Condena definitiva de 17 años y medio por matar a Tamara

Condena definitiva de 17 años y medio por matar a Tamara

El Tribunal Supremo anula la sentencia que rebajaba la pena a su marido, que le quitó la vida en Cáceres

Sergio Lorenzo
SERGIO LORENZOCáceres

Se acabaron los recursos. Ya es firme: Jesús J. S. tiene que cumplir una condena de 17 años y medio por matar en Cáceres a su mujer, Tamara Simón, que tiene familia en Navalmoral de la Mata.

La muerte violenta de Tamara Simón, de 23 años, ocurrió el 11 de marzo de 2015. El matrimonio tenía su residencia en Madrid, pero solían acudir los miércoles al mercadillo de Cáceres para vender zapatillas. Su muerte ocurrió a las cuatro menos cuarto de la tarde, cuando abandonaban la ciudad tras visitar a un cliente en Aldea Moret.

En marzo del año 2017, los miembros de un jurado popular encontraron a Jesús J. culpable de tres delitos: homicidio, amenazas y violencia física y psíquica habitual. La Audiencia Provincial de Madrid le condenó a un total de 17 años y medio de cárcel, además de indemnizar con 250.000 euros al hijo de ambos, que tenía 18 meses cuando perdió a su madre, y 70.000 euros a cada uno de los padres de la víctima.

La sentencia señalaba que Jesús había maltratado reiteradamente a su mujer.

Según se dio por probado tras el juicio, cuando el matrimonio salía de Cáceres discutieron en la furgoneta. Tamara llegó a golpear a su marido en la nariz, él paró el vehículo y empezó a agredirle. Aunque ella salió de la furgoneta corriendo, su marido le dio alcance y la arrojó violentamente hacia el suelo. La cabeza de Tamara se golpeó en el asfalto, muriendo pocas horas después en el Hospital San Pedro de Alcántara.

La Audiencia le condenó a 14 años por el homicidio, a dos años y medio por la violencia habitual y a un año por las amenazas.

El abogado del acusado recurrió la condena a la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid, que señaló que la Audiencia debía motivar más la condena por homicidio. De esta manera la sentencia condenatoria se dividió en dos: la parte del homicidio volvía a la Audiencia de Madrid, mientras que los otros dos delitos eran recurridos al Tribunal Supremo, que luego confirmó la condena total de tres años y medio de prisión por las amenazas y la violencia.

Homicidio

Quedaba el grueso de la acusación: el homicidio. El recurso fue visto en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que rebajó la condena a cuatro años, al asegurar que no estaba probado que el acusado tuviera intención de matarla.

Los padres de Tamara, representados por el abogado Aurelio Aranda, recurrieron esta sentencia al Tribunal Supremo, que vuelve a dar importancia a la decisión del tribunal de jurado, que señaló que el acusado sabía que con su acción, «estaba comprometiendo seriamente, poniendo en peligro, la vida de la víctima». El alto tribunal tiene en cuenta las continuas situaciones de maltrato y amenazas de muerte que había sufrido Tamara. Siete de los nueve miembros del jurado indicaron que él causó la muerte de su mujer de forma directa, aceptándola como probable tras su acción.

 

Fotos

Vídeos