciosos.

-¿Surgen problemas para los niños cuando los padres inician otras relaciones?

-No tanto para los niños, pero muchos de los problemas que motivan que un progenitor acuda al juez para cambiar de régimen de custodia es porque no acepta a la nueva pareja de su ex o a los hermanastros. Muchas de esas decisiones están provocadas por esto.