LEB ORO

El Cáceres vuelve a su peor versión en Bilbao

El Cáceres vuelve a su peor versión en Bilbao
OSKAR MATXIN

Ahora solo toca pensar en el partido del próximo viernes en el Multiusos ante el Araberri

FRANCISCO PRIETO LÓPEZ

Octava derrota del curso para el conjunto extremeño y la más amplia en diferencia numérica superando incluso lo sucedido hace unas jornadas en Huesca. Es cierto que faltaba por lesión el máximo anotador del equipo, Rakocevic, y que algunos jugadores están todavía en proceso de adaptación pero lo de Antonio Bohigas apenas compitieron 15 minutos ante un de los rivales más fuertes de la categoría. A partir de ese momento el equipo bajó los brazos y fue presa fácil para un conjunto vasco que por fin regaló a su afición un triunfo cómodo y holgado sin sustos de última hora.

El conjunto verdinegro, con su segunda equipación, salió frío a la cancha. Ya de inicio mostró sus dificultades en el juego estático y tardó tres minutos en conseguir los primeros puntos. Los consiguió Sapp al anotar tres consecutivos desde la línea de castigo en una misma jugada pero para entonces Antonio Bohigas ya había solicitado un tiempo muerto para frenar a un Bilbao Basket más acertado. Un triple de Matulionis y dos rápidas transiciones a la contra finalizadas por sus pivots que demostraron gran movilidad colocaron un peligroso 7-0 en el electrónico.

82 BILBAO

Matulionis (3), Brown (16), Salgado (7), Lammers (6), Demetrio (17), -equipo inicial-, Aldecoa, Rigo, Iván Cruz (6), Mendicote, Dani Martín, Martínez (12), Huertas (15).

53 CÁCERES

Serrano (4), Corrales (4), Huff (10), Sapp (11), Parejo (7), -equipo inicial-, Chol (8), Kody (2), Jordá (3), Dani Martínez, Arturo Cruz (4).

PARCIALES
18-17, 28-14, 15-9, 21-13.
árbitroS
López Herrada, González Banderas y Murillo Khon. Sin eliminados.
incidencias
Bilbao Arena. 5.976 espectadores.

El tiempo muerto solicitado por el técnico visitante cambió esta preocupante dinámica. El Cáceres mejoró su defensa y encontró a Sapp como faro para unos primeros aciertos de cara a canasta. Seis puntos consecutivos del jamaicano dieron la vuelta a la situación y ahora el Cáceres empezaba a encontrar el ritmo necesario a sus ataques para llevar un cierto control del partido.

El marcador variaba a un 9-12 que alimentaba la ilusión de seguir peleando en el partido. A partir de entonces se produjo el intercambio de canastas por uno y otro bando. Los visitantes parecían proteger la pintura donde el rival era superior. El Bilbao Basket ya no podía meter balones debajo del aro y recurría a los triples con relativo buen acierto. Los extremeños no se arrugaron y con un juego bastante fluido en tareas ofensivas repartían sus puntos entre sus jugadores, hasta ocho de ellos habían ya anotado a estas alturas de un choque que mantenía su equilibrio al final de primer cuarto (18-17).

En el inicio del segundo parcial el Cáceres no bajó el ritmo y el ala pivot estadounidense Chol tiraba del carro con seis puntos casi seguidos. Todo estaba en orden pero de pronto apareció el caos con un correcalles lleno de pérdidas de balón por los dos equipos. El que saliera antes de ese peligro bucle tendría mucho ganado y a fe que los vizcaínos fueron los únicos que entendieron que con ese tipo de partido no se llegaba a ningún lado.

Serrano, el MVP de la pasada jornada, no tenía el día y era incapaz de parar a Lammers en ambos aros. De las ventajas mínimas y la emoción se pasó a un visto y no visto a un despegue definitivo del conjunto vasco que resultó demoledor.

Todo comenzó con una clara antideportiva de Sapp que abrió un primer parcial de 8-0 con dos triples consecutivos incluidos. Los locales estaban en estado de gracia desde la línea de 6.25 y así acertaron desde esa posición hasta en ocho oportunidades de 17 intentos durante la primera mitad. Ahora el Cáceres era un equipo diluido tanto en defensa como en ataque y prácticamente desaparecido. Incapaz de encontrar soluciones, el parcial en contra seguía aumentando hasta un escalofriante 18-2 digno de reflexión. Ahora nadie en el conjunto foráneo tomaba la responsabilidad y el lenguaje no verbal de sus jugadores lo decía todo. Ya completamente derrotados con un 46-31 al descanso tras unos últimos seis minutos prácticamente de sequía.

Tras el paso por los vestuarios la primera jugada del Cáceres resultó esclarecedora de lo que pasaría en el resto de la segunda mitad. Lammers, imponente bajo tableros, realizaba su tercer tapón de la matinal, esta vez a un Serrano que tampoco podía con él. El conjunto de Antonio Bohigas sufría el juego estático y se estrellaba una y otra vez contra el aro casi desde cualquier posición. Tampoco estaba muy inspirado el conjunto vizcaíno pero hacía algo más que su contrincante para mantener con comodidad la ventaja adquirida.

Los puntos caían casi con cuentagotas mientras el técnico cacereño movía el banquillo sin encontrar soluciones. Se echaba de menos a Rakocevic, ausente por lesión. El montenegrino era el máximo anotador del equipo hasta el pasado miércoles cuando sufrió un edema óseo en el talón. Tampoco el Cáceres lograba cerrar su aro y eso permitió el despegue definitivo en el aspecto reboteador de los locales.

No había ninguna opción de acercarse en el marcador y es que ni siquiera algunas canastas demasiado fáciles se llegaban a concretar. Arturo Cruz, viejo conocido de la afición vizcaína por su paso por el Zornotza, anotaba algunos puntos para amortiguar relativamente el 61-40 al final del tercer cuarto.

Se necesitaban 30 puntos más para al menos conseguir en una aciaga mañana llegar a los 30.000 puntos anotados por el Cáceres en competición oficial. Pero sin duda se quedó en un deseo y resultó una auténtica quimera. El equipo había dejado hace tiempo ya de creer y Bilbao Basket daba a su afición un triunfo cómodo. Al final se concretó la derrota más clara de la temporada y ahora solo toca pensar en el partido del próximo viernes en el Multiusos ante el Araberri, el otro equipo vasco de la categoría.

NEÑE BOHIGAS «No hemos creído con el resultado tan en contra»

El entrenador del Cáceres comentó tras el partido: «El resumen del partido lo hago con lo sucedido en el segundo cuarto. íbamos 26-27 arriba y en la última rotación nos hacen un 20-4 de parcial que nos saca anímicamente del partido y también claro numéricamente. Tras el descanso lo hemos intentado pero no hemos estado acertados. Somos un equipo que tenemos porcentajes en el triple pero hoy no ha podido ser. No hemos creído con el resultado tan en contra y no hemos competido como en las últimas semanas. Con esta derrota no quiero ser derrotista, ha sido un pequeño borrón, le doy la importancia que tiene siempre perder pero no hay que dramatizar y hay que pelear el próximo viernes ante Araberri porque hoy al equipo no le he visto mal»

Sobre las lesiones, Nete Bohigas dijo: «Somos un equipo en problemas de lesiones, la baja de Rakocevic nos quita a nuestro máximo anotador. Dani (Martínez) sale de lesión, Sapp lleva apenas cuatro sesiones. Creía que podíamos hacerlo mucho mejor de lo que lo hemos hecho hoy pero ahora mismo necesitamos una semana larga de entrenamientos para recuperar a los lesionados y que también haya una mejoría física de alguno de nuestros jugadores».

 

Fotos

Vídeos