Los gansos del parque del Guadiana en Badajoz serán trasladados a Sierra de Fuentes

Los operarios colocan la jaula para atrapar a los animales. /HOY
Los operarios colocan la jaula para atrapar a los animales. / HOY

El Ayuntamiento ha realizado una prueba esta semana introduciendo varios ejemplares en una jaula

Rocío Romero
ROCÍO ROMEROBadajoz

Cuenta atrás para reducir la población de gansos en el parque del río Guadiana de Badajoz. Representantes del Ayuntamiento de Badajoz, el Colegio de Veterinarios, la Junta de Extremadura y la Confederación Hidrográfica del Guadiana se reunieron recientemente y decidieron que el mejor sitio para estos animales es el centro de la localidad Cacereña de Sierra de Fuentes, que depende de la administración regional.

Más información

Esta semana han realizado una prueba para capturarlos, que consiste en conseguir que entren en una jaula. Los llamaron con comida. El resultado fue positivo y trasladarán entre 60 y 70 ejemplares, según explicó ayer el concejal de Medio Ambiente, Antonio Ávila. Para ello contarán con un camión especial y ese día acudirán agentes del Seprona y de la Junta de Extremadura. Ese vehículo tiene un coste de unos 600 euros, por lo que el Ayuntamiento prevé contratarlo un solo día y cazar el mayor número de animales posible. El centro ‘Los Hornos’, ubicado en Sierra de Fuentes, está dedicado a la recuperación de la fauna silvestre y educación ambiental.

El traslado no será la única forma de reducir los ejemplares, dado que también tienen previsto hablar con expertos de la Universidad para ver más medidas. Controlarán también la nueva población con la retirada de huevos antes de que eclosionen.

Antonio Ávila apunta a que él ha llegado a contar 500 ejemplares en un día, pero que cree que debe haber más. La superpoblación ha causado molestias a los usuarios del parque en el último año. El Ayuntamiento ha recibido muchas quejas, como que se comen los gusanitos de los niños, molestan a los viandantes, entran en los quioscos y se pasean entre las mesas. Existen también denuncias, dado que han llegado a tirar a ciclistas y causarles heridas al meterse entre las ruedas o acercarse por la espalda volando.

Miguel Ángel Santos es uno de los operarios de limpieza que trabajan en el parque y conoce de primera mano los problemas que causan. Las aves defecan en el césped y los senderos, por lo que los operarios se ven obligados a limpiar continuamente el parque.

Gansos en el parque del río, ayer..
Gansos en el parque del río, ayer.. / Casimiro Moreno

Cuando se inauguró este espacio, hace más de dos años, los trabajadores contaron un centenar de ocas. Sin embargo, hoy se ha disparado esa cifra. «Cada pareja tiene seis o siete crías», por lo que ve necesario que se tome una decisión con respecto a estos animales. «Yeso que sabemos que hay gente que se los lleva». Explica que hay días que dejan madres con ocho polluelos y que al día siguiente las ven con cuatro o cinco, aunque también es posible que las crías hayan sido devoradas por otros animales.

La proliferación de estos animales en el parque del río se debe a que no tienen depredadores, así como que los visitantes los alimentan continuamente. Yeso a pesar de los carteles que anuncian la prohibición de darles de comer. A la larga, la superpoblación puede provocar el desplazamiento de aves autóctonas en una zona catalogada como ZEPA, sin contar con los problemas de salud pública que pudieran generarse.

Hace meses que la SEO dio la voz de alarma. Su delegado local es Marcelino Cardalliaguet, quien apuntaba a que hay que distinguir entre estas aves y las acuáticas que son silvestres. Estos patos, ocas y gansos proceden en su mayoría de parques, por ejemplo de Castelar, porque allí no había sitio para la colonia. Siempre han sido alimentados, dependen de los cuidados humanos y no migran. Advierte del efecto que pueden tener en el ecosistema del Guadiana. Estas aves compiten con otras especies, por ejemplo, por la nidificación. Es decir, van a quitarles sus lugares de refugio porque son muchos y más fuertes. Se trata de aves grandes y agresivas que pueden hacer que otras mueran por no encontrar alimento. Hay que tener en cuenta que el río es un espacio protegido por su riqueza natural, algo que en gran medida se debe a sus pájaros.