La madre de la niña con autismo del San Francisco denunciará a cinco personas por difamarla

Ana Belén Salas compareció ayer ante los medios. :: jorge rey

Ana Belén Salas critica que ha sido calumniada a través de redes sociales, cadenas de Whatsapp y pasquines pegados en una calle de la ciudad

Cristina Núñez
CRISTINA NÚÑEZCáceres

Desde que Ana Belén Salas hiciera pública hace dos semanas su denuncia a la directora del colegio San Francisco (actualmente Ribera del Marco) por supuestos malos tratos a su hija de 13 años, los comentarios en medios de comunicación y redes han sido permanentes. Salas puso una grabadora en la mochila de la niña, que tiene autismo y asistía a un aula abierta de educación especial de este centro. A lo largo de tres días de principios de mayo se recogieron 15 horas de grabaciones que se han presentado como prueba en el juzgado número 7 de Cáceres, que ya investiga el caso. Salas compareció ayer nuevamente ante los medios para explicar que ya se ha identificado a cinco personas que han difamado tanto a ella como a la niña. Según sus palabras se han publicado «datos e informaciones de una menor de edad, desde el cuestionario de su diagnóstico a la valoración de la medicación que debería tomar, su proceso e historial educativo, además de opiniones expertas acerca de dónde debería estar escolarizada» . Salas explicó que estas personas serán denunciadas, aunque por ahora están centradas en el caso de los supuestos malos tratos por parte de la directora. Han llegado a decir que «la ONCE (donde trabaja ella como vendedora de cupones) paga a dos personas para que se ocupen de la niña porque yo siempre me he desentendido de ella», lamentó esta mujer, que criticó también que la Avenida de la Montaña apareciera llena de «pasquines informativos» en los que se hace alusión a su caso, además de una cadena de Whatsapp en la que se vierten diferentes acusaciones sobre ella y que ya ha llegado a varias provincias. Dijo que esas cinco personas «ya están sobre la mesa».

Más información

El martes de la semana pasada alrededor de 200 docentes se manifestaron a raíz de estos hechos y en apoyo a la directora del centro, pidiendo la restitución a su cargo, del que permanece apartada cautelarmente. También hubo movilizaciones de padres y madres del centro a favor de esta maestra y de la calidad educativa del mismo. La madre de la niña defendió que ella ha denunciado a una docente a título individual «y no a un colectivo de profesionales». La niña ha pasado por tres colegios públicos de la ciudad (Extremadura, Aldana y Donoso Cortés), además de por el San Francisco. «El problema nunca es del colegio, sino de las personas que lo forman, el sistema seguirá fallando siempre que el personal docente no tenga el apoyo que necesita, yo no tengo nada contra el personal docente». Antes de tomar medidas judiciales y hacer público su caso Ana Belén Salas interpuso un total de once escritos a Educación. «Hay personas que creen que puse la grabadora y me fui a los medios».

La menor no ha vuelto a su centro escolar por sufrir secuelas psicológicas, y permanece atendida «de forma privada» en su casa. Pese a que la madre se reunió con la consejera Esther Gutiérrez después de hacerse pública la denuncia, ayer indicó que desde la consejería no se le ha dado una solución.