Antonio Ferrera indulta a 'Jilguero'

Juanito toma la alternativa de manos de Ferrera. Vuelta al ruedo del de Villafranco con el mayoral y los ganaderos. Pase de pecho de Ferrera a 'Jilguero':: / J.V. ARNELAS- VÍDEO: MARTA MUÑOZ

El de Villafranco cuaja una gran faena ante el cuarto de la tarde de Victoriano del Río, noble hasta la extenuación y que se empleó bien con el caballo

PEPE ORANTOSBadajoz

Comenzó la tarde rara cuando Antonio Ferrera se presentó en el patio de cuadrillas conduciendo un R6 vestido de luces, nos habíamos encontrado con una alternativa 'inesperada', tras la sustitución de Juanito por Pablo Aguado, y el público que ocupaba algo más de un cuarto de los tendidos era casi mayoritariamente portugués.

Tomó la muleta y la espada el toricantano de manos de Antonio Ferrera y en presencia de Cayetano para brindarle la muerte de su primer toro como matador a su padre, su hermano y a Joaquín Domínguez, su apoderado.

Inició la faena en los medios el de Monforte pasándose el toro por la espalda en un detalle que ya había exhibido en exceso en su etapa de novillero. Buena tanda por la derecha, la primera que logra instrumentar tras humedecer la franela para combatir la incipiente brisa. Toma la izquierda y cuaja una buena tanda que, por momentos, calienta los tendidos. Pero hasta ahí llegaron las fuerzas de toro. El cierre por bernadinas no pudo levantar la faena que acabó en dos pinchazos, el segundo hondo, que le valieron al portugués para dar una generosa vuelta al ruedo en el toro de su alternativa.

Juanito:: ARNELAS
Juanito:: ARNELAS

Con el sexto Juanito lo tuvo más difícil. El peor ejemplar del encierro no permitió en ningún momento el lucimiento del afincado en Villanueva del Fresno. El menos noble de la corrida no otorgó ni una embestida clara y solo una gran estocada impidió que el debutante se marchara para casa con el esportón vacío. Una oreja a la insistencia de un público entregado a su compatriota.

Tarde especial para Ferrera

La llegada a la plaza al volante de un Renault clásico, el capote de paseo que simulaba un lienzo y el cariño del público expresado a borbotones desde los tendidos, anunciaba que Ferrera había llegado a Pardaleras a liarla gorda. Sin embargo, no pudo ser con el segundo de la tarde, que brindó al público y que comenzó empleándose con nobleza en la muleta del de Villafranco por la derecha. Al cambiarse la franela de mano, el de Victoriano del Río comenzó a dimitir en sus embestidas hasta deslucirlas del todo al clavar sus defensas en el ruedo.

Aun así Ferrera consiguió una buena tanda de derechazos que cerró con un natural de cartel. Acortó las distancias y fue sometiendo a su oponente hasta administrarle media estocada que creyó que valdría, hasta el punto de mandar taparse a su cuadrilla. No fue así y necesitó dos descabellos para salir a saludar al tercio como recompensa.

Cayetano, durante la lidia del segundo de su lote:: ARNELAS
Cayetano, durante la lidia del segundo de su lote:: ARNELAS

El lío llegó con el cuarto al que Ferrera recibió por verónicas en el tercio y comprobó que necesitaba ser bien picado. Dicho y hecho, el placentino Antonio Prieto le administró un gran puyazo que, a la postre, ahormó la embestida que permitió el triunfo apoteósico del de Villafranco. El susto de la tarde llegó cuando Javier Valdeoro, tras poner un gran par de banderillas, salió trastabillado y quedó expuesto ante la cara del toro para recibir una pequeña cornada en el cuello sin consecuencias y de la que se recupera en la clínica Quirónsalud Clideba de Badajoz. Al tomar la muleta, Ferrera pidió a la banda de música que silenciara el pasodoble que había iniciado, en respeto a su compañero herido, y se dispuso a encadenar muletazos hasta la extenuación. Enseguida comprobó que el mejor pitón era el izquierdo y aprovechó para ligar una y otra tanda sin descanso. A la cuarta o quinta serie comenzó el rumor el los tendidos que presagiaba la inminente petición de indulto.

Ferrera contribuyó con sus pausas y su entrega absoluta mientras crecía la petición de perdón para 'Jilguero' el número 89 de Victoriano del Río que insistía una y otra vez en entregar sus generosas embestidas.

El pañuelo naranja asomó en la presidencia y el delirio cautivó a toda la plaza que vio cumplida su exigencia. Ferrera se llevó a 'Jilguero' toreado hasta los toriles e inició la vuelta al ruedo acompañado por el ganadero y el mayoral de la ganadería indultada.

Javier Valdeoro, banderillero de Ferrera, sufrió una fea cogida en el cuello al salir trastabillado de un par al toro indultado

La espada en el primero y el deslucido juego de sexto privaron a Juanito de una mayor recompensa en la tarde de su alternativa

El invitado de piedra en esta tarde era Cayetano desde que se presentaron los carteles y así acabó siendo. Entregado con el tercero, al que recibió de rodillas en el tercio y que brindó de forma muy cariñosa a Antonio Ferrera, poco pudo hacer ante la falta de fuerzas del astado. Alargó la faena sin sentido ante la falta de transmisión de su enemigo. Cobra una estocada al encuentro que, a juicio de público y presidente, fue merecedora de una oreja.

Con el quinto de la tarde se dobló en el tercio para comenzar la faena de muleta y buscó el triunfo hasta que comprobó que las cortas embestidas y la tendencia a perder las manos hacían imposible el lucimiento.

Acortó las distancias y quiso calentar los tendidos con trasteos intrascendentes hasta que un pinchazo y una estocada entera le granjearon un saludo desde el tercio que le hacía abandonar a pie el coso de Pardaleras.

FICHA DEL FESTEJO

Toros
Seis toros de Victoriano del Río, bien presentados, nobles y de buen comportamiento ante el caballo. Justos de fuerzas salvo el cuarto que fue indultado tras embestir de forma incansable.
Toreros
Antonio Ferrera, saludos y dos orejas y rabo simbólicos. Cayetano oreja y saludos. Juanito, que tomó la alternativa, vuelta al ruedo y oreja.
Plaza
Primera de la Feria de San Juan de Badajoz, un cuarto largo de entrada en tarde calurosa con una ligera brisa que, por momentos, molestó en la lidia.