La Plataforma Logística de Badajoz ya está conectada a la carretera de Campomayor

Rotonda ya en servicio en la carretera de Campomayor. :: Pakopí/Gráfico
Rotonda ya en servicio en la carretera de Campomayor. :: Pakopí

La doble rotonda que corregirá el peligroso acceso desde la A-5 sigue esperando, aunque se anunció de forma inminente

Antonio Gilgado
ANTONIO GILGADOBadajoz

Al entrar a Badajoz por la A-5 a la altura de El Nevero hay que pararse en un cambio rasante en el que se ven restos de frenazos en la calzada y una cruz de flores en la cuneta. El cruce peligroso se anuncia solo.

En esta intersección coinciden los vehículos que entran a Badajoz y los que van y viene de Campomayor. Los planos de la Plataforma Logística dibujan en este punto un doble anillo que disipa el peligro. Habrá dos glorietas para entrar y salir a la A-5. El proyecto se anunció hace poco más de un mes como inminente, aunque todavía no se han iniciado las obras.

LOS DATOS

60
Hectáreas se han urbanizado ya de la Plataforma Logística.
13,5
millones de euros ha costado la obra de esta primera fase.

La Junta de Extremadura se comprometió en noviembre a mejorar los accesos que tendrán los usuarios a la zona industrial y licitó este proyecto de doble glorieta. La primera en la entrada actual a la ciudad y la segunda al otro lado de la autovía, cerca de El Nevero. El doble anillo cuesta 2,9 millones de euros, según el pliego de licitación.

El previsible aumento del tráfico pesado obliga a mejorar las prestaciones de la actual carretera.

En todos los pasos dados en los últimos meses, la Junta ha insistido en que el triángulo que forman El Nevero, la Plataforma Logística y la A-5 hay que reordenarlo.

Entrada a la Plataforma Logística
Entrada a la Plataforma Logística / PAKOPÍ

De hecho, la ocupación de terrenos para la obra se agilizó por el procedimiento de urgencia una vez que Demarcación de Carreteras dio el visto bueno a la ubicación de las cuatro rotondas previstas. A las dos que regularán el acceso a la autovía hay que sumar también otras dos en la carretera de Campomayor que ordenarán la entrada y salida al parque empresarial.

Parte de este nudo ya se intuye. La urbanización de la primera fase de la Plataforma Logística se ha completado y en las últimas semanas ha entrado en servicio la rotonda de conexión con la carretera de Campomayor.

En total, hay 60 hectáreas valladas y vigiladas con senderos asfaltados y farolas que forman seis calles. Entre esas calles se tienen que empezar a levantar ahora las naves de las empresas interesadas. La obra completa ha costado 13,5 millones de euros.

Con las calles terminadas, la iluminación puesta y la conexión comprometida, ahora toca vender los terrenos. De momento, solo se conoce un inquilino. La multinacional Monliz anunció hace pocas semanas que instalará allí una planta de congelación y distribución de verduras similar a la que tienen en Villafranco del Guadiana.

Monliz negoció con Avante, la empresa pública de la Junta que vende suelo industrial.

Rotonda ya en servicio en la carretera de Campomayor
Rotonda ya en servicio en la carretera de Campomayor / PAKOPÍ

Aunque no ha trascendido a cuánto ha comprado Monliz los solares en la Plataforma Logística, las operaciones se cierran entre los 70 y los 85 euros por metro cuadrado, según la horquilla de mínimos que marca la Unión Europea para este tipo de terrenos.

Desde Avante explican que como empresa pública no buscan ganar dinero con la venta sino atraer empresas al nuevo emplazamiento logístico.

Aunque los seis viales, las rotondas y las farolas que se han construido hasta ahora se parecen mucho a un polígono industrial, las diferencias con lo que hay en El Nevero son sustanciales.

Un plus para los futuros operadores puede ser la conexión ferroviaria. La Junta y Adif firmaron un acuerdo para poner una terminal de carga y descarga que permita gestionar la mercancía que se mueve entre los puertos españoles y portugueses.

Al tratarse de una infraestructura transfronteriza, otro elemento clave es la aduana. Los operadores también se fijan en las posibilidades de agilizar la burocracia que necesitan para mover camiones y trenes por varios países y las gestiones que se pueden ir adelantando desde el punto de partida.

Algunas plataformas logísticas de interior que ya funcionan como la de Zaragoza o Burgos tienen oficinas de extensión de puertos cercanos para estos trámites. Barcelona para la de Zaragoza y Bilbao para la de Burgos.

Más